Ir al contenido principal

Mi experiencia TED.

馃摵 ¿Te gustar铆a ver mi pl谩tica TEDX? https://youtu.be/76F1zSVArAw
El coraz贸n me lat铆a apresuradamente, las manos me sudaban y ten铆a la boca reseca como si estuviese en medio del desierto. Me encontraba de pie, a un costado del escenario y a pocos minutos de salir al solitario c铆rculo rojo, esperando que finalizara la proyecci贸n de la pl谩tica de Tony Robbins, ¿Por qu茅 hacemos lo que hacemos?. Intercalaba a ratos, y sin mucha cadencia, el peso de mi cuerpo de la pierna derecha a la izquierda; daba peque帽os sorbos al agua mineral con hielo que sosten铆a en un vaso para caf茅, mi respiraci贸n se hac铆a cada vez m谩s corta y acelerada. 

¿Pero c贸mo llegu茅 aqu铆? fue a ra铆z de la lectura del art铆culo de Jorge Ramos, “La mejor pl谩tica de tu vida”, que me propuse el compartir alguna experiencia de vida en uno de los foros TED, y como se帽ala Ramos, “no sab铆a en realidad en lo que me estaba metiendo”. Por muy acostumbrado que uno pueda estar a hablar en p煤blico, TED acrecienta tus nervios, inquietudes y excitaci贸n en una espiral que pareciera no tener fin. 

En este proceso no estuve solo, dos personas me acompa帽aron y ayudaron durante todo el camino. Mi amigo y coach Yhaz Aleman, y Daniela Gonz谩lez, curadora del evento. Yhaz, quien sab铆a de mi inter茅s en participar en un evento como estos me avis贸 de la convocatoria, y posteriormente me ayud贸 a hacerme cargo de mis quiebres previo a la pl谩tica; y Dany, quien con cari帽o, paciencia y much铆sima dedicaci贸n, me ayud贸 a afinar la platica, calmar los nervios, respirar, as铆 como tolerar los olvidos y frustraciones de los que fui presa en los ensayos. No fue un camino sencillo, pero sin la generosidad y bondad de ellos, no lo hubiera logrado.

Segu铆a esperando mi ingreso cuando la voz de Robbins reson贸 en todo el auditorio: “El minuto en el que decides concentrarte en algo, le tienes que dar un significado y cualquiera que sea ese significado, produce una emoci贸n. Una emoci贸n, entonces, crea lo que vamos a hacer, la acci贸n” De pronto las manos dejaron de sudarme, mi coraz贸n se ralentiz贸 y repentinamente el agua mineral, como un b谩lsamo, calm贸 mi sed; una arm贸nica paz me inund贸, una embriagante sensaci贸n de ternura se apoder贸 de m铆, ya sab铆a porque estaba ah铆, y ese saber ten铆a un significado: poder compartir desde mi aprendiz el por qu茅 todos vemos el mundo de una diferente manera…

—A continuaci贸n— mencion贸 con soltura y descaro Alejandro Pujolarranc谩ndome de mis cavilaciones; —d茅mosle una calurosa bienvenida a Rogelio Segovia, quien es esposo, pap谩, hijo, amigo y coach ontol贸gico de vida. Rogelio est谩 convencido que todos podemos transformar nuestro mundo. Disfruta correr maratones, leer, cocinar y comer. Le apasiona crear mundos escribiendo cuentos cortos; y c贸mo a煤n tiene algo de tiempo libre, est谩 estudiando un doctorado en filosof铆a con acentuaci贸n en estudios de la cultura…bienvenido Rogelio— conclu铆a Alejandro al tiempo que, emocionado y con satisfacci贸n, me dirig铆a a la solitaria y circular alfombra roja ubicada al centro del auditorio San Pedro. 

Ep铆logo.- En total gratitud con todo el equipo #TEDxGarzaGarcia por invitarme a vivir y compartir, desde mi aprendiz, esta gran experiencia.

Comentarios

  1. Oiga, ¿Y d贸nde se puede ver la pl谩tica?
    (en twitter @rodionromanov)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no busc贸 en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospech贸 la catrina. Cuan por fin lo encontr贸,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pens贸, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le fall贸, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revis贸, no est谩 citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurri贸 al viejo truco, se le ocurri贸 de volada Corramos el marat贸n, que ser谩 en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Ep铆logo.-   ¿Qu茅 es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu coraz贸n a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avi贸n; es m谩s, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a alg煤n lado. Y sin embargo este viaje es m谩s complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jon谩s que exclam贸 a los asustadizos marineros de la atribulada embarcaci贸n que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decid铆 dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus d铆as y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formaci贸n y certificaci贸n de coaching ontol贸gico con Julio Olalla (newfield network) a trav茅s de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

馃煝 Versi贸n comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo hab铆a recomendado por primera vez, y hac铆a ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electr贸nico? —En papel, definitivamente —me respondi贸 sin mayor explicaci贸n. Poco despu茅s un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leer茅» pens茅. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de M茅xico decidimos pasar la ma帽ana en Coyoac谩n, y mientras nos dirig铆amos caminando a paso cansino al arbolado Jard铆n Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librer铆a Gandhi y mi hija Sof铆a me pidi贸 comprarle un libr