Ir al contenido principal

¿Quieres ser CEO?

Ya en alguna ocasión habíamos conversado acerca de cuál es el mejor camino para convertirse en director general o CEO de una empresa (El Financiero, Rogelio Segovia, ¿Cómo convertirse en CEO?, junio 19, 2020). 

En aquel entonces partíamos de la pregunta ¿cuál debe ser mi ruta de carrera para llegar a una posición de alta dirección y cómo puedo convertirme en CEO?, y tratamos de destruir los cuatro mitos más comunes en este tema.

  • Mito 1: La mayoría de los CEO llegaron a ser parte del equipo de liderazgo en los primeros años de su carrera.
  • Mito 2: Debes graduarte de una universidad de élite. 
  • Mito 3: Para ser CEO requieres un currículum impoluto o impecable.
  • Mito 4: Debes hacer una larga carrera dentro de una misma empresa.

A la vuelta de casi tres años, al menos 3 de los cuatro mitos mencionados siguen muy vigentes. Hoy en día yo le agregaría un quinto mito: "Todos los empleados quieren llegar a ser CEO".

No tengo una respuesta del todo clara a esa hipótesis, pero podemos especular (si todo mundo lo hace, porque nosotros no lo haríamos). A bote pronto creo que ya no todo el mundo aspira a ser CEO de una organización. Las respuestas son muchas, pero puntualizo dos de ellas: 

  1. Dinero. El dinero no lo es todo, una vez cubiertos ciertos aspectos de nuestras vidas (un poco más allá de los elementales) está comprobado que los mayores ingresos NO hacen que las personas sean más felices (No lo digo yo, lo dicen Daniel Kahneman y un grupo de investigadores en: Income and emotional well-being: A conflict resolved, 2023), esto es porqué la felicidad aumenta constantemente con los ingresos hasta un umbral determinado y luego se estabiliza. ¿Puede el dinero comprar la felicidad?
  2. Bienestar. Las personas están ansiosas de tener bienestar y balance en sus vidas. De tener tiempo para ellos y sus familias. ¿Sabes cuál es hoy en día la película furor de Netflix? La historia de la vida de un hombre adicto al trabajo. “Ya era hora”, película italiana de comedia y drama fantástico, es un proyecto que cuenta una historia sencilla, pero muy poderosa: el tiempo se pasa ‘volando’ y corremos el riesgo de no disfrutar lo verdaderamente importante.

Entonces, ¿quieres ser CEO? Si tu respuesta es afirmativa es necesario que definas tu plan de vida y carrera, que conozcas los costos y beneficios (familiares, económicos, sociales) de llegar a una posición de liderazgo, y que en consecuencia, tomes (y te responsabilices de) tu decisión.

Por dónde empezar, acá te comparto una preguntas para qué puedas empezar a planear tu camino de CEO (McKinsey, Stepping up: Becoming a high-potential CEO candidate, 2023)

  1. ¿Por qué quiero ser CEO?
  2. Lo que significaría ser elegido como CEO
  3. Lo que significaría NO ser elegido como CEO
  4. ¿Cómo agregaré valor como CEO?
  5. ¿Cómo me sentiré como CEO?
  6. ¿Cómo actuaré como CEO?

… y yo agregaría dos, (la ultimada tomada del libro De qué te arrepentirás antes de morir de Bronnie Ware):

  1. ¿Qué tengo que sacrificar para llegar a ser CEO?
  2. ¿De qué me arrepentiré antes de morir?, ¿Te lamentarás amargamente por lo que pudo haber sido y nunca fue o celebrarás haber llevado una vida plena y satisfactoria?

Epílogo.- Por cierto, ¿Cómo impactará el uso de tecnologías de Inteligencia Artificial como ChatGPT en áreas de Recursos Humanos? Angela Gómez Aiza, presidenta de SAP México explicó durante el evento HR Connect que el uso de Inteligencia Artificial (IA) tiene el poder de mejorar la relación entre los líderes, expertos en Recursos Humanos y colaboradores (MIT Sloan Review México). Por su parte, ante la misma pregunta ChatGPT responde lo siguiente: En general, la IA tiene el potencial de transformar las áreas de Recursos Humanos al permitir a las empresas tomar decisiones más informadas y justas en el reclutamiento y la administración de su personal (ChatGPT Mar 14 Version).

_____

Suscríbete a nuestro Newsletter semanal, un espacio donde te compartimos historias para conectar, experiencias para aprender, y vivencias para inspirar📍https://bit.ly/3BSriyd

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qué debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qué son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva académica; una publica como política de gobierno; o, desde una clasificación gubernamental-estadística para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qué son las humanidades?; señala que estas “son como la noción de "tiempo" en San Agustín: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vacías” pero también apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definición de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qué es "ser", nos mantenemos en cierta comprensión del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayoría de las definiciones se centran en las ra