Ir al contenido principal

Ética y egoísmo.

Este es un tema que tenía ya varios días, quizá semanas, acechando mis pensamientos. Y también es un tema que estaba intentando, con muy poco éxito he de decir, de esquivar. Y finalmente sí, también al pensar en este tema, un torrente de emociones se aglomeraban en la boca de mi estómago.

He de confesar que varías veces pensé dejarlo pasar, y cuando decidí escribir al respecto, procrastiné; pero… ¿por qué?, por un lado pareciera que la ética y el egoísmo son dos conceptos totalmente incompatibles, lo cuál no es del todo sorprendente, pero por el otro lado,  todo parece indicar que las personas, los hombres, somos naturalmente egoístas. 

Richard Dawkins abonó a esta idea definiendo al hombre como una máquina de sobrevivir, un vehículo autómata programado a ciegas con el fin de preservar las egoístas moléculas conocidas con el nombre de genes; antes, Darwin llamó a este egoísmo teoría de la evolución; y todavía más atrás, el pesimista de Hobbes hizo ver que la naturaleza social del hombre es eminentemente artificial.

La ética vino a jugar el papel de muro de contención de ese afán humano por anteponer el interés propio al ajeno, con el consecuente acarreo de prejuicios a los otros, es decir,  la ética humana fue una victoria sobre un proceso evolutivo despiadado, a veces ingobernable y cruel (Al-Rodhan, 2019). La teoría de la capa propuesta por Frans de Waal dice que, en esencia, los humanos somos seres egoístas y competitivos, y propone: “araña a un altruista y verás sangrar a un hipócrita”.

¿Por qué traigo a colación todo esto?, creemos (o queremos creer) que las crisis sacan lo mejor de cada uno de nosotros y hace emerger un (ficticio) gen solidario que todos tenemos. Solo echemos un vistazo a los encabezados de las noticias más recientes: “Delincuencia, detrás del robo en oxígeno”; “Venden oxígeno industrial como si fuera medicinal”; “Funcionarios, directivos de empresas privadas y hasta personas del mundo artístico se "han metido a la fila”; “Director de hospital fue separado del cargo por facilitar a sus familiares la aplicación de la vacuna”

Da lo mismo si los actores de estas noticias son políticos, empresarios, ejecutivos o del medio artístico, todos tienen en común que son humanos, personas (como tú y como yo); y al parecer también tienen que son egoístas e inmorales (o no éticos).

Epílogo.- ¿Todo esto suena pesimista, desalentador y sombrío? Por eso el torrente de emociones que se aglomeraban en la boca de mi estómago. Al menos y recientemente, la neurociencia ha descubierto que el ser humano es amoral, esto es, que estamos desprovistos de concepciones o predisposiciones innatas para el bien o el mal. Nuevamente, ¿de qué tenemos que tomar consciencia y hacernos cargo?

_______  

Rogelio Segovia es fundador de Human Leader Contacto: rogelio@humanleader.mx 

¡Conéctate a nuestro canal de YouTube!  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr