Ir al contenido principal

¿Cuántas historias alcanzas a ver en esta imagen?

The Intern (2015), película que en México se llamó Pasante de Moda, es una película de Nancy Meyers (Warner Bros) protagonizada por Robert De Niro y Anne Hathaway. La película gira en torno a los problemas y amistad que surge entre Jules Osten (Hathaway) y Ben Whittaker (De Niro). Ellos se conocen en About the Fit, la empresa de ropa que dirige Jules y de la cual es fundadora.

A pesar de ser una película de hace poco más de 8 años, su temática laboral sigue igual de vigente hoy en día y nos obsequia algunos ejemplos de los procesos de gestión de talento y construcción de equipos de alto desempeño.

Identifiquemos algunas historias con tan solo ver la imagen de Osten y Whittaker.

1) Edadismo: Ben Whittaker, de 70 años, intentando alargar su vida laboral por temas de bienestar emocional (salud ocupacional, soledad, falta de productividad).

2) Obsolescencia laboral: El mismo Whittaker tratando de adquirir nuevas habilidades (upskilling) tecnológicas.

—Aún tengo música por dentro —Expresa Ben en su video de entrevista para la posición de pasante en About the Fit, una plataforma digital dedicado al mundo de la moda.

3) Emprendimiento: Jules Osten intentando hacer una transición en su startup About the Fit; Convertirla de empresa emergente a empresa formal en crecimiento, y ella, de emprendedora a CEO con visión y estrategia (y evitar lo que les pasó a los fundadores de otras startups en la vida real como lo son Quibi, Uber y WeWork por mencionar algunos).

4) Plan Individual de Desarrollo: Osten y otros personajes empiezan a llevar a cabo, intuitivamente y a veces al azar, un plan de desarrollo, teniendo experiencias críticas (70 %) y mentoría (20 %) del propio Whittaker.

5) Balance Vida - Trabajo: Por definición, Jules Osten representa todo lo que no es balance vida-trabajo. Come mal, se alimenta mal, no tiene tiempo para ella, y menos para su familia.

6) Equipo de alto desempeño: Una vez que Osten y Whittaker se entienden y aceptan sus fortalezas y debilidades (o dicho de otra forma, se legitiman el uno al otro) crean un equipo de alto desempeño más allá de sus creencias o valores personales. Tienen un objetivo en común.

Ben: —Estoy aquí para aprender de tu mundo y para ayudar así que...
Jules: —Ok, entonces sufrirás conmigo.
Ben: —Genial, estoy emocionado.

7) Disciplina: Ben Whittaker nos da el mejor ejemplo de la receta de la palabra “éxito”: Método y constancia. Una rutina exitosa puede llegar a ser un poco rigurosa pero nada imposible.

8) Toma de decisiones efectivas y pasión por lo que haces: Así como no podemos tomar como referencia a Osten como ejemplo de balance de vida, debemos resaltar, y en mayúsculas, la pasión y efectividad en la toma de decisiones de la fundadora de About the Fit.

9) No-Cultura: Si aún no me crees que la cultura organizacional no existe, solo echa nuevamente un vistazo a la película. Personas de diferentes contextos, con diferentes creencias, valores y formas de actuar, consiguen alinear sus habilidades y competencias, bajo un marco normativo, para lograr los objetivos que se proponen.

Insisto, a pesar de ser una película con algunos años a cuesta, y creada en un entorno prepandemia y pre-ChatGPT, no deja de ser una importante fuente de ejemplos de gestión de liderazgo.

Por cierto, ¿alcanzas a ver alguna historia adicional.

Epílogo.— En muchas de mis clases pido a mis alumnos que vean la película (o que la vuelvan a ver, pero con otros ojos) para descubrir más historias de gestión de talento, diversidad e inclusión, estrategia y dirección de negocios.

_____

Suscríbete a nuestro Newsletter semanal, un espacio donde te compartimos historias para conectar, experiencias para aprender, y vivencias para inspirar📍https://bit.ly/3BSriyd

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qué debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qué son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva académica; una publica como política de gobierno; o, desde una clasificación gubernamental-estadística para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qué son las humanidades?; señala que estas “son como la noción de "tiempo" en San Agustín: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vacías” pero también apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definición de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qué es "ser", nos mantenemos en cierta comprensión del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayoría de las definiciones se centran en las ra