Ir al contenido principal

El poder de las conversaciones

Estamos regresando, otra vez, nuestra atención a las conversaciones. Vivimos en un mundo digital en el cual nos es más fácil mandar un correo electrónico, un WhatsApp, o en el mejor de los casos un mensaje de voz, antes que tener una conversación frente a frente con otra persona. 

Hoy en día nos escudamos en el factor de productividad: “Me es más eficiente comunicarme a través de herramientas tecnológicas”; “Al mandar un correo dejo constancia de los acuerdos”; “Si mando una nota de voz, no invado el tiempo de la otra persona, y así podrá escucharlo cuando tenga oportunidad”.

No solo rehuimos a conversar a la vieja usanza, es decir, frente a frente, viendo a la otra persona a los ojos y observando sus gestos, reacciones y emociones; sino que también desconfiamos de las otras personas y por eso tenemos que dejar constancia de lo que hacemos.

Y no, no se trata tampoco de negar los beneficios que las herramientas tecnológicas han hecho en nuestro día a día, tanto en nuestras dinámicas personales como en las laborales, pero hemos de utilizarlas como lo que son, una herramienta para conectar con otras personas, con otros seres humanos.

Muchas veces solemos olvidar algo que es importante en toda organización: Somos seres humanos trabajando con seres humanos. 

Una organización o empresa podemos definirla de dos maneras, la legal y la humana. Desde una perspectiva laboral, la empresa no es más que una ficción jurídica de carácter económico, esto es, un acta constitutiva, máquinas, instalaciones y fierros para generar capital económico. La definición humana, la que nos interesa, dice que una empresa es una red de conversaciones compartidas, o dicho de una manera mucho más sencilla, somos personas conversando con personas.

Siendo así de importante el comunicarnos, ¿por qué estamos perdiendo nuestra capacidad de conversar asertivamente? Una conversación asertiva es aquella donde cualquiera de nosotros, como personas, podemos expresar de manera clara y segura nuestros pensamientos, sentimientos y necesidades al tiempo que respetamos y confiamos en la otra persona. Esto nos ayuda a conseguir acuerdos satisfactorios para los involucrados en la conversación.

Las conversaciones que hacemos frente a frente, cara a cara, y de manera asertiva, nos ayudan a fomentar la confianza, crecer como personas, cómo líderes, como equipo de trabajo de alto desempeño y a conseguir nuestros objetivos como empresa. 

Ahora, para llevar a cabo de manera efectiva una conversación asertiva debemos conocer (y poner en práctica) sus elementos. Veamos: 

  1. Confianza: La confianza en ambientes laborales es la creencia y seguridad que los colaboradores tienen en que sus colegas, líderes y compañeros de trabajo cumplirán con sus promesas, y actuarán de manera ética, justa y honesta.
  2. Comunicación: En nuestras conversaciones, las cuales como ya vimos deben partir de la confianza, seremos claros al explicar lo que necesitamos, tomaremos nuestro tiempo en escuchar genuinamente a la otra persona respetando su punto de vista y buscaremos llegar a acuerdos.
  3. Respeto: Siempre debemos recordar que yo tengo mis emociones, mis miedos, mis sueños y mis anhelos y, ¿sabes qué? Que la otra persona… ¡También tiene los suyos! Y lo mejor de todo es que son tan válidos como los míos. 
  4. Responsabilidad: En nuestras vidas conversamos para llegar a acuerdos. En ambientes personales: “Vamos al cine”; “Yo paso por los niños saliendo del trabajo”; “El fin de semana vamos a casa de tus papás”; o en ambientes laborales: “Te entrego el reporte el miércoles”; “Yo me encargo de cubrir el turno de mi compañero”; “El producto será con la calidad a la que me estoy comprometiendo”

Entonces, si conversamos para llegar a acuerdos, ¡Debemos cumplir con lo que nos comprometemos! No hace falta enviar un correo electrónico o firmar un papel. Somos personas, seres humanos, que confiamos unos en otros.

Hacernos cargo. ¿Habrá ocasiones en las que no podamos cumplir las cosas con las que nos comprometimos? Por supuesto que sí. ¿En ocasiones la otra persona no cumplirá con su promesa? También sucederá algunas veces, no olvidemos que somos humanos y a veces nos equivocamos.

¿Qué hacer ante tal situación? Hacernos cargo para restaurar la confianza. ¿Fallé o voy a quedar mal en algo? Debo hablarlo con la otra persona, reconocer mi falla y hacerme responsable. O por el otro lado, ¿alguien me quedó mal o no cumplió de acuerdo a lo que se comprometió? Debo buscar a la otra persona, hacerle ver mi inconformidad, y juntos buscar la mejor solución. 

¡De eso se trata conversar! Tú, ¿Ya estás conversando de manera asertiva?

Epílogo.- Fue a Humberto Maturana, en el 2019, a quién le escuché una de las mejores reflexiones del conversar (lenguajear, le llamaba él): “El lenguaje es lo que nos diferencia como seres humanos. Vivimos en el lenguajear. Cuando surge el lenguajear, surge el humano ¿Por qué lenguajear y no lenguaje? Lo sustantivo oculta verbos, oculta hacerse, mientras que lenguajear es lo que define las interacciones de nosotros entre nosotros”

_____

Suscríbete a nuestro Newsletter semanal, un espacio donde te compartimos historias para conectar, experiencias para aprender, y vivencias para inspirar📍https://bit.ly/3BSriyd


Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p