Ir al contenido principal

Rotación e inflación, ¿es por causa de los salarios bajos?

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts

Una nota de hace unos cuantos días del periódico The Wall Street Journal (Fairless, T. 2022, Marzo 10) que lleva por encabezado 'Top economist warns inflation here to stay --- goodhart sees years of worker shortages' llamó mi atención e hizo que súbitamente detuviera una de mis actividades favoritas: el scrolleo de noticias (la fundación Fundéu BBVA propone que utilicemos el término “deslizar verticalmente” en vez de scroll).

Un destacado economista y ex banquero central del Reino Unido, Charles Goodhart, predijo en marzo del 2020, al tiempo que la mayoría de expertos pronosticaban que la tasa de inflación se dirigía a cero, que la inflación alcanzaría entre el 5% y el 10% en 2021 y se mantendría alta. Goodhart, que estudió historia económica en la Universidad de Harvard y que además de economista cría ovejas en una granja en Devon, Inglaterra, razonó que se estaba produciendo un cambio sísmico en la economía mundial donde los estímulos fiscales de los gobiernos y la eventual recuperación posterior a la pandemia aceleraría la inflación.

La causa subyacente, de acuerdo a este reputado economista de 85 años, es que un muy largo tiempo de mano de obra barata mantuvo durante décadas los precios y los salarios bajos; ahora, se está dando paso a una era de escasez de trabajadores y, por lo tanto, de precios más altos.

El panorama dibujado por Goodhart, que sostiene que la inflación y escasez de trabajadores “permanecerá en ese nivel durante décadas” ha despertado al mismo tiempo preocupación y escepticismo entre expertos y banqueros centrales de todo el mundo... Dejemos, por el momento, la discusión técnica y enfoquémonos en el motivo detrás de este argumento: Una 'mano de obra barata' que se ha mantenido, durante décadas, a nivel mundial.

La teoría de Goodhart sostiene que los cambios demográficos están exprimiendo la fuerza laboral y elevando los precios, y que la baja inflación de la década de loa años 1990 no fue tanto el resultado de políticas astutas de los bancos centrales, sino más bien de la adición de cientos de millones de trabajadores chinos y de Europa del Este de bajo costo a las economías globalizadas, un dividendo demográfico que hizo bajar los salarios. Ahora que la población en edad de trabajar ha comenzado a reducirse en las economías avanzadas por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, la bonanza ha terminado. 

Toma chocolate, ¿Paga lo que debes?

A bote pronto pareciera que se están cumpliendo las predicciones de Goodhart, ya que al tiempo que la inflación se mantiene inusualmente alta, la mano de obra se vuelve escasa y los trabajadores presionan por salarios más altos. Y esto último está sucediendo no solamente en Europa y Estados Unidos, también se está reflejando en México y Latinoamérica.

Y realmente, ¿los salarios son tan bajos? Definir si un salario es bajo o alto es bastante subjetivo y tiene más bien que ver con el mercado; pero si todo un sector, industria o país paga poco para determinadas posiciones o niveles, ¿convierte en justo al salario? Para no andar por ese camino, utilicemos otro método: el de las brechas salariales entre el CEO y el trabajador promedio.

Veamos, de acuerdo al Economic Policy Institute (agosto, 2020) en 1965 (en los EE.UU) la proporción del salario de un CEO respecto al de un trabajador promedio era de 21 a 1. Para 2018 la brecha se amplió a una proporción de 293 a 1 y para 2019 se dio un gran aumento de 320 a 1. La relación salarial promedio entre el director ejecutivo y el trabajador promedio de las compañías del índice S&P 500 fue de 299 a 1 en 2020 (AFL-CIO, 2022). El 80 % de las empresas del S&P 500 pagan a su director ejecutivo más de 100 veces de lo que pagan a su trabajador medio.

Para entender un poco más como se origina esta brecha basta observar los incrementos salariales de los directores ejecutivos en comparación a los de un trabajador promedio, entre 1978 y 2019 el salario de los CEO (incluidas las opciones sobre acciones ejercidas, las adjudicaciones de acciones adquiridas, el salario, las bonificaciones y los pagos de incentivos a largo plazo) se incrementó un 1,167% contra un 13.7% de incremento de un trabajador promedio.

Todo esto significa que le tomaría 100 años a un empleado promedio ganar lo que gana su CEO en tan solo un año.

¿Cuál es la proporción correcta entre el salario de un director general y el de un trabajador? Una pregunta cuya respuesta es, quizá, igual de subjetiva a la de salario justo e incluso un tanto arbitraria; pero Peter Drucker, considerado el padre de la administración moderna, creía que una proporción saludable de pago entre el director ejecutivo y el trabajador era de alrededor de 25 a 1. “A menudo he aconsejado a los gerentes que un 20 a 1 sueldo es el límite más allá del cual no pueden ir las empresas si no quieren generar resentimiento y caída de la moral de sus empleados” apuntó en su momento Drucker quien en 1977 ajustó su sugerencia a 25 a 1 (The Washington Post, 2013).

Entonces, ¿los salarios bajos son los que están causando escasez de trabajadores, incremento de salarios y, en general, una inflación inusitadamente alta?

Epílogo.- “Me tomo muy en serio las cosas que dice Charles, él quiere alertarnos de que no debemos dar por sentado que el mundo que tenemos por delante se verá igual que en el pasado reciente” mencionó apenas en enero Isabel Schnabel, miembro de la junta ejecutiva del Banco Central Europeo, acerca de las predicciones de Charles Goodhart. Creo que la predicción de Schnabel de que “el mundo que tenemos por delante no se verá igual que en el pasado reciente” no va dirigido solamente a inflación y salarios, es, en general, a todo el ecosistema laboral (cultura, retención, gestión del desempeño, reconocimiento, remuneración, etc.).

_______________________

---𝚁𝚘𝚐𝚎𝚕𝚒𝚘 𝚂𝚎𝚐𝚘𝚟𝚒𝚊, 𝙳𝚘𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚎𝚗 𝙵𝚒𝚕𝚘𝚜𝚘𝚏í𝚊 𝚌𝚘𝚗 𝙰𝚌𝚎𝚗𝚝𝚞𝚊𝚌𝚒ó𝚗 𝚎𝚗 𝙴𝚜𝚝𝚞𝚍𝚒𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚞𝚕𝚝𝚞𝚛𝚊, 𝚎𝚜 𝚏𝚞𝚗𝚍𝚊𝚍𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗 𝙻𝚎𝚊𝚍𝚎𝚛, 𝚂𝚘𝚌𝚒𝚘-𝙳𝚒𝚛𝚎𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝚃𝚑𝚒𝚗𝚔 𝚃𝚊𝚕𝚎𝚗𝚝, 𝙿𝚛𝚘𝚏𝚎𝚜𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙲á𝚝𝚎𝚍𝚛𝚊 𝚍𝚎𝚕 𝙸𝚃𝙴𝚂𝙼 𝚢 𝙿𝚛𝚎𝚜𝚒𝚍𝚎𝚗𝚝𝚎 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚘𝚖𝚒𝚜𝚒ó𝚗 𝚍𝚎 𝚁𝚎𝚌𝚞𝚛𝚜𝚘𝚜 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝙾𝙿𝙰𝚁𝙼𝙴𝚇, 𝙽𝚞𝚎𝚟𝚘 𝙻𝚎ó𝚗---

📍 Suscríbete a nuestro Newsletter semanal, un espacio donde te compartimos historias para conectar, experiencias para aprender, y vivencias para inspirar [SUSCRIBETE AQUÍ]

Contacta conmigo a través de LinkedIn o escríbeme a mi correo: rogelio.segovia@thinktalent.mx

---𝙴𝚗𝚎𝚛𝚘, 𝟸𝟶𝟸𝟸---

𝙴𝚕 𝙽𝚎𝚠𝚜𝚕𝚎𝚝𝚝𝚎𝚛 𝚍𝚎 𝙷𝚄𝙼𝙰𝙽 𝙻𝙴𝙰𝙳𝙴𝚁 𝚎𝚜𝚝á 𝚋𝚊𝚓𝚘 𝚞𝚗𝚊 𝚕𝚒𝚌𝚎𝚗𝚌𝚒𝚊 𝚍𝚎 𝙲𝚛𝚎𝚊𝚝𝚒𝚟𝚎 𝙲𝚘𝚖𝚖𝚘𝚗𝚜 𝚁𝚎𝚌𝚘𝚗𝚘𝚌𝚒𝚖𝚒𝚎𝚗𝚝𝚘-𝙲𝚘𝚖𝚙𝚊𝚛𝚝𝚒𝚛𝙸𝚐𝚞𝚊𝚕 𝟺.𝟶 𝙸𝚗𝚝𝚎𝚛𝚗𝚊𝚌𝚒𝚘𝚗𝚊𝚕.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr