Ir al contenido principal

Del hor贸scopo a las ciencias del comportamiento

馃煝 Versi贸n comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts

Mis primeros acercamientos a la ciencia del comportamiento fue gracias a Richard H. Thaler premio Nobel de Econom铆a 2017 por sus contribuciones a la econom铆a conductual. De hecho escrib铆 un art铆culo respecto a Thaler al d铆a siguiente en que la Academia Sueca de las Ciencias le otorg贸 el premio Nobel. Lo que en espec铆fico me llam贸 la atenci贸n de este autor fue su postulado acerca la “imperfecta naturaleza humana” y el hecho de “c贸mo las limitaciones en el raciocinio, las preferencias sociales y la falta de autocontrol afectan a las decisiones individuales y a las tendencias en el mercado” y como corolario apunt贸 “que debemos tener siempre presente que la gente es humana”

¿Qu茅 significa ser humano? Empecemos por qu茅 significa ser. Parm茅nides (515 a.c.) lo describe como “lo que hay o existe, en general. Todo lo opuesto a la nada”… lo que sea que eso signifique. Mientras que Heidegger (1889) apunt贸 que “no sabemos lo que quiere decir ser. Pero ya cuando preguntamos ¿qu茅 es "ser"?, nos mantenemos en cierta comprensi贸n de lo que "ser" es, sin que podamos fijar en conceptos lo que el "ser" significa”… Como vemos no es mucho m谩s clara la definici贸n.

A falta de una definici贸n m谩s pr谩ctica y sencilla, prefiero definir al ser humano como ese ser caprichoso, irracional y ego铆sta. O en palabras del bi贸logo Richard Dawkins: esa m谩quina de sobrevivir, un veh铆culo aut贸mata programado a ciegas con el fin de preservar las ego铆stas mol茅culas conocidas con el nombre de genes, y que Darwin justific贸, dicho ego铆smo, llam谩ndolo teor铆a de la evoluci贸n. Ya Hobbes (el fil贸sofo), muchos a帽os antes, hab铆a sentenciado diciendo que la naturaleza social del hombre es eminentemente artificial y ego铆sta.

¿Exagero al describir al ser-humano como ese ser caprichoso, irracional y ego铆sta? Quiz谩 no. Dan Ariely, autor del libro “The (Honest) Truth About Dishonesty”, explor贸 la tendencia humana a ser deshonesto (y por ende ego铆sta) al mencionar que “los individuos son honestos s贸lo en la medida que les convenga (incluyendo su deseo de complacer a los dem谩s)” mientras que Francesco Carnelutti se帽al贸 que “no hay cuchillo capaz de separar la raz贸n de la sinraz贸n” y el propio Thaler apunt贸, cuando el New York Times lo entrevist贸 respecto al destino que dar铆a al premio econ贸mico del Nobel que tratar铆a de “gastarlo lo m谩s irracionalmente posible”.

Es aqu铆 cuando la ciencia del comportamiento (campo transdisciplinario que toma por objeto de estudio el comportamiento, tanto humano como animal, desde diferentes perspectivas te贸ricas y metodol贸gicas) surge como herramienta para entender el estudio cient铆fico de la conducta humana. Y el decir surge es relativo e inexacto ya que desde hace miles de a帽os (si, miles) tratamos de entender porqu茅 las personas actuamos como actuamos. Al menos desde el Egipto helen铆stico (323-30 a.C.) se utiliza el hor贸scopo, como principal herramienta de la astrolog铆a, para entender los rasgos personales y psicol贸gicos de las personas: Si Juan es de car谩cter retra铆do o perseverante se debe a la posici贸n de los astros en su nacimiento el 18 de febrero de 1990. Desde la ilustraci贸n, (afortunadamente) empezamos a ceder el control del entendimiento de las personas a las disciplinas sociales tales como la psicolog铆a, la econom铆a, la antropolog铆a, la ciencia pol铆tica, la sociolog铆a y muchas otras como la neurociencia.

En 1965, en Estados Unidos, se public贸 una de las primeras revistas cient铆ficas enfocadas en el tema, la Journal of the History of the Behavioral Science, pero quiz谩 los principales precursores en estos temas fueron Daniel Kahneman y Amos Tversky, quienes en 1979 publicaron una de las investigaciones m谩s influyentes en el 谩mbito las ciencias del comportamiento: Prospect theory: an analysis of decision under risk el estudio que dio lugar a la “teor铆a prospectiva”, hip贸tesis que supuso un gran cambio en la forma de entender c贸mo los individuos toman decisiones e interpretan el riesgo y que dio a Kahneman el Premio Nobel de Econom铆a en 2002.

¿Por qu茅 es importante la ciencia del comportamiento? Porque m谩s all谩 (creo) de si el ser-humano es (o no es) caprichoso, irracional y ego铆sta, lo importante es entender porqu茅 las personas tomamos las decisiones que tomamos y c贸mo podemos desarrollar estrategias en base a las conductas humanas (a partir de nuestra toma de decisiones) para influir en el comportamiento de las personas de forma positiva en beneficios de organizaciones y personas y “contribuir a la construcci贸n de un mundo mejor, para todas las personas, hoy y en el futuro, a trav茅s de tecnolog铆a 煤til para explicar, controlar y predecir fen贸menos conductuales” (Isaac V谩zquez, 2019).

Ep铆logo.- “La raz贸n de la sinraz贸n, que a mi raz贸n se hace, de tal manera mi raz贸n enflaquece, que con raz贸n me quejo de la vuestra fermosura”, ¡Vaya! hasta el Quijote sufri贸 de la falta de entendimiento de sus conductas, lo que lo llev贸 a perder la cordura.

---饾殎饾殬饾殣饾殠饾殨饾殥饾殬 饾殏饾殠饾殣饾殬饾殶饾殥饾殜, 饾櫝饾殬饾殞饾殱饾殬饾殯 饾殠饾殫 饾櫟饾殥饾殨饾殬饾殰饾殬饾殢铆饾殜 饾殞饾殬饾殫 饾櫚饾殞饾殠饾殫饾殱饾殲饾殜饾殞饾殥贸饾殫 饾殠饾殫 饾櫞饾殰饾殱饾殲饾殟饾殥饾殬饾殰 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾殲饾殨饾殱饾殲饾殯饾殜, 饾殠饾殰 饾殢饾殲饾殫饾殟饾殜饾殟饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾櫡饾殲饾殩饾殜饾殫 饾櫥饾殠饾殜饾殟饾殠饾殯, 饾殏饾殬饾殞饾殥饾殬-饾櫝饾殥饾殯饾殠饾殞饾殱饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾殐饾殤饾殥饾殫饾殧 饾殐饾殜饾殨饾殠饾殫饾殱, 饾櫩饾殯饾殬饾殢饾殠饾殰饾殬饾殯 饾殟饾殠 饾櫜谩饾殱饾殠饾殟饾殯饾殜 饾殟饾殠饾殨 饾櫢饾殐饾櫞饾殏饾櫦 饾殺 饾櫩饾殯饾殠饾殰饾殥饾殟饾殠饾殫饾殱饾殠 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾殬饾殩饾殥饾殰饾殥贸饾殫 饾殟饾殠 饾殎饾殠饾殞饾殲饾殯饾殰饾殬饾殰 饾櫡饾殲饾殩饾殜饾殫饾殬饾殰 饾殟饾殠 饾殨饾殜 饾櫜饾櫨饾櫩饾櫚饾殎饾櫦饾櫞饾殗, 饾櫧饾殲饾殠饾殶饾殬 饾櫥饾殠贸饾殫---

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no busc贸 en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospech贸 la catrina. Cuan por fin lo encontr贸,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pens贸, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le fall贸, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revis贸, no est谩 citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurri贸 al viejo truco, se le ocurri贸 de volada Corramos el marat贸n, que ser谩 en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Ep铆logo.-   ¿Qu茅 es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu coraz贸n a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avi贸n; es m谩s, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a alg煤n lado. Y sin embargo este viaje es m谩s complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jon谩s que exclam贸 a los asustadizos marineros de la atribulada embarcaci贸n que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decid铆 dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus d铆as y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formaci贸n y certificaci贸n de coaching ontol贸gico con Julio Olalla (newfield network) a trav茅s de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

馃煝 Versi贸n comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo hab铆a recomendado por primera vez, y hac铆a ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electr贸nico? —En papel, definitivamente —me respondi贸 sin mayor explicaci贸n. Poco despu茅s un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leer茅» pens茅. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de M茅xico decidimos pasar la ma帽ana en Coyoac谩n, y mientras nos dirig铆amos caminando a paso cansino al arbolado Jard铆n Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librer铆a Gandhi y mi hija Sof铆a me pidi贸 comprarle un libr