Ir al contenido principal

¿Han reconocido tu trabajo en las últimas dos semanas?

Uno de los errores más comunes al hablar de reconocimiento laboral es pensar asociarlo con una compensación económica, y en efecto, una compensación es un tipo de reconocimiento, pero no el único, y quizá no el mas importante. El reconocimiento no monetario sigue siendo uno de los principales motores de permanencia y compromiso de lo empleados. Finalmente, para una empresa es relativamente fácil dar un reconocimiento económico, básicamente implica hacer una erogación monetaria y registrarla en la contabilidad. Gastar dinero es sencillo, ya después se verá de dónde se paga. Lo verdaderamente complejo es crear la práctica habitual de un líder para reconocer a sus empleados, generando conexión y cercanía.

El reconocimiento, de acuerdo a la teoría planteada por Axel Honneth es la tensión moral dinamizadora de la vida social, es decir que una persona necesita del otro para poder construir una identidad estable y plena; donde la autorrealización de uno implica una relación consigo mismo, consistente en la autoconfianza, el autorrespeto y la autoestima. 

Como podemos apreciar, uno de los elementos clave del reconocimiento es la autorrealización, y esta se lleva a cabo a partir del reconocimiento intersubjetivo (relaciones sociales) de la persona y de sus capacidades, es decir, el ser un sujeto moralmente responsable de sus propios actos (auto-respeto) y de poseer capacidades buenas o valiosas (auto-estima). Si alguno de estos elementos es excluido, penetran sentimientos negativos como la vergüenza y la cólera en una persona.

En las organizaciones, este reconocimiento de carácter personal pero de esencia cultural, tiene que ver con la capacidad de legitimar a los empleados como:  

a) Personas responsable de sus actos para que puedan generar su auto-respeto. En las organizaciones a esta competencia se le conoce como rendición de cuentas (accountability), es decir, la capacidad de cada quién acepte sus errores y celebre sus logros y los de los demás. La falta de esta responsabilidad o competencia genera el comportamiento de “pasar la culpa” y buscar justificaciones para evitar tomar responsabilidad de un error. Las personas responsables de sus actos generan la capacidad de mostrarse vulnerables. 

b) Personas con competencias  (habilidades o comportamientos medibles que marcan una diferencia perdurable en las personas) sobresalientes y necesarias para lograr el objetivo y resultados de la organización, lo que impacta en la auto-estima de cada uno.

Por eso en las empresas se habla de salario emocional, es decir de todos aquellos elementos no económicos asociados a la retribución del empleado, cuyo fin es satisfacer las necesidades y expectativas personales, familiares y profesionales de este, o dicho en otras palabras, son todas aquellas razones no monetarias por las que la gente trabaja contenta, lo cual es un elemento clave para que las personas se sientan a gusto, comprometidas y bien alineadas en sus respectivos trabajos.

¿Qué es lo que hace que una persona se sienta inspirada, escuchada, considerada y valorada? El ser reconocido.

Epílogo.- Entonces la pregunta no debiera ser si alguien ha reconocido tu trabajo en las últimas dos semanas, más bien es, ¿a quién has reconocido tú, a quien has legitimado? Y por consiguiente a quién has ayudado en la construcción de su autoconfianza, autorrespeto, y autoestima. Existir (no “ser”, no “vivir”…existir) es netamente humano, existimos cuando nos reconocen… y cuando nosotros reconocemos al otro.

_______  

Rogelio Segovia es fundador de Human Leader Contacto: rogelio@humanleader.mx 

¡Conéctate a nuestro canal de YouTube!


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Delegar? No, no quiero ser despedido

🟢 Versión audio narrado por el autor disponible en  Spotify  y  Apple Podcasts En términos generales, al hablar de un líder destacamos dos grandes cualidades que todo el que aspire a serlo debe de tener: alcanzar las metas; y, mantener un buen clima organizacional. Y cuando pensamos en cómo desarrollar estas cualidades o competencias solemos citar tres: Conocerse a sí mismo; ser empático; y, saber comunicar. Pero hay una competencia que a veces solemos pasar por alto y que es una de las fortalezas de los grandes líderes: la habilidad de delegar , es decir el proceso para encomendar y responsabilizar a un colaborador de una tarea sobre la que tenemos responsabilidad y cuya realización nos incumbe. ¿Por qué es importante delegar? Básicamente por dos cosas, nos permite crecer dentro de una organización, y le permite a nuestros colaboradores seguir desarrollándose y por ende, también tener un crecimiento profesional. La delegación es la llave mágica del liderazgo;  te permite distinguirte