Ir al contenido principal

Con su bolso de piel marrón y sus zapatos de tacón

La semana pasada escuché la canción Penélope escrita por Joan Manuel Serrat y musicalizada por Augusto Algueró en 1969. Y mientras los versos y estrofas de la canción se sucedían unos a otros y yo la imaginaba a ella sentada, muy derechita, con su bolso de piel marrón, sus zapatos de tacón y su vestido de domingo hubo una parte de letra, que he escuchado cualquier cantidad de veces, que llamó especialmente mi atención; el momento en el que él, el caminante, regresa.

—Penélope, regresé —le dice el caminante.

Ella, con los ojos llenitos de ayer, voltea y lo ve con detenimiento. Después de un breve, pero espeso silencio que al caminante le parecieron largas horas, ella le sonríe y le responde con calma y amabilidad —Tú no eres quien yo espero —e inmediatamente después, ella, Penélope, voltea nuevamente a ver el andén de llegadas para observar uno tras otro, y con detenimiento, a los viajeros que descienden del tren.

La canción está inspirada en el mito de Ulises, rey de Ítaca, quien después de salir victorioso de la guerra de Troya inicia el regreso a su hogar, Ítaca, para reencontrarse con su esposa Penélope y su hijo Telémaco. Y aunque Ulises, después de diez años de guerra y diez años de su viaje de vuelta consigue llegar a su tierra y reencontrarse felizmente con su esposa, la Penélope de Serrat no tiene este final feliz.


Hoy, está por demás decirlo, vivimos un mundo laboral distinto al de hace algunos pocos años en el sentido de que las personas cada vez permanecen menos en las organizaciones. El cambio es constante. Las personas buscan nuevas experiencias críticas, nuevos retos, y nuevos aprendizajes, pero ¿esto nos está haciendo más felices? No del todo, o no a todos. No es un tema de dinero y tampoco es de felicidad. Quizá más bien se trate de bienestar, de sentirse productivo y apreciado. Se trata de estar en paz con uno mismo.

Pero hoy en día veo y escucho a personas que no están encontrando esa paz. En la búsqueda desenfrenada de altos niveles de excitación laboral llega un momento en el que las personas hacen un alto en el camino y descubren que les falta algo. No un pasado específico, a veces tan solo un sentido de pertenencia. Y entonces, llega la inmovilidad de Penélope. Ya no pasa el tiempo y el espacio es siempre el mismo, sus ojos se pierden en el ayer y no conocen ningún cambio.

Y cuando llegan nuevas oportunidades, el caminante, lo dejan pasar. —Tú no eres quién yo espero —dicen al tiempo que inventan motivos “esta empresa no me gusta”, “esta es una cultura asfixiante”, “las personas no son agradables” “mi nuevo jefe es insoportable”.

Para estas personas, cualquier tiempo pasado, como la Penélope de Serrat, fue mejor… o eso se dicen a sí mismos al tiempo que se quedan ancladas tejiendo sueños en sus mentes.

Tu... ¿sigues laboralmente anclado en el pasado?

Epílogo.- Calma Chicha. Con más de medio millón de trabajos creados en EUA este mes de julio y con la tasa de desempleo (3.5%) está en su punto más bajo en medio siglo ¿Por qué se dice que aquel país está en crisis? Nuestra generación, (y las anteriores) hemos entendido la crisis como aquella situación en que las empresas no quieren contratar empleados y los consumidores no quieren gastar. En esta nueva versión de crisis los empleadores quieren contratar, pero no pueden encontrar trabajadores para cubrir los puestos vacantes; y los consumidores quieren gastar, pero no pueden encontrar los productos.

---𝚁𝚘𝚐𝚎𝚕𝚒𝚘 𝚂𝚎𝚐𝚘𝚟𝚒𝚊, 𝙳𝚘𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚎𝚗 𝙵𝚒𝚕𝚘𝚜𝚘𝚏í𝚊 𝚌𝚘𝚗 𝙰𝚌𝚎𝚗𝚝𝚞𝚊𝚌𝚒ó𝚗 𝚎𝚗 𝙴𝚜𝚝𝚞𝚍𝚒𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚞𝚕𝚝𝚞𝚛𝚊, 𝚎𝚜 𝚏𝚞𝚗𝚍𝚊𝚍𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗 𝙻𝚎𝚊𝚍𝚎𝚛, 𝚂𝚘𝚌𝚒𝚘-𝙳𝚒𝚛𝚎𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝚃𝚑𝚒𝚗𝚔 𝚃𝚊𝚕𝚎𝚗𝚝, 𝙿𝚛𝚘𝚏𝚎𝚜𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙲á𝚝𝚎𝚍𝚛𝚊 𝚍𝚎𝚕 𝙸𝚃𝙴𝚂𝙼 𝚢 𝙿𝚛𝚎𝚜𝚒𝚍𝚎𝚗𝚝𝚎 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚘𝚖𝚒𝚜𝚒ó𝚗 𝚍𝚎 𝚁𝚎𝚌𝚞𝚛𝚜𝚘𝚜 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝙾𝙿𝙰𝚁𝙼𝙴𝚇, 𝙽𝚞𝚎𝚟𝚘 𝙻𝚎ó𝚗---

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr