Ir al contenido principal

Sociedad del rendimiento ¿por antonomasia (o por eufemismo) cultura empresarial?



#MiércolesDeFilosofía

El domingo pasado, leí una publicación en Facebook(*) que apuntaba que la “La sociedad del siglo XXI ya no es disciplinaria - como dijera Foucault-, sino una sociedad de rendimiento. Byung-Chul Han (p.25)”

En la sociedad del cansancio, Han (2012) menciona que “la sociedad disciplinaria de Focault, que consta de hospitales, psiquiátricos, cárceles, cuarteles y fábricas, ya no se corresponde con la sociedad de hoy en día. En su lugar se ha establecido desde hace tiempo otra completamente diferente, a saber: una sociedad de gimnasios, torres de oficinas, bancos, aviones, grandes centros comerciales y laboratorios. La sociedad del siglo XXI ya no es disciplinaria, sino una sociedad de rendimiento. Tampoco sus habitantes se llaman ya sujetos de obediencia, sino sujetos de rendimientos”

En esta sociedad del rendimiento “el hombre contemporáneo ha devenido en una fábrica de sí, hiperactiva, hiperneurótica, que agota cada día su propio ser diluyéndolo en un sin fin de actividades, a la postre, vacías de sentido” (Vazquez Roca, 2017)

Es de suponer que esta sociedad del rendimiento a que Han hace mención es lo que por antonomasia (o quizá por eufemismo) llamamos en las empresas “cultura organizacional, que a su vez se caracteriza a través del comportamiento que solemos llamar “meritocracia”(**). De aquí el tipo de “cultura” que en muchas empresas se impulsa, donde el objetivo principal parte del rendimiento de la empresa más que del bienestar de sus empleados. 

Una empresa, por definición es una “unidad de organización dedicada a actividades industriales, mercantiles o de prestación de servicios con fines lucrativos” (RAE, 2018) pero hemos llegado a un punto en que vivimos en una sociedad al borde (si no es que ya lo estamos) de un embotamiento por nuestra desmedida obsesión por el rendimiento y la ganancia. Max Weber (1901) criticaba que “la ganancia no es un medio para la satisfacción de necesidades vitales materiales del hombre, sino que más bien este debe adquirir por qué tal es el fin de su vida. El empresario que de modo permanente actúa contra estas normas es eliminado indefectiblemente de la lucha económica; del mismo modo, el trabajador que no sabe cuando puede adaptarse a ellas, es arrojado a la calle para engrosar las filas de los sin trabajo”


El diario The New York Times publicó (Marzo, 2019) un artículo en el cual se menciona que “EUA consume un tercio de los opiáceos del mundo, pero un quinto de los estadounidenses todavía dice que sufre de dolor crónico” ¿Qué significa esto? Significa que cómo sociedad estamos creciendo más que nunca, existe más riqueza, menos desempleo y menos pobreza que en ningún momento previo de la historia de la humanidad (hablo de pobreza, no de desigualdad) pero somos, con todo y nuestros gimnasios, torres de oficinas, bancos, aviones, grandes centros comerciales y laboratorios, mas infelices que nunca. Nuestra incesante búsqueda de rendimiento, ergo, de resultados nos está conduciendo a un camino que no conocemos y que nunca hemos transitado. 


Suponiendo que exista ¿En qué hemos convertido la felicidad? La hemos convertido ya sea en un autoengaño o en una reorganización de nuestro sistema bioquímico a través de opiáceos... ¿para qué? Para asegurar el rendimiento y por ende los resultados. 

Epílogo.- Finalmente ¿la cultura organizacional de nuestras empresas busca el rendimiento y maximización de utilidades de la empresa o busca el bienestar de sus empleados?

________

(**) La meritocracia o cultura del esfuerzo es aquella en la que el esfuerzo diligente y continuo del empleado le permite aspirar a escalar dentro de la clasificación jerárquica de la empresa.

Foto: Tomada de Internet.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr