Ir al contenido principal

De las calabazas que se van acomodando en la carreta.

“Andando la carreta se acomodan las calabazas”

Dicho popular.

Este sábado pasado leí en la edición semanal internacional de “The New York Times” un articulo referente a la absurda velocidad y saturación académica con que los padres educan a sus hijos en el distrito escolar del centro de Nueva Jersey (“Pasión o presión: ¿qué produce un genio”). 

Una madre resumía esta problemática citando una preocupación de su hijo cuando cursaba cuarto año “No voy a lograr ser nada porque no tengo nada que poner en mi curriculum”. De acuerdo con el artículo todo este aluvión de tareas, clases, ensayos musicales y prácticas deportivas van dirigidas a llamar la atención de universidades importantes.

Y entonces es aquí donde entramos en caminos fangosos: La regla de las 10,000 horas. Malcolm Gladwell en su libro “Outliers” aborda aspectos de la cultura, familia y factores en que se han criado diversas personas que han alcanzado el éxito empresarial, deportivo o artístico; centrando el factor de éxito de los personajes analizados en haber acumulado 10,000 horas de practica en su disciplina.

Incluso Gladwell analiza la vida de Mozart, quien comenzó a componer a los 7 años; pero debemos resaltar que Mozart “expresó un interés en la música antes de tomar clases” (A. Grant “Originals”)

Y quizá aquí es donde debemos empezar a frenar los caballos descontrolados de los currículos impolutos. ¿En que momento obligamos a los niños de 6 años a dejar de disfrutar la vida?; empezamos a ser una sociedad con fuertes problemas de salud mental, violenta, intolerable y sujeta a fuertes presiones de estrés.

Pero, si partimos del hecho que los padres de los grandes músicos, artistas y atletas “no soñaron con criar a superestrellas, ni impulsaron a sus hijos a escribir mucho” (“Pasión o presión”); entonces debemos iniciar por volver a permitir a nuestros niños ser creativos y originales.

Incluso ocasionalmente podemos hacernos de la “vista gorda” ante sus tretas para estudiar lo menos posible; desarrollemos en ellos la inteligencia con paciencia, con tolerancia y sobre todo con perseverancia. Dejemos que se frustren, que lloren por objetivos no alcanzados y que vuelvan a luchar y caer, luchar y ganar por 10,000 horas.

Después el camino será de ellos.

Epílogo.- Si quieres que tu hijo aporte ideas originales al mundo, necesitas dejarlo seguir sus pasiones, no ls tuyas" A. Grant.

Comentarios

  1. Creo que debemos dejar que los niños sean niños... pueden desarrollar indirectamente muchas habilidades y competencias en sus actividades del día a día... resiliencia en el armado de rompecabezas... trabajo en equipo en los deportes... negociación si le toca compartir cuarto con el hermano... en fin... lets enjoy life...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr