Ir al contenido principal

Pequeños Tiranos.

Aunque uno pudiera creer que son difíciles de identificar, la verdad es que no lo son tanto. Son petulantes al caminar, volátiles, explosivos y groseros, pero sobre todo, presuntuosamente exigentes. “¿Qué si en ocasiones soy exigente y me gusta que las cosas se hagan a mi manera?; sí y sí; no espero menos de la gente” suelen ufanarse cuando se les cuestiona al respecto.

 

Las empresas no son democracias, y las estructuras jerárquicas en una organización son difíciles de erradicar (solo hay un director general, los incrementos salariales no se definen por aclamación popular y en cuestiones relevantes siempre alguien tiene la última firma). Por naturaleza la estructura típica de una empresa se asemeja más a una autocracia que a otra cosa, pero eso no significa que los líderes deban comportarse como dictadores o tiranos. En un mundo donde tan solo el 22% de los empleados están de acuerdo con el tipo de liderazgo de su organización (Gallup, 2019) el rol del jefe tirano debiera ser revisado con mayor detenimiento.

 

Si consideramos que apenas el 13% de los empleados a nivel mundial afirma sentirse comprometido con su empresa (Oxford Economics, 2020) y que los bajos niveles de compromiso de los colaboradores tiene un costo por baja de productividad de casi $3,000 dólares por empleado al año(Gallup, 2019), la pregunta es, ¿por qué las organizaciones mantienen a sus pequeños tiranos dentro del organigrama? Básicamente porque aunque se les identifica como tiranos, se presume que consiguen mejores resultados, y más rápido; aunque las investigaciones llevadas hasta la fecha han desestimado que los jefes tiranos obtengan mejores resultados “la productividad puede aumentar en el corto plazo, pero con el tiempo el desempeño del personal o del equipo se deteriora y la gente renuncia” (Greenbaum, 2019).

 

Pero, ¿cómo identificar a los pequeños tiranos?, son audaces, confiados y seguros de si mismos, suelen tomar decisiones de manera rápida y decidida, tienen el control de todo y vigilan, de forma déspota y grosera, que las cosas se cumplan como lo ordenaron, no aceptan opiniones ni escuchan razones, y sobre todo: son roba-ideas y no saben delegar.

 

¿Es una cuestión de genero o de nivel jerárquico? Todo parece indicar que no, un estudio llevado a cabo en 2015 (Abusive Supervision: A Meta-Analysis and Empirical Review) sugiere que tanto hombres como mujeres tienen la misma probabilidad de ser tiranos en cualquier nivel de gestión.

 

¿Qué hacer cuando tu jefe es el pequeño tirano? No es una respuesta fácil, una cualidad de los pequeños tiranos es que su comportamiento es tan sutil que no llega a considerarse acoso laboral, sin embargo hay tres cosas que puedes poner en práctica. Primero, concéntrate en tu trabajo y en tu desempeño mas que en tu jefe, o dicho de forma coloquial: ignóralo; no le des acceso a tu espacio emocional. Segundo, establece limites verbales y corporales, es decir, evita contraer o encoger tu cuerpo cuando estes en su presencia y procura tener conversaciones asertivas (firmes, pero respetuosas) donde le hagas ver las actitudes que te molestan y que no estas dispuesto a tolerar. Y finalmente, involucra a recursos humanos o a los superiores de tu jefe acerca de esta situación cuando no haya nada mas que hacer. Procura documentar y explicar claramente como te hacen sentir este tipo de comportamientos.

 

Epílogo.- Una característica importante de los pequeños tiranos, es que suelen creer vehementemente en ellos mismos, en sus decisiones y su forma de ser. Es un tipo de comportamiento no premeditado del cual se sienten orgullosos y seguros de estar haciendo las cosas de forma correcta.

_______

Contáctame: rogelio@humanleader.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr