Ir al contenido principal

Destruyendo, pero no tanto, silos.

La formación de silos en las organizaciones es hasta cierto punto natural. La creación de silos, en principio, tienen su origen en la especialización por áreas e intereses comunes de sus miembros. Ayudan a crear un sentido de identidad y pertenencia. Los humanos somos gregarios, y las comunidades proporcionan protección, estructura y roles definidos. En una organización, las distintas áreas que la componen (mercadotecnia, ventas, calidad, etc.) son pequeños ecosistemas de individuos y relaciones interconectados en una unidad principal llamada “empresa”. El problema deviene cuando se rompen las interconexiones de los ecosistemas (ya sea de manera vertical, horizontal, geográfico o demográfica) y se forman los temidos silos.


Podemos aseverar que los silos se forman básicamente por falta de confianza. La falta de confianza en la comunicación y colaboración entre las áreas, va minando los puentes de cooperación interdepartamental, y esto termina convirtiéndose en pequeñas guerras internas que a largo plazo repercuten negativamente en la “empresa”. Esas guerras o batallas van enfocada hacia toma de decisiones, manejo de recursos, imposición de agendas particulares y poder dentro de la organización; todo esto termina convirtiéndose en una guerrilla o pleito de pandillas por controlar “territorio por territorio”.

 

El principal elemento que denota la existencia de silos en una empresa es la falta de colaboración e inequidad entre departamentos. La American Management Association estima que un 83% de las empresas adolecen de falta de colaboración interna y en una encuesta reciente aplicada por esta organización arrojó que un 97% de los encuestados se quejaban de la existencia de silos en su empresa, lo que provocaba luchas de poder y conflictos entre las personas. Esto al final se traduce en falta de cooperación y bajos niveles de desempeño organizacional; donde el mayor obstáculo para el crecimiento empresarial son precisamente la existencia de silos (Stone, 2004).

 

¿Por qué emergen los silos? Como recién mencioné, se forman por falta de confianza, lo que a su vez propicia que los lideres antepongan sus objetivos personales a los de la organización y finalmente todo termina en una guerrilla de poder, llevándose al traste a la organización.

 

¿Entonces debemos destruir los silos? Si, pero no del todo; lo que habría que hacer es tomar un gran taladro, hacer muchos orificios, y luego interconectar todos los silos entre si y a todos los niveles. Los pequeños ecosistemas bien interconectados, al tener una territorialidad bien definida, fomentan el accountability de las personas, ya que la responsabilidad se aclara a partir de límites bien trazados. Recordemos que el balance lo es todo; lo positivo de identificar y potenciar pequeños ecosistemas bien interconectados, se vuelve en una tremenda perdida de energía organizacional cuando se convierten en silos y además fomenta la aparición de nuestro querido personaje, el pequeño tirano.

 

¿Cómo destruir o desincentivar silos? Dejemos de hablar (tanto) de la cultura de la meritocracia individual y fomentemos una cultura colaborativa (a partir de conversaciones honestas y confiables que fomenten relaciones entre individuos y equipos) con medidas de desempeño conjuntas, donde las recompensas económicas y no económicas dependan de objetivos interconectados y no necesariamente de logros individuales.  

 

Epílogo.- La existencia de silos en las empresas es un problema real que afecta directamente el desempeño y resultados de las organizaciones. Reconocer su existencia es el primer paso para derribarlos.

_______

Rogelio Segovia es fundador de Human Leader Contacto: rogelio@humanleader.mx

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr