Ir al contenido principal

Ap贸stata cultural

馃煝 Versi贸n comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts

“Escribir estas cosas es un pecado. Es un pecado pensar palabras que nadie m谩s piensa. Es bajo y perverso «Somos uno en todos y todos en uno. No hay hombres, solamente el gran NOSOTROS, Uno, indivisible y para siempre» Nos repetimos esto, pero no nos sirve de ayuda” (Rand, A., Anthem, 1938).

Decir que la cultura organizacional no existe (Segovia, R., 2020) es, por usar alg煤n eufemismo, descort茅s. Pero vamos un poco m谩s all谩; decir que la cultura organizaci贸n s铆 existe, al menos como la hemos venido entendiendo hasta el d铆a de hoy, es poco inclusivo, sino es que acaso discriminatorio.

Desde luego creo que la confusi贸n no es intencional, es m谩s bien el concepto err贸neo que tenemos del t茅rmino cultura el cual hemos entendido como un “sistema de valores compartidos”. Ese ha sido el primer error, el segundo ha sido la desacertada conexi贸n (desde el punto de vista empresarial) que hemos hecho del concepto valores, al relacionarlo con principios 茅tico-religiosos en vez de principios 茅tico-laicos, ya que en m煤ltiples ocasiones los valores religiosos coinciden con los valores que pertenecen al terreno laico (solidaridad y respeto, por ejemplo). 

Los valores personales debemos entenderlos como las cualidades y apreciaciones que gu铆an nuestra manera de comportarnos y que definen nuestras preferencias y elecciones, es decir, define lo que se considera importante en la vida del individuo; mientras que los valores empresariales debemos entenderlos como aquellos principios 茅ticos y profesionales, de car谩cter perdurables y gen茅ricos, sobre los cuales se basa el actuar, administrar y  conducir (identidad) de los miembros de una empresa.

Incluso los “valores laicos”, es decir, aquellos que no nacen de una creencia religiosa, suelen diferir ampliamente entre las personas (ser conscientes de esto nos ayuda a eliminar muchos de nuestros sesgos). En 1994 David Hitchcock, en aquel entonces director del East Asian and Pacific Affairs de la United States Information Agency (USIA), llev贸 a cabo una encuesta entre ciudadanos de Estados Unidos y de Asia del Este (japoneses, tailandeses, chinos, coreanos, malasios, singapurenses, indonesios y filipinos) que arroj贸 diferencias destacables en los valores personales de cada grupo de ciudadanos.

Los miembros de una organizaci贸n no necesariamente deben tener las mismas creencias y formas de pensar,  pero en definitiva si deben tener una similitud y aceptaci贸n de los ideales y valores empresariales que una empresa persigue. As铆, tu yo podemos tener diferencias entre lo que significa el amor, alegr铆a, 茅xito en la vida, la realizaci贸n personal, el saber y conocimiento, e incluso la religi贸n, la fe o el propio sentido de la vida, pero no podemos diferir o discrepar de lo que significa transparencia, honestidad, excelencia, calidad, disciplina, servicio al cliente, o puntualidad.

Las personas somos entes complejos resultado de la interacci贸n de diferentes factores ecol贸gicos, biol贸gicos, psicol贸gicos, sociales e hist贸ricos. Entender esta complejidad y diferencias (que no siempre es tan sencillo como pudiera parecer) ayuda a crear verdaderas organizaciones multiculturales, respetar la individualidad de los colaboradores y el colectivismo e interdependencia del negocio. Esto no es excluyente ni mucho menos es una dicotom铆a cultural.

Al entender esta complejidad, construiremos una verdadera cultura organizacional (la que ahora podemos definir como el fluir de interacciones continuas entre los empleados de una organizaci贸n; los cuales se adhieren a los valores y normas empresariales, celebran y respetan las diferencias individuales, y se comportan en consecuencia), y evitaremos decir que aquellos que piensan, act煤an o sienten distinto a nosotros, son ap贸statas de la cultura de una organizaci贸n.

Ep铆logo.- Los l铆deres que consiguen comprender y conectar los valores personales de sus empleados con los de su organizaci贸n, respetando aquellos donde puedan diferir de los propios, son quienes logran hacer trascender sus organizaciones y sus gestiones.

_______________________

Rogelio Segovia es fundador de Human Leader, Socio-Director de Think Talent y Presidente de la Comisi贸n de Recursos Humanos de la COPARMEX, Nuevo Le贸n.

馃煚 ¿Quieres transformar la cultura de tu organizaci贸n?, ¿Quieres seguir conversando acerca de c贸mo crear organizaciones talento-c茅ntricas? En THINK TALENT somos un aliado estrat茅gico de las organizaciones que est谩n centradas en el crecimiento de su talento humano. 

馃煚 脷nete al programa BE a Leader de THINK TALENT, una experiencia pr谩ctica de 27 horas de formaci贸n blended que te ayuda a transformar la cultura de tu organizaci贸n a partir de construir liderazgos de influencia a trav茅s de conversaciones efectivas basadas en la confianza.

Contacta conmigo a trav茅s de LinkedIn o escr铆beme a mi correo: rogelio.segovia@thinktalent.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de 煤ltima espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirti贸 de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tom贸 con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escane贸 el primero y levant贸 el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisi贸n me sonri贸 al tiempo que apuntaba —Bienvenido Se帽or Segovia— Recorr铆 de forma r谩pida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversi贸n y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avi贸n y confirmar que ten铆a un flamante, nuevo (y vac铆o -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposici贸n. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu coraz贸n a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avi贸n; es m谩s, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a alg煤n lado. Y sin embargo este viaje es m谩s complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jon谩s que exclam贸 a los asustadizos marineros de la atribulada embarcaci贸n que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decid铆 dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus d铆as y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formaci贸n y certificaci贸n de coaching ontol贸gico con Julio Olalla (newfield network) a trav茅s de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qu茅 debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qu茅 son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva acad茅mica; una publica como pol铆tica de gobierno; o, desde una clasificaci贸n gubernamental-estad铆stica para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qu茅 son las humanidades?; se帽ala que estas “son como la noci贸n de "tiempo" en San Agust铆n: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vac铆as” pero tambi茅n apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definici贸n de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qu茅 es "ser", nos mantenemos en cierta comprensi贸n del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayor铆a de las definiciones se centran en las ra