Ir al contenido principal

El futuro del trabajo.

Cuando hablamos del futuro del trabajo (FT), ¿a qué nos referimos? Este término, “futuro del trabajo” ha sido una de las expresiones que mas se han utilizado en los últimos meses, e incluso se menciona que dicho futuro, finalmente nos alcanzó. 

Definitivamente, y por antonomasia, al escuchar esta frase lo primero que viene a nuestra mente es la disrupción tecnológica (IA, adquisición de datos, automatización) y lo que esto conlleva en temas de trabajo a distancia, flexibilidad, desaparición de oficinas como las conocemos hoy en día, etc. Pero el relacionar exclusivamente la voz “futuro del trabajo” con tecnología y flexibilidad laboral tiene implícito un sesgo llamado COVID-19.

Veamos, hasta antes del primer trimestre del 2020, ¿qué entendíamos por FT? En 2019 la Comisión Mundial Sobre el Futuro del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), organismo especializado de las Naciones Unidas, enfatizó que el trabajo tal y como se entendía en ese momento (es decir, 2019) estaba en profunda transformación con dos grandes oportunidades: Evitar ahondar las desigualdades; y, aumentar la certidumbre laboral. Esto, según la OIT, se logrará transformando el Contrato Social entre empleados y empleadores atendiendo 3 premisas:

1. Asegura a los trabajadores una participación justa en el progreso económico.

2. Respeto de sus derechos. 

3. Protección de los riesgos a los que se exponen a cambio de su constante contribución a la economía.

¿Qué rol tienen los avances tecnológicos en el futuro del trabajo desde esta perspectiva? La tecnología, en el FT, tiene un papel esencial y fundamental; principalmente en asuntos como la tecnificación y la ecologización de las economías (OIT, 2019). La tecnificación (a partir de la inteligencia artificial, la automatización y la robótica) y la ecologización (con la adopción de prácticas sostenibles y tecnologías limpias) crearán riqueza y millones de puestos de trabajo. 

Dicho lo anterior, ¿el futuro del trabajo está en la tecnificación y la ecologización? No, estas tan solo son las herramientas habilitadoras (¿evolutivas?) del FT, el verdadero futuro consiste en cerrar la brecha de genero tan marcada que aún existe y revertir los estragos causados por la desigualdad; y si no tomamos medidas enérgicas, la tecnificación y la ecologización vendrán a deteriorar aún más estas brechas y desigualdades ya que los menos preparados y aquellos sin acceso a desarrollar nuevas competencias laborales perderán sus trabajos, y los empleados de países con industrias basadas en el carbón y en el uso intensivo de los recursos quedarán sin trabajo y sin nuevas oportunidades.

Entonces, ¿es tan sombrío el futuro del trabajo? Absolutamente no. Al contrario, aprovechar de manera positiva, pero enérgica, las oportunidad de esta revolución tecnológica nos ofrecerá un futuro prometedor (social y económicamente) y seguro (en términos ecológicos) que reforzará nuestro tejido social.

¿Cómo empezamos a contribuir para conseguir este futuro prometedor y seguro? La verdad es que no es tan complejo pero requiere mucha voluntad de todos los actores (empleados y empleadores). La OIT recomienda trabajar en tres ejes: 

1. Aumentar la inversión en las capacidades digitales de las personas para que puedan adquirir nuevas competencias, perfeccionarlas y reciclarse profesionalmente.

2. Garantizar un «salario vital adecuado» (Constitución de la OIT, 1919), límites máximos respecto a las horas de trabajo y protección en relación con la seguridad y la salud en el trabajo (¿Recuerdan la NOM-035?)

3. Incrementar la inversión en trabajo decente y sostenible.

Y al final, todo esto lo podemos lograr si con voluntad, pero principalmente lo conseguiremos con el adecuado (y de acceso universal) uso de herramientas tecnológicas (como la inteligencia artificial, la automatización y la robótica).

Epílogo.- Al referirnos al futuro del trabajo, siempre pensemos en la calidad de vida y justicia social de los colaboradores y sus familias. El FT en nuestras organizaciones debe estar centrado en los empleados. Situemos  a las personas y a su trabajo en el centro de las políticas económicas y sociales y de la práctica empresarial.

***

Esta columna, y por supuesto su autor, están felices de estar de regreso. Brindo por un año 2021 de re-invención y de re-conexión.

 _______  

Rogelio Segovia es fundador de Human Leader Contacto: rogelio@humanleader.mx 

¡Conéctate a nuestro canal de YouTube!  

Comentarios

  1. La entrada de maneras de comunicacion inmediata a través de apps a generado nuevos trabajos y competencia entre sectores consolidados y los nuevos formatos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qué debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qué son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva académica; una publica como política de gobierno; o, desde una clasificación gubernamental-estadística para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qué son las humanidades?; señala que estas “son como la noción de "tiempo" en San Agustín: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vacías” pero también apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definición de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qué es "ser", nos mantenemos en cierta comprensión del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayoría de las definiciones se centran en las ra