Ir al contenido principal

¿Cómo construir un mejor lugar de trabajo?

 

🟢 Publicado originalmente en en la revista PLAYERS of Life Monterrey

Vivimos intensos momentos de transformación. Desde sociales, estructurales y organizacionales hasta políticos y tecnológicos. Todos ellos tienen en común un elemento: las personas. Hoy en día uno de los principales enfoques de los gobiernos y de las corporaciones es asegurar el bienestar de sus integrantes. Esto es, garantizar la seguridad física, emocional y cognitiva de sus miembros.

En las organizaciones hablamos de seguridad psicológica, esto es, espacios en los cuales las personas nos podamos sentir vistos y apreciados, respetados y valorados. Esto, a su vez, representa un beneficio tangible para las empresas que impacta en el compromiso, productividad, retención y felicidad del equipo.

¿Cómo podemos construir mejores lugares de trabajo asegurando el bienestar y seguridad de los empleados? Antes de responder esta pregunta, vale la pena detenernos un momento y reflexionar en un aspecto muy importante. En estos tiempos, cuando hablamos de espacios o lugares de trabajo, no nos estamos refiriendo a lugares físicos determinados. Hoy, el lugar de trabajo se caracteriza de manera más profunda, abstracta y compleja. Todavía hasta hace pocos años al hablar de lugar de trabajo nos imaginábamos cubículos perfectamente alineados de paredes grises y colaboradores aislados de su entorno. Después esto se transformó en espacios colaborativos que ofrecían flexibilidad, comodidad y apertura, permitiendo a los colaboradores un gran nivel de conexión entre ellos… Cuando todos estábamos de manera presencial.

En la actualidad esto es anacrónico. Es cierto que muchos y muy variados puestos de trabajo se siguen desempeñando de manera presencial, pero muchos otros se hacen de manera híbrida e incluso totalmente remota. De acuerdo a Gallup (2022) en Estados Unidos las personas trabajan de la siguiente manera: un 29% exclusivamente remoto, un 22% de manera presencial; y un 49% de manera híbrida (de un 32% en 2019 y todo apunta a que esta tendencia seguirá creciendo). 


Y esto no es todo, la manera en la que las personas están trabajando pudiera no ser muy relevante. Incluso, el que seis de cada 10 empleados quieren un arreglo de trabajo híbrido de acuerdo al mismo estudio, tampoco es tan relevante. Lo verdaderamente importante en cómo poder construir un mejor lugar de trabajo es el hecho de que tan solo el 21% de los empleados se siente comprometido con su empresa, el 19% está abiertamente desconectado y el resto, esto es un 60% aproximadamente está en una especie de renuncia silenciosa (a.k.a. El arte de no tomarse el trabajo demasiado en serio) (Gallup, 2022)

Independientemente de que el trabajo sea híbrido, presencial o remoto ¿por dónde empezamos a construir un mejor lugar de trabajo? Es una pregunta compleja, y por ende la respuesta para nada es sencilla, pero podemos empezar por lo siguiente, que por cierto tampoco es nada nuevo, pero siempre muy actuales: 

  1. Fomenta ambientes de felicidad, equilibrio y respeto. Esto no se compra ni se implementa, se construye a través de los comportamientos cotidianos de los líderes de la organización. ¿Qué tanto reconoces y retroalimentas a tus colaboradores?
  2. Trabaja por objetivos. ¿Semana de cuatro días?, o de tres, o de seis; da lo mismo. El secreto es trabajar por objetivos, no por horas.
  3. Confianza. Lo repito con insistencia, pero… en el trabajo no somos una gran familia, somos un grupo de profesionistas con un objetivo en común, y la única forma de lograr los objetivos es a partir de la confianza (si confío en ti, pero….)
  4. Escucha, escucha y escucha. Pero no para responder, no es un examen. Escucha con reverencia ¡para actuar! Lo que no se mide no se puede mejorar, pero si mides, ¡retroalimenta y actúa en consecuencia!

Epílogo.- Recuerda siempre confirmar que la cultura de tu organización incluya a los empleados que trabajan de manera híbrida y remota o esto tan solo será un maquillaje a la medida… Que se terminará deslavando.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p