Ir al contenido principal

¿Qué tienes que agradecer?

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts

Los últimos dos años han sido tiempos diferentes. La forma en que vivíamos y conocíamos el mundo cambió de forma radical, aspectos tan relevantes como nuestra salud, familia y trabajo los vemos, valoramos y cuidamos desde formas que no imaginábamos. Aquél pasado que añoramos con nostalgia y cariño se ve cada vez más lejano. Estamos aprendiendo a soltar, estamos aprendiendo a cambiar. Ya no es tan relevante el saber si aquello regresará, ahora sabemos que podemos cambiar, que podemos adaptarnos. Que estamos, finalmente, aprendiendo a evolucionar.

Quizá la expresión que mejor marca toda esta vorágine es: no estamos en una época de cambio, estamos en un cambio de época. Y el cambio siempre es complejo y ambiguo. Buscamos, como humanidad y como individuos, nuestra supervivencia, esto es, el seguir existiendo después de lo que ha significado la Gran Pandemia.

En esta búsqueda de la supervivencia aprendimos a cuidarnos, a cooperar y a crear ambientes seguros; pero en ocasiones hemos olvidado algo esencial que nos define como seres-en-el-mundo, nos conecta con nuestra espiritualidad e identifica los aspectos positivos de nuestra vida, el agradecimiento.

La gratitud es una emoción moral que se ha identificado como una fuerza personal y de virtud del carácter, conecta con nuestra parte espiritual y fomenta la confianza y la intimidad emocional en las relaciones. Las personas agradecidas tienden a mostrar niveles más altos de felicidad y satisfacción con la vida.

En el libro “La psicología de la gratitud” (2004) de Robert Emmons y Michael McCullough se menciona que la gratitud es resultante de dos cosas, el reconocimiento de que uno ha obtenido un resultado o logro positivo; y, el reconocimiento de la existencia de una fuente externa para tal resultado positivo.

¿Qué tan agradecidos somos? Emmons y McCullough construyeron un cuestionario de seis ítems al que llamaron “Gratitude Questionnaire – Six Items Form” (GQ-6) para medir el grado de agradecimiento de las personas. Este cuestionario mide las facetas de intensidad, frecuencia, amplitud y densidad de nuestra gratitud; y aunque existen diversos instrumentos, tanto cualitativos como cuantitativos, que intentan hacer este tipo de mediciones y que pueden tener comportamientos distintos entre distintas poblaciones, ya que todos somos diferentes y vivimos en una amplia diversidad, el GQ-6 nos puede ayudar a tomar consciencia (a darnos cuenta) de nuestro nivel de agradecimiento.

¿Cuál es tu nivel de agradecimiento? Contesta este sencillo test y descubre si tienes niveles altos o bajos de gratitud. Evalúa el grado con el cual concuerdas con cada afirmación, usando la escala: 1= Totalmente en desacuerdo, 2= En desacuerdo, 3= Ligeramente en desacuerdo, 4= Ni de acuerdo ni en desacuerdo, 5= Ligeramente de acuerdo, 6= De acuerdo 7= Totalmente de acuerdo.

Para conocer nuestro nivel de gratitud, hagamos lo siguiente: Primero, invierte las puntuaciones obtenidas en los ítems 3 y 6 (por ejemplo, si has puesto un 5, le corresponde un 3). Segundo, suma las puntuaciones de los ítems del 1 al 6 (teniendo en cuenta las dos puntuaciones invertidas). Tu nivel de gratitud es: Menos de 24 puntos te encuentras en un nivel bajo de gratitud. Entre 25 y 35 puntos presentas un rango medio de gratitud. Entre 36 y 42 puntos tienes fortaleza en tu gratitud.

El secreto de la gratitud está en ser capaces de dar las gracias por las cosas sencillas, cotidianas, y sin que ocurran hechos extraordinarios.

Epílogo.- “Demos gracias a las personas que nos hacen felices; son los adorables jardineros que hacen florecer nuestras almas” —Marcel Proust. Tú, ¿por qué y a quién tienes que agradecer?

A ti, que me lees y acompañas cada semana: ¡GRACIAS! y de corazón, feliz 2022.

_______________________

---𝚁𝚘𝚐𝚎𝚕𝚒𝚘 𝚂𝚎𝚐𝚘𝚟𝚒𝚊, 𝙳𝚘𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚎𝚗 𝙵𝚒𝚕𝚘𝚜𝚘𝚏í𝚊 𝚌𝚘𝚗 𝙰𝚌𝚎𝚗𝚝𝚞𝚊𝚌𝚒ó𝚗 𝚎𝚗 𝙴𝚜𝚝𝚞𝚍𝚒𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚞𝚕𝚝𝚞𝚛𝚊, 𝚎𝚜 𝚏𝚞𝚗𝚍𝚊𝚍𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗 𝙻𝚎𝚊𝚍𝚎𝚛, 𝚂𝚘𝚌𝚒𝚘-𝙳𝚒𝚛𝚎𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝚃𝚑𝚒𝚗𝚔 𝚃𝚊𝚕𝚎𝚗𝚝, 𝙿𝚛𝚘𝚏𝚎𝚜𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙲á𝚝𝚎𝚍𝚛𝚊 𝚍𝚎𝚕 𝙸𝚃𝙴𝚂𝙼 𝚢 𝙿𝚛𝚎𝚜𝚒𝚍𝚎𝚗𝚝𝚎 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚘𝚖𝚒𝚜𝚒ó𝚗 𝚍𝚎 𝚁𝚎𝚌𝚞𝚛𝚜𝚘𝚜 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝙾𝙿𝙰𝚁𝙼𝙴𝚇, 𝙽𝚞𝚎𝚟𝚘 𝙻𝚎ó𝚗---

📍 Suscríbete a nuestro Newsletter semanal, un espacio donde te compartimos historias para conectar, experiencias para aprender, y vivencias para inspirar [SUSCRIBETE AQUÍ]

Contacta conmigo a través de LinkedIn o escríbeme a mi correo: rogelio.segovia@thinktalent.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Delegar? No, no quiero ser despedido

🟢 Versión audio narrado por el autor disponible en  Spotify  y  Apple Podcasts En términos generales, al hablar de un líder destacamos dos grandes cualidades que todo el que aspire a serlo debe de tener: alcanzar las metas; y, mantener un buen clima organizacional. Y cuando pensamos en cómo desarrollar estas cualidades o competencias solemos citar tres: Conocerse a sí mismo; ser empático; y, saber comunicar. Pero hay una competencia que a veces solemos pasar por alto y que es una de las fortalezas de los grandes líderes: la habilidad de delegar , es decir el proceso para encomendar y responsabilizar a un colaborador de una tarea sobre la que tenemos responsabilidad y cuya realización nos incumbe. ¿Por qué es importante delegar? Básicamente por dos cosas, nos permite crecer dentro de una organización, y le permite a nuestros colaboradores seguir desarrollándose y por ende, también tener un crecimiento profesional. La delegación es la llave mágica del liderazgo;  te permite distinguirte