Ir al contenido principal

20% de los colaboradores se sienten miserables en su trabajo

馃煝 Versi贸n comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts

De forma habitual, en mis talleres, conferencias y clases, suelo incentivar la participaci贸n de los asistentes a trav茅s de preguntas, la mayor铆a de ellas bastante pragm谩ticas y un tanto enfocadas a explorar las emociones de las personas. Una de las que suelo hacer con bastante frecuencia es “¿cu谩les son los motivos por los que los empleados renuncian a sus empleos?” Generalmente las respuestas se basan en dos motivos, el primero de ellos es que los empleados “renuncian a su jefe y no a la empresa” y el segundo, uno de mis favoritos por gen茅rico, confuso e indescifrable, es la de “por motivos personales”.

Ya en otra ocasi贸n he abordado la cuesti贸n de ¿por qu茅 los colaboradores renuncian a su empleo? Donde, en resumen, afirmo que la gente renuncia a la empresa, pues es 茅sta la que permite que en su ecosistema existan y permanezcan los jefes t贸xicos y los peque帽os tiranos.

Guillermo Ceballos, Socio Director de Talentika, apunt贸 hace unos d铆as que “por cada historia de terror que se lee de los jefes, hay otras 10 buenas historias de l铆deres que lo hicieron bien, la cosa es que las buenas historias no se viralizan como las malas”; y seguramente esto es as铆, desafortunadamente quienes reciben una mala experiencia son las personas y no las estad铆sticas; y las historias de terror a que hace menci贸n Ceballos, anidan en nuestro mundo emocional, no en el cognitivo.

De acuerdo a Enrique Pallar茅s (2015) nuestra memoria es selectiva, por eso recordamos s贸lo lo que es m谩s significativo para nosotros; y cuando recordamos algo, no somos como un aparato reproductor de sonido o de imagen que reproduce lo que se grab贸. Al recordar no reproducimos con exactitud, sino que reconstruimos o, incluso, construimos. Nuestro estado afectivo, las preguntas que nos hacen o nos hacemos, el contexto cultural donde vivimos, influyen en el momento de recordar y en lo que recordamos. Esto, nos provocan distorsiones y falsos recuerdos.

¿Y a d贸nde van a parar estas distorsiones y falsos recuerdos? principalmente a las redes sociales de quien se siente afectado; lo que hace que esas “injusticias y malos tratos” tambi茅n se aniden en el mundo emocional de las personas que conectan presencial o virtualmente con quien las “v铆ctimas de injusticias y malos tratos”. ¿Qu茅 tan r谩pido se propaga una mala experiencia? el 95% de las personas comparten sus malas experiencias laborales, de un producto o de servicio (Dimensional Research) utilizando de manera principal las redes sociales.

De ah铆 que una sola “historia de terror”, de las que habla Guillermo Ceballos, ocasione el efecto de onda transversal similar a las ondas o c铆rculos que se forman en el agua de un estanque cuando dejamos caer una piedra.
¿C贸mo afecta esto a las empresas? Si he de responder de forma cualitativa, dir铆a que terriblemente. Pero si optamos por datos duros, tambi茅n dir铆a que terriblemente. De acuerdo a Gallup el 60% de las personas est谩n emocionalmente desapegadas del trabajo y el 19% se sienten miserables (State of the Global Workplace: 2022 Report). Y, si como menciona el reporte, tomamos en cuenta que la mayor铆a de nosotros dedicamos a trabajar 81,396 horas de nuestras vidas y a lo 煤nico que dedicamos m谩s tiempo es a dormir, debemos preguntarnos: ¿queremos que el 20% de nuestros colaboradores se sienten miserables? Lo bueno es que otro 60% tan solo est谩n emocionalmente desapegados (esto 煤ltimo, sarcasmo).

¿Esto lo est谩 causando el jefe o la empresa? Es lo de menos, en lo que debemos poner atenci贸n es que el dolor del trabajo ha provocado que las personas inventen nuevas formas de alejarse lo m谩s posible del trabajo (trabajo remoto o semanas laborales de cuatro d铆as). Gallup sugiere que le haga a sus empleados tres preguntas acerca de c贸mo se sintieron ayer en el trabajo: ¿sentiste estr茅s?; ¿te sentiste preocupado?; ¿sentiste dolor f铆sico?; ¿estuviste iracundo? Las respuestas son, por decir lo menos, preocupantes y devastadoras. Al estr茅s si el 59%, el 56% si a sentirse preocupado, un 33% sinti贸 dolor; y, un 31% tuvo un sentimiento de ira.

El hilo conductual, seg煤n el propio Gallup, a todo esto es: “el jefe”, consigue uno malo y casi seguro que odiar谩s tu trabajo.

Ep铆logo.- QUE SIEMPRE S脥 LLEG脫. De acuerdo a una nota del peri贸dico El Financiero (junio 16, 2022) La ‘gran renuncia’ lleg贸 a M茅xico donde el 41% de las empresas est谩n registrando salidas ‘inusuales’ de empleados, impulsadas por el exceso de trabajo y el desgaste f铆sico y mental. Un 71% por ciento de los colaboradores considera que piensa permanecer en su empleo actual en lo que encuentra otro empleo.

---饾殎饾殬饾殣饾殠饾殨饾殥饾殬 饾殏饾殠饾殣饾殬饾殶饾殥饾殜, 饾櫝饾殬饾殞饾殱饾殬饾殯 饾殠饾殫 饾櫟饾殥饾殨饾殬饾殰饾殬饾殢铆饾殜 饾殞饾殬饾殫 饾櫚饾殞饾殠饾殫饾殱饾殲饾殜饾殞饾殥贸饾殫 饾殠饾殫 饾櫞饾殰饾殱饾殲饾殟饾殥饾殬饾殰 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾殲饾殨饾殱饾殲饾殯饾殜, 饾殠饾殰 饾殢饾殲饾殫饾殟饾殜饾殟饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾櫡饾殲饾殩饾殜饾殫 饾櫥饾殠饾殜饾殟饾殠饾殯, 饾殏饾殬饾殞饾殥饾殬-饾櫝饾殥饾殯饾殠饾殞饾殱饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾殐饾殤饾殥饾殫饾殧 饾殐饾殜饾殨饾殠饾殫饾殱, 饾櫩饾殯饾殬饾殢饾殠饾殰饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾櫜谩饾殱饾殠饾殟饾殯饾殜 饾殟饾殠饾殨 饾櫢饾殐饾櫞饾殏饾櫦 饾殺 饾櫩饾殯饾殠饾殰饾殥饾殟饾殠饾殫饾殱饾殠 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾殬饾殩饾殥饾殰饾殥贸饾殫 饾殟饾殠 饾殎饾殠饾殞饾殲饾殯饾殰饾殬饾殰 饾櫡饾殲饾殩饾殜饾殫饾殬饾殰 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾櫨饾櫩饾櫚饾殎饾櫦饾櫞饾殗, 饾櫧饾殲饾殠饾殶饾殬 饾櫥饾殠贸饾殫---

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no busc贸 en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospech贸 la catrina. Cuan por fin lo encontr贸,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pens贸, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le fall贸, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revis贸, no est谩 citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurri贸 al viejo truco, se le ocurri贸 de volada Corramos el marat贸n, que ser谩 en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Ep铆logo.-   ¿Qu茅 es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu coraz贸n a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avi贸n; es m谩s, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a alg煤n lado. Y sin embargo este viaje es m谩s complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jon谩s que exclam贸 a los asustadizos marineros de la atribulada embarcaci贸n que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decid铆 dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus d铆as y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formaci贸n y certificaci贸n de coaching ontol贸gico con Julio Olalla (newfield network) a trav茅s de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

馃煝 Versi贸n comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo hab铆a recomendado por primera vez, y hac铆a ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electr贸nico? —En papel, definitivamente —me respondi贸 sin mayor explicaci贸n. Poco despu茅s un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leer茅» pens茅. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de M茅xico decidimos pasar la ma帽ana en Coyoac谩n, y mientras nos dirig铆amos caminando a paso cansino al arbolado Jard铆n Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librer铆a Gandhi y mi hija Sof铆a me pidi贸 comprarle un libr