Ir al contenido principal

La ciencia del comportamiento en el ámbito organizacional

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts

¿Por qué la ciencia del comportamiento es por demás relevante en el ámbito organizacional? Principalmente porque ayuda a los líderes a entender la forma en que las personas se comportan de manera individual y organizacional dentro del ecosistema laboral. 

Las últimas semanas hemos estado conversando acerca de las ciencias del comportamiento, desde su origen, importancia y usos negativos que se le puede dar. Mencionamos que el tratar de entender el comportamiento humano data al menos desde el Egipto helenístico (323-30 a.C.) donde, a través del uso del horóscopo, se pretendía entender los rasgos personales y psicológicos de las personas. Posteriormente abordamos que esta disciplina puede ser utilizada, no necesariamente en nuestro beneficio personal, para hacer uso de nuestros sesgos humanos e influir en nuestra decisiones.

Si con la ciencia del comportamiento buscamos entender porqué las personas tomamos las decisiones que tomamos, al llevarlo al campo organizacional nos permitirá, a través del estudio sistemático por sobre la intuición, predecir (o más bien ¿tratar de predecir?) la conducta de los colaboradores al interior de una empresa.

Lo cierto es que hoy en día las empresas ya llevan procesos alineados a la ciencia del comportamiento en muchas de sus actividades, y en la mayoría de los casos lo llamamos people analytics. Desde los procesos de reclutamiento para identificar al mejor candidato para un puesto disponible mediante el análisis del perfil de comportamiento del profesional, hasta los planes de sucesión y estrategias de retención mediante el análisis de la cultura, clima organizacional y la gestión del desempeño de los colaboradores entre otros; es decir, lo usamos en temas como incentivos, desempeño, diversidad y trabajo en equipo.

De hecho, a través de los assessments de competencias y comportamiento buscamos comprender los valores, motivadores, impulsores y descarriladores de las personas, así como el nivel y calidad de sus relaciones interpersonales y su facilidad de cambio y adaptación.

El principal beneficio del uso constante y metódico de tomar decisiones acerca de los colaboradores basada en la ciencia del comportamiento es, como mencioné líneas arriba, que eliminamos la intuición, o “lo que están haciendo otras organizaciones exitosas”. Una vez que nos damos cuenta que “las mejores prácticas” son más bien una mezcla de opiniones e intuiciones, el apego a bases científicas es el paso lógico.

Aterricemos el uso de la ciencia de datos a organizaciones específicas, ¿qué empresas están usando la evidencia científica y de qué forma?

De acuerdo a la SHRM Executive Network (2019) empresas como Google, Capital ONE y Logitech están usando la ciencia de datos para mejorar sus procesos humanos y el comportamiento de sus colaboradores; veamos el caso de Google: esta empresa creó un departamento interno de investigación y desarrollo (I+D) llamado People Innovation Lab (PiLab) que reporta directamente a la vicepresidencia de Recursos Humanos y que es responsable realizar las investigaciones más exhaustivas y de vanguardia destinadas a mejorar las prácticas organizativas de Google para determinar los enfoques más efectivos para gestionar personas y mantener un entorno productivo, incluido el tipo de recompensa que hace que los empleados sean más felices (Swati Panchal, 2021).

Los artefactos y símbolos culturales de Google que tanto nos llaman la atención como la comida gourmet gratuita y los aperitivos interminables, los perros en la oficina, masajes, clases gratis, gimnasio, vacaciones ampliadas y otras tantas cosas que hemos copiado los últimos años no fueron implementadas a partir de la intuición de alguna persona o de “mejores prácticas”, no; cada una de ellas se implementó y se mantiene en función de los datos.

De PiLab surgieron otras iniciativas basadas en ciencia del comportamiento como los son el Proyecto Oxígeno, iniciativa diseñada para ayudar a los empleados de Google a convertirse en mejores gerentes, y el Proyecto Aristoteles, cuyo objetivo fue determinar cuáles son aquellas características de los equipos de alto desempeño siguiendo el principio aristotélico; “El todo es más que la suma de sus partes”.

La manera en que lograremos entender la diversidad y complejidad del ser-humano y sus actos es conociéndonos y observándonos a profundidad. La forma en que las organizaciones lograrán ser exitosas y conscientes es a través de sus procesos de gestión de talento. Habilitar a los líderes para que tomen mejores y más efectivas decisiones para la gestión de sus colaboradores, no a partir de la intuición, sino del conocimiento profundo del porqué las personas tomamos las decisiones que tomamos, será a través de la ciencia el comportamiento.

Epílogo.- Y aunque es cierto que “la revisión y el uso de la ciencia del comportamiento, junto con otros tipos de evidencia, brinda a las organizaciones una opción sólida para salir de los pantanos fangosos de los mitos y las modas de la gestión” (Lorenzo Gali, 2019) no olvidemos, en palabras de Richard Thaler, que "somos ingenuos acerca de nuestro nivel de sofisticación ya que a final de cuentas, seguimos siendo humanos”. 

---𝚁𝚘𝚐𝚎𝚕𝚒𝚘 𝚂𝚎𝚐𝚘𝚟𝚒𝚊, 𝙳𝚘𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚎𝚗 𝙵𝚒𝚕𝚘𝚜𝚘𝚏í𝚊 𝚌𝚘𝚗 𝙰𝚌𝚎𝚗𝚝𝚞𝚊𝚌𝚒ó𝚗 𝚎𝚗 𝙴𝚜𝚝𝚞𝚍𝚒𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚞𝚕𝚝𝚞𝚛𝚊, 𝚎𝚜 𝚏𝚞𝚗𝚍𝚊𝚍𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗 𝙻𝚎𝚊𝚍𝚎𝚛, 𝚂𝚘𝚌𝚒𝚘-𝙳𝚒𝚛𝚎𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝚃𝚑𝚒𝚗𝚔 𝚃𝚊𝚕𝚎𝚗𝚝, 𝙿𝚛𝚘𝚏𝚎𝚜𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙲á𝚝𝚎𝚍𝚛𝚊 𝚍𝚎𝚕 𝙸𝚃𝙴𝚂𝙼 𝚢 𝙿𝚛𝚎𝚜𝚒𝚍𝚎𝚗𝚝𝚎 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚘𝚖𝚒𝚜𝚒ó𝚗 𝚍𝚎 𝚁𝚎𝚌𝚞𝚛𝚜𝚘𝚜 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝙾𝙿𝙰𝚁𝙼𝙴𝚇, 𝙽𝚞𝚎𝚟𝚘 𝙻𝚎ó𝚗---

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr