Ir al contenido principal

Inversi贸n extranjera para promover mejores empleos

馃煝 Publicado originalmente en el peri贸dico El Financiero - Bloomberg

La semana pasada convers茅 con la ex Secretaria de Econom铆a Federal Tatiana Clouthier en el Podcast Caf茅, Notas y Conversaciones de Human Leader. El enfoque de nuestra conversaci贸n fue c贸mo crear desarrollo social, econ贸mico y por ende empleabilidad a trav茅s de la Inversi贸n Extranjera (IED). Sabemos que la IED tiene el potencial de detonar la creaci贸n de nuevos empleos, la innovaci贸n tecnol贸gica y una mayor integraci贸n con el comercio internacional, adem谩s de abrir las puertas para un entorno econ贸mico m谩s competitivo.

Existen mitos y realidades detr谩s de este tema. Somos un pa铆s con cierta animadversi贸n al capital que viene de allende las fronteras; apenas tenemos unos treinta a帽os de apertura econ贸mica y esto no fue por una decisi贸n de pol铆tica p煤blica, fue m谩s bien por mera necesidad. Hasta la d茅cada de los a帽os 80, M茅xico ten铆a una pol铆tica econ贸mica basada en la sustituci贸n de importaciones, esto es, se intentaba producir los bienes, productos y servicios que el pa铆s requer铆a. Con esto, se dec铆a en aquellos a帽os, se reducir铆a la dependencia de importaciones y mejorar铆a la vida de los mexicanos. 

La realidad no fue as铆, ten铆amos productos caros, de mala calidad y pocas opciones, y las que hab铆a eran escasas. A principios de los a帽os 80 el pa铆s entr贸 en una crisis econ贸mica y fiscal que hizo que clamaremos por ayuda al extranjero, en especial al Fondo Monetario Internacional. A cambio, M茅xico se oblig贸 a implementar reformas econ贸micas y abrirse a la inversi贸n extranjera.

Los a帽os 80´s, previo a la apertura de M茅xico a la IED, el pa铆s experiment贸, como mencionamos, una de sus peores crisis econ贸micas. Corrupci贸n, una concentraci贸n del poder econ贸mico a trav茅s de empresas paraestatales y un exceso de gasto p煤blico aunado a una ca铆da de los precios internacionales del petr贸leo, fueron la tormenta perfecta para declarar aquellos a帽os como la d茅cada perdida. M茅xico tuvo que disminuir fuertemente el gasto p煤blico, lo que impact贸 en una fuerte devaluaci贸n, aumento de la inflaci贸n y desempleo o empleo mal pagado.

Para dimensionar el impacto de esta crisis, consideremos que en 1940 llegaron a existir 36 empresas paraestatales; en 1970 unas 272, y para 1982 un gran total de 1,155. Para mediados de los a帽os 90 M茅xico ten铆a solamente 185 empresas, de las cuales 72 eran organismos descentralizados, 91 empresas de participaci贸n estatal mayoritaria y 22 fideicomisos p煤blicos (Carlos Marichal, Auge y decadencia de las empresas estatales en M茅xico, 2003).

En aquellos a帽os no hab铆a suficiente empleo, ni vivienda, ni cr茅ditos al consumo, no se pod铆an comprar d贸lares, se dispar贸 la brecha entre ricos y pobres, y hubo un fuerte aumento en la pobreza y la desigualdad. La sensaci贸n de quienes vivieron y trabajaron en aquellos a帽os era de una desesperanza y frustraci贸n.

El gobierno tuvo que implementar pol铆ticas de apertura econ贸mica, creaci贸n de nuevas leyes, y eliminaci贸n de barreras comerciales. Desde entonces, M茅xico, por su cercan铆a con los Estados Unidos, su apertura econ贸mica y relativa seguridad comercial, se convirti贸 en un destino atractivo para la IED, especialmente en el sector manufacturero, automotriz y de tecnolog铆a.

La Inversi贸n Extranjera vino a cambiar muchas cosas, la llegada de capital, tecnolog铆a y conocimientos impuls贸 la creaci贸n de nuevas carreras profesionales y carreras t茅cnicas, lo que implic贸 la apertura de universidades p煤blicas y privadas en todo el pa铆s y por ende mayor acceso a educaci贸n a un mayor n煤mero de personas. La llegada de empresas tambi茅n demand贸 mayor empleo, lo que impuls贸 los salarios y la movilidad econ贸mica. Esto ayud贸 a generar una importante reducci贸n en la pobreza. La IED ha dado al pa铆s un nuevo rostro. Tan solo en 2022 llegaron a M茅xico m谩s de 35,200 millones de d贸lares y este 2023 se estima que se reciba poco m谩s de 42,000 millones de d贸lares. 

Es cierto, a煤n existen retos y la IED no es la panacea y no va a resolver nuestros problemas. Lo que hace 30 a帽os, con la manufactura, fue un b谩lsamo de empleabilidad y movilidad social, se ha convertido en un reto. En el mundo de hoy la maquila se asocia con bajos salarios y malas condiciones laborales, adem谩s de que no fomenta la investigaci贸n y ni el desarrollo para la generaci贸n de nuevas patentes; pero no por esto debemos volver al pasado, es un camino que ya transitamos.

¿Qu茅 necesitamos hacer universidades, organizaciones, gobierno y ciudadanos? El reto es atraer IED que requiera mayor capital intelectual, genere mejores salarios e impulse y desarrolle el capital y la industria nacional. Pero para esto hay que crear infraestructura urbana, de movilidad, y educativa. ¿Qu茅 es primero, el huevo o la gallina?

Ep铆logo.- Cuando nos ponemos la cachucha de empleados, nos quejamos del jefe y de la empresa. Cuando usamos la cachucha del ciudadano, la culpa es del gobierno y de los pol铆ticos. Y cuando nos calzamos la cachucha de vecino, la culpa es de la mesa directiva o de mi vecino. En fin, nosotros nunca somos responsables de nada.

Comentarios

  1. La inversi贸n extranjera en vivienda e infraestructura comercial y log铆stica impulsa el crecimiento econ贸mico, genera empleo y mejora la calidad de vida. Fortalece la competitividad global y fomenta la prosperidad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de 煤ltima espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirti贸 de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tom贸 con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escane贸 el primero y levant贸 el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisi贸n me sonri贸 al tiempo que apuntaba —Bienvenido Se帽or Segovia— Recorr铆 de forma r谩pida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversi贸n y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avi贸n y confirmar que ten铆a un flamante, nuevo (y vac铆o -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposici贸n. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu coraz贸n a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avi贸n; es m谩s, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a alg煤n lado. Y sin embargo este viaje es m谩s complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jon谩s que exclam贸 a los asustadizos marineros de la atribulada embarcaci贸n que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decid铆 dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus d铆as y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formaci贸n y certificaci贸n de coaching ontol贸gico con Julio Olalla (newfield network) a trav茅s de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qu茅 debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qu茅 son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva acad茅mica; una publica como pol铆tica de gobierno; o, desde una clasificaci贸n gubernamental-estad铆stica para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qu茅 son las humanidades?; se帽ala que estas “son como la noci贸n de "tiempo" en San Agust铆n: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vac铆as” pero tambi茅n apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definici贸n de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qu茅 es "ser", nos mantenemos en cierta comprensi贸n del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayor铆a de las definiciones se centran en las ra