Ir al contenido principal

Conversaciones antifrágiles

A raíz de mi artículo de hace algunas semanas acerca de las Conversaciones Cobardes, las cuales definí como aquellas conversaciones con información falsa o con medias verdades dichas con el afán de causar perjuicio en la reputación de un colega o compañero de trabajo, pero que quien las hace no es capaz de sostenerlas frente a la persona con la que interactúa, me han abierto reflexiones por demás profundas e interesantes. Muchas de estas reflexiones que me han compartido tienen que ver con el daño y dolor que causan, la frustración de que se han convertido en algo habitual (llamándolas “percepciones”, “radio pasillo” o “plática de cafecito”) pero también en la imposibilidad de hacer frente a ellas, como lo hizo Laura con su jefe David en la conversación que mencioné en dicho artículo. 

Y ha sido precisamente el hecho de algunas personas me compartieron su incapacidad de llevarlas a cabo que me hizo profundizar en los motivos por los que, a juicio de quienes me lo compartieron, no pueden ser, ocurrir, o realizarlas. «Es qué necesito mi trabajo»; «Podrían correrme, y ahorita no estoy para eso»; «No podemos quedarnos en casa sin mi salario», fueron de los motivos más recurrentes que me compartieron. 

—¿Por qué te despedirían de tu trabajo por poner límites a chismes que te están afectando? — pregunté a las personas con las que converse de este tema, a final de cuentas lo que Laura dijo a David de forma educada y amable fue: «Lo cierto es que no me interesa lo que vas a decirme, y me lo puedes decir, claro, te voy a escuchar atentamente pero no voy a tomarlo mucho en cuenta», y ese poner límites, terminó abriendo muchas posibilidades para Laura y para David. 

«Es que no puedo pelearme con mi jefe y decirle que no ande de chismoso, que me esté haciendo bullyng, o pidiéndome cosas que nos son adecuadas» me respondían, palabras más, palabras menos. Entonces caí en cuenta que estábamos confundiendo dos tipos de conversaciones, una conversación de poner límites, como lo es la que frena las conversaciones cobardes, y una de reclamo, como lo es una conversación antifrágil. 

Veamos, una conversación de poner límites es aquella que busca legitimar y dignificar a quien la sostiene por los riesgo psicosociales a los que se enfrenta (gastritis, colitis, estrés, tristeza, depresión, hipertensión arterial o ansiedad); mientras que una de reclamo es aquella donde de forma legítima una persona reclama a otra cuando una promesa ha sido incumplida (que un jefe, contrario a los valores de la organización -es decir, la promesa- no cumpla con el trato a su colaborador -es decir, el entregable-), y sí, un elemento indispensable para tener una conversación de reclamo (y no de límites) es la antifragilidad, es decir, ser antifrágil. 

De acuerdo con Nassim Nicholas Taleb (2012), ensayista libanes, la antifragilidad (no confundir con resiliencia o robustez) es la capacidad de las personas de adaptarse y además fortalecerse ante situaciones complejas. Para las personas que desarrollan esta cualidad, la incertidumbre no es una situación negativa; las dificultades o inconvenientes son oportunidades para demostrar sus capacidades y crecer. Taleb ejemplifica este término con la metáfora de la hidra, serpiente de la mitología griega, a la que era casi imposible de destruir, ya que cuando se le cortaba una cabeza emergían de esa herida otras dos más. 

Las conversaciones antifrágiles se dan en ambientes de incertidumbre y volatilidad, donde cualquier resultado, incluso el despido, es probable. Si yo me quejo de la entrega de un producto y no tengo otro proveedor en caso que el primero ya no me lo quiera proveer, soy frágil. Si yo ganó un poco más de dinero, y lo gasto en un carro más caro, o una casa más grande, o una propiedad de descanso sin tener ahorros, soy frágil ante una pérdida de ingresos. La expresión “no pongas todos los huevos de la gallina en un solo cesto” ejemplifica a la perfección el concepto de antifragilidad. 

En situaciones de fragilidad, como las que me compartieron las personas con las que platiqué de las conversaciones cobardes, es difícil tener conversaciones antifrágiles, pero nunca se es tarde para empezar a construir nuestra propia antifragilidad. 

Epílogo.- La antifragilidad es mucho más que una estrategia de supervivencia, es aprendizaje y conocimiento personal, son decisiones… es saber seguir floreciendo incluso en medio del caos. 

Esta columna y el columnista se tomarán unos días de descanso. 

¡Nos vemos después de semana santa!

_______  

Rogelio Segovia es fundador de Human Leader Contacto: rogelio@humanleader.mx 

¡Conéctate a nuestro canal de YouTube!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr