Ir al contenido principal

Tres desafíos para los jóvenes profesionistas

🟢 Publicado originalmente en el periódico El Financiero - Bloomberg

Hace un par de días un amigo me hizo la siguiente pregunta, ¿cuáles son las tres cosas más importantes con las que están batallando los profesionistas jóvenes en cuestión de carrera profesional? 

En varias ocasiones intenté formular y enviarle mi respuesta, pero son tantas las preguntas que surgen al respecto, y los retos que hoy en día tienen los jóvenes en temas laborales, que me resulto difícil hacer una discriminación positiva de temas, por enumerar algunas: ¿título es igual a trabajo para toda la vida?, ¿hay que seguir estudiando toda la vida?, ¿cómo pueden ayudar las empresas y sus líderes?

Después de reflexionar unos días, comparto acá la respuesta que di a mi amigo.

1) Tecnología: Una de las mayores falacias (o inexactitudes) que nos hemos contado es que la tecnología es el futuro del trabajo. La tecnología, desde la revolución industrial (hace poco más de 260 años), ha sido parte inherente del futuro del trabajo y ha representado desafíos importantes para cada época. 

Los retos actuales en este campo son dos: primero, la tecnología (como la Inteligencia Artificial) por primera vez en la historia está tomando decisiones por los humanos. Esto nos plantea importantes retos éticos y morales asociados con la calidad de dichas decisiones (no olvidemos que se pueden potencializar los sesgos humanos). ¿Someter a un paciente a una operación derivada del diagnóstico de la IA?, ¿otorgar libertad bajo fianza al sospechoso de un delito? Hoy en día ya se ha comprobado los retos inherentes de dejar dichas decisiones a las máquinas. Y segundo, no olvidemos que la IA son algoritmos programados por humanos, con los juicios y sesgos inherentes a las personas.

2) Obsolescencia: Hasta hace unos años, al terminar los estudios de contabilidad, leyes, o piloto de aviones de guerra, podías asegurar toda una vida laboral en dicha profesión. En la actualidad la obsolescencia laboral, esto es, la pérdida de competitividad dentro del mercado laboral, es una seria amenaza. 

La obsolescencia laboral se presenta por diversos factores, uno de los principales es por el tecnológico, pero no es el único. Cambios en el empleo o industria, falta de actualización en tu campo, poca experiencia (hacer lo mismo mucho tiempo es solamente antigüedad), y carencia de especialización son otros factores importantes a tomar en cuenta. Entre mayor sea el nivel de educación y especialización de una persona, mayor es el riesgo de obsolescencia de sus habilidades laborales.

3) Desigualdad Social: Por extraño que parezca, en una época en la que la educación se ha democratizado y vuelto más accesible, los jóvenes están teniendo problemas para encontrar empleos bien pagados, con seguridad psicológica y que les permita al jubilarse, tener servicios médicos y una pensión digna. Esto está ahondando las desigualdades sociales e incrementando la incertidumbre laboral.

Como podemos ver, los retos que enfrentan los estudiantes universitarios y recién egresados son no solamente importantes, sino muy inciertos y cambiantes. Hoy se pueden preguntar, ¿debo confiar en que la tecnología tome una decisión por mí?; ¿de qué me sirvió estudiar tantos años si estoy a nada de volverme laboralmente obsoleto?, ¿tendré movilidad social y económica en mi vida?

No todo es tan malo como podría parecer. La IA seguirá evolucionando y tomando decisiones de mayor calidad que ayudará a evolucionar los roles laborales y a que los trabajadores humanos sean más efectivos. Esto redundará en aumento de los salarios, impulso de la economía, consumo y un mayor movilidad social; pero las empresas, desde una perspectiva de liderazgo consciente, deben enfocarse en tres temas: (i) aumentar la inversión en las capacidades digitales de las personas, (ii) garantizar un “salario vital adecuado”, e (iii) incrementar la inversión en trabajo decente y sostenible.

Epílogo.- Mientras reflexionaba sobre este tema di con una frase que resume lo que hemos platicado: “La IA no va a reemplazarte. Una persona que utiliza la IA es quién lo hará”. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p