Ir al contenido principal

Sesgos en un mundo digital

馃煝 Versi贸n comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts

El cerebro humano es un 贸rgano fascinante y maravilloso que utilizamos en formas que a煤n no entendemos del todo. De entre lo que si alcanzamos a comprender, gracias a la neurociencia y campos relacionados, es que puede ayudarnos a tomar decisiones m谩s r谩pido a trav茅s de una serie de atajos. Estos nos permiten hacer conexiones y crear soluciones sin reconstruir manualmente la informaci贸n. Estos atajos son muy 煤tiles, pero como todo, tienen un precio.

Ya en otras ocasiones he hablado acerca de los sesgos inconscientes, y al referirme a estos suelo empezar por aclarar un mito: los sesgos no son malos, al contrario, son una poderosa herramienta de nuestro cerebro para materializar nuestra realidad. Nos ayuda a interpretar la realidad y llevar nuestro pensamiento abstracto hac铆a un pensamiento concreto en el aqu铆 y en el ahora.

El sesgo inconsciente surge de una caracter铆stica del cerebro humano que nos permite, con el fin de ser m谩s eficientes y como mencion茅 previamente, tomar decisiones a trav茅s de atajos. En tan solo un d铆a las personas tomamos un promedio de 35,000 decisiones y el 99.74% de estas las tomamos de manera autom谩tica, es decir, tomamos m谩s o menos unas 91 decisiones diarias de manera consciente.

Si partimos del hecho que casi treinta y cinco mil decisiones diarias las tomamos “en piloto autom谩tico” y que poco menos de cien lo hacemos “al mando de los controles” podemos vislumbrar el porqu茅 estos atajos pueden llevarnos a tomar decisiones cuestionables. A esto a帽adamos el hecho de que las pocas decisiones que tomamos de manera consciente lo hacemos a partir de nuestro limitado (y un tanto irracional) conocimiento de la realidad, por esto es que “a menudo acabamos tratando a las personas y las situaciones en funci贸n de generalizaciones inconscientes e ideas preconcebidas en lugar de usar un conjunto de par谩metros cuantitativos o cualitativos objetivos” (Elsevier, 2022)

Dado el impresionante n煤mero de decisiones que tomamos diariamente, la inteligencia artificial surge como potente herramienta tecnol贸gica que est谩 incrementando la productividad humana a niveles no conocidos hasta ahora, y con esto, incrementando de manera impresionante nuestros sesgos.

La inteligencia artificial, no es otra cosa que algoritmos (secuencia de operaciones sistem谩ticas que permite hacer un c谩lculo y hallar la soluci贸n de un tipo de problema imitando las capacidades humanas) creados por humanos. Crear un algoritmo es como educar a un ni帽o, crecer谩 y aprender谩 a partir de nuestra concepci贸n del mundo. Los hijos se forman la realidad del mundo a partir de la de sus padres, en los algoritmos sucede algo similar. Detr谩s del gobierno de los algoritmos (o de la educaci贸n de los hijos) est谩n las decisiones de las personas que los alimentan. Al igual que sucede con nuestros hijos, la inteligencia artificial r茅plica (e incluso magnifica) los sesgos y prejuicios de quienes la crean y alimentan.

¿C贸mo evitar replicar los sesgos tecnol贸gicos? Principalmente siendo conscientes de los nuestros. El concepto de sesgo cognitivo fue introducido por los psic贸logos israel铆es Kahneman y Tversky en 1972. El sesgo inconsciente es entender el observador que soy, y cuando esto lo traemos a nuestro nivel de consciencia, suele sorprendernos. Tener conciencia que dado que soy quien yo soy (ya sea mi educaci贸n, mi familia, mis estudios; y en general mi contexto) act煤o como act煤o; hago juicios y tomo decisiones de manera inconsciente y autom谩tica. Entender esto es vital, traer nuestros sesgos a la consciencia y actuar en consecuencia es necesario para evitar discriminaci贸n que resulte en una pobre toma de decisiones personales.

Existen diversas maneras para mejorar la comprensi贸n de nuestros sesgos, identificarlos y superar los prejuicios internos que tenemos:
  1. Conocer los principales tipos de sesgos cognitivos.
  2. Ralentizar nuestro proceso de toma de decisiones.
  3. Preguntarnos constantemente si estamos analizando la mayor informaci贸n posible.
  4. Ser abiertos a nuestros sesgos cuando nos los hagan ver.
  5. Y sobre todo, ayudar a otras personas a identificar sus propios sesgos.
Estos “atajos” o elecciones que tomamos de manera intuitiva, ha llevado a m煤ltiples investigadores a tratar de identificar los sesgos conocidos (aunque pr谩cticamente toda decisi贸n humana, como ya vimos, lleva alg煤n tipo de sesgo, conocido o no). Buster Benson organiz贸 175 sesgos conocidos en un c贸dice gigante, clasific贸 los sesgos y los agrup贸, por problema que tratan de resolver en cuatro categor铆as m谩s grandes: (1) demasiada informaci贸n, (2) insuficiente informaci贸n, (3) necesidad de actuar r谩pido; y, (4) ¿qu茅 debemos recordar?
En el mar de datos en que vivimos (sobrecarga de informaci贸n), nuestra apremiante necesidad de entender con rapidez los comportamientos humanos, aunado a la necesidad de agrupar toda la informaci贸n con que contamos para discriminar lo que necesita ser recordado de lo que no, origina que nuestros cerebros recurran de manera constante y sistem谩tica a atajos para la toma decisiones con rapidez. El ser conscientes de esto, a partir de mejorar nuestra escucha y legitimar la forma de ver del mundo de “los otros”, evitar谩 que da帽emos a terceras personas pero sobre todo que juntos, sigamos construyendo un mundo mejor.

Ep铆logo.- Uno de mis sesgos favoritos es el de la falsa singularidad. Todos, sin excepci贸n, lo tenemos. Este consiste en la creencia sistem谩tica de que nuestras capacidades y habilidades son 煤nicas y mejores que las de la media.

---饾殎饾殬饾殣饾殠饾殨饾殥饾殬 饾殏饾殠饾殣饾殬饾殶饾殥饾殜, 饾櫝饾殬饾殞饾殱饾殬饾殯 饾殠饾殫 饾櫟饾殥饾殨饾殬饾殰饾殬饾殢铆饾殜 饾殞饾殬饾殫 饾櫚饾殞饾殠饾殫饾殱饾殲饾殜饾殞饾殥贸饾殫 饾殠饾殫 饾櫞饾殰饾殱饾殲饾殟饾殥饾殬饾殰 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾殲饾殨饾殱饾殲饾殯饾殜, 饾殠饾殰 饾殢饾殲饾殫饾殟饾殜饾殟饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾櫡饾殲饾殩饾殜饾殫 饾櫥饾殠饾殜饾殟饾殠饾殯, 饾殏饾殬饾殞饾殥饾殬-饾櫝饾殥饾殯饾殠饾殞饾殱饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾殐饾殤饾殥饾殫饾殧 饾殐饾殜饾殨饾殠饾殫饾殱, 饾櫩饾殯饾殬饾殢饾殠饾殰饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾櫜谩饾殱饾殠饾殟饾殯饾殜 饾殟饾殠饾殨 饾櫢饾殐饾櫞饾殏饾櫦 饾殺 饾櫩饾殯饾殠饾殰饾殥饾殟饾殠饾殫饾殱饾殠 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾殬饾殩饾殥饾殰饾殥贸饾殫 饾殟饾殠 饾殎饾殠饾殞饾殲饾殯饾殰饾殬饾殰 饾櫡饾殲饾殩饾殜饾殫饾殬饾殰 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾櫨饾櫩饾櫚饾殎饾櫦饾櫞饾殗, 饾櫧饾殲饾殠饾殶饾殬 饾櫥饾殠贸饾殫---

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no busc贸 en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospech贸 la catrina. Cuan por fin lo encontr贸,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pens贸, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le fall贸, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revis贸, no est谩 citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurri贸 al viejo truco, se le ocurri贸 de volada Corramos el marat贸n, que ser谩 en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Ep铆logo.-   ¿Qu茅 es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu coraz贸n a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avi贸n; es m谩s, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a alg煤n lado. Y sin embargo este viaje es m谩s complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jon谩s que exclam贸 a los asustadizos marineros de la atribulada embarcaci贸n que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decid铆 dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus d铆as y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formaci贸n y certificaci贸n de coaching ontol贸gico con Julio Olalla (newfield network) a trav茅s de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

馃煝 Versi贸n comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo hab铆a recomendado por primera vez, y hac铆a ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electr贸nico? —En papel, definitivamente —me respondi贸 sin mayor explicaci贸n. Poco despu茅s un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leer茅» pens茅. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de M茅xico decidimos pasar la ma帽ana en Coyoac谩n, y mientras nos dirig铆amos caminando a paso cansino al arbolado Jard铆n Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librer铆a Gandhi y mi hija Sof铆a me pidi贸 comprarle un libr