Ir al contenido principal

Aprender a desaprender.



¿El futuro es el aprendizaje? Al parecer si. El enfoque de las organizaciones va dirigido a crear culturas de aprendizaje continuo para mejorar el desempeño de individuos y de la propia empresa, de hecho, la construcción de una cultura de aprendizaje puede ser la característica indiscutible de las organizaciones que prosperarán en el siglo XXI (Paine, 2019), lo cual es entendible en la modernidad tardía en la cual vivimos actualmente.

¿Cómo podemos beneficiarnos de la enorme cantidad de datos, información y nuevas herramientas de aprendizaje que están a nuestro alcance? Desaprendiendo.

OK, alright, alright, hold it, hold it, whoa, whoa, nice shootin' Tex (Peter Venkman, 1984), ¿Aprender… desaprendiendo? Si, el paradigma del aprendizaje es precisamente tener la habilidad de desaprender, es decir de extraer conocimiento relevante (con sus respectivos juicios y contextos) y reemplazarlo con nuevo conocimiento. Aunque el conocimiento incrementa la capacidad de desempeño de la personas, en muchas ocasiones nos quedamos con información, no con aprendizaje. Pero vámonos con tiento, ¿qué significa desaprender? Para Patreman (1997), desaprender no se trata de olvidar algo, sino más bien de rechazar una creencia previamente sostenida o repudiar una teoría largamente revelada. En la medida que seamos más efectivos desaprendiendo, podremos ser mas ágiles adquiriendo nuevo conocimiento.

Pero, ¿cómo aprender a desaprender? Aún no hay formula que lo descifre a cabalidad, pues esto depende de cada uno, pero puedo (intentar) esbozar dos elementos que nos impiden desaprender.

El primero (y ya muy platicado por mi previamente y que por lo mismo no ahondaré mucho) son los sesgos inconscientes, es decir, tener conciencia que dado que soy quien yo soy hago lo que hago. Y cómo los sesgos son aprendizajes remotos que están más allá de lo consciente, influyen en nuestro pensamiento y acciones, dando por sentado que “así son las cosas y así están bien” lo que se traduce en dificultades para hacer frente a cambios rápidos en varios dominios de nuestras vidas. Cuestionar lo que hago y el por qué lo hago todo el tiempo, es una buena manera de practicar la autoregulación de los sesgos.

El segundo son los enemigos del aprendizaje. En la medida que los identifiquemos, aceptemos, y trabajemos a partir de ellos aprender y desaprender será (un poco) más sencillo. Fredy Kofman, en su libro Metamanagement, menciona diez enemigos del aprendizaje, me detendré tan solo en tres:

Miedo. Aprender y desaprender implican miedo. Miedo de emprender un camino sinuoso y desconocido para aprender; y, miedo de dejar un puerto conocido al cual asirse para desaprender. El miedo en palabras de Carlos Castaneda, es el primero de los enemigos naturales del hombre; un enemigo terrible, traicionero y difícil de vencer. El miedo se oculta en cada recodo del camino, asechando, esperando y si el hombre, aterrado en su presencia, se retira, su enemigo habrá logrado poner fin a su aprendizaje.

Arrogancia. “Soy un experto, no necesito aprender cosas nuevas”, “es que a mi, mi gran mentor y maestro me enseñó que…” dice el arrogante encerrándose en si mismo y desacreditando los demás por vergüenza al “no sé”

Confusión. “No entiendo lo que sucede, y no me gusta” La confusión es principio de las paradojas del aprendizaje. Lo único seguro al aprender es que habrá confusión y frustración… ¡Bienvenidas ambas emociones!

Desaprender implica intrínsecamente cambiar. Años de aprendizaje previo se amotinarán antes de emprender de manera ordenada y consciente su retirada hacia el camino del olvido. Debemos empezar a entender por qué necesitamos cambiar, abrirnos a nuevas posibilidad y abrazar nuestro rol de aprendices. A la mente del principiante, señala Suzuki en su libro Mente Zen, se le presentan muchas posibilidades; a la del experto, pocas.

Epílogo.- En el tercer episodio de Human LeaderYhaz Aleman, nos compartió el tema: Desaprender para crear mi marca personal. Corre a echar un vistazo a este episodio:


_______
rogelio@humanleader.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr