Ir al contenido principal

Propósitos de año nuevo y el síndrome del parque remodelado

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts
He escuchado de forma constante que hacer propósitos de año nuevo es un ejercicio poco fértil; que medir el tiempo es solo una convención social que no sirve más que para atormentarse; y que ésta práctica de replantear cambios y cosas es, en el mejor de los casos, una pérdida de tiempo.

A mi juicio, percibo que estos comentarios se hacen con cierto tufo de cinismo y autosuficiencia acompañados de frases devastadoras como: «pero si tu nunca cumples tus propósitos», «en pocos días te habrás olvidado de ellos», «tú y tus pensamientos mágicos» y tantos otros.

Difiero de dichas opiniones.

Me queda claro que cualquier cambió que se dé, no será mágico. No se trata solo de creer que este año “será sensacional”, se trata de hacer que así sea. ¿Qué se trata de solo de ritos y constructos sociales? Bueno, luego podemos hablar de ritos y constructos sociales en los que verdaderamente la gente cree (guiño, guiño), ¿Pérdida de tiempo? no creo.

Es claro que muchas personas no cumplen sus propósitos. Una encuesta nacional llevada a cabo en 2017 en los Estados Unidos por el Marist College en Poughkeepsie, Nueva York arrojó que un tercio de las personas que hacen propósitos y resoluciones de año nuevo, no las respetan, y una investigación de la Universidad de Scranton (Revista Summa, 2018) reveló que solo el 8% de las personas cumplen sus propósitos al finalizar el año. 

¿Por qué sucede esto? En principio por lo vago de nuestros objetivos, hacer ejercicio, perder peso, frecuentar a ciertas personas, beber menos, dejar de fumar o aprender algún tema nuevo no son metas muy claras ni entendibles y terminan sufriendo del síndrome del parque remodelado. Al igual que hacemos en nuestras organizaciones o empresas, en nuestro ámbito personal tenemos que establecer objetivos inteligentes. Para medir el desempeño de los colaboradores se suele utilizar la metodología SMART (Doran, George, There’s a S.M.A.R.T. Way to Write Management’s Goals and Objectives 1981)

SMART es el acrónimo en inglés de específico, medible, alcanzable, relevante y temporal y no solo lo podemos aplicar en entornos empresarial también deberíamos usarlos a nivel personal.

¿Queremos hacer correr un 10K? Convirtámoslo en objetivo SMART

  • Específico (specific) ¿qué quieres conseguir? Participar en una carrera de 10 kilómetros.
  • Medible (measurable) ¿qué indicador utilizarás para medir su eficiencia? Correrlo en menos de una hora.
  • Alcanzable (achievable) ¿es razonable respecto a tu situación? Si, tengo buena salud y mi médico me sugirió empezar a hacer ejercicio.
  • Relevante (relevant) ¿por qué te interesa? Para mejorar mi salud y tener mejor condición física.
  • Temporal (timely) ¿cuándo lo tienes que conseguir? En la carrera que se corre el último domingo de marzo en mi ciudad.

Así es como debemos estructurar todos y cada uno nuestros propósitos de año nuevo (o de lunes, el año nuevo de cada semana … guiño, guiño). Es mejor tener únicamente dos o tres objetivos (mini-resoluciones) de uno a tres meses de vigencia y al cumplirlos establecer nuevas metas.

Ya sea un primero de enero o un lunes, siempre es buen momento de desear cosas y definir metas. No permitas que nadie te diga lo contrario, teniendo siempre presente que «si quieres cambios necesitas trabajar duro, disciplinar tu cuerpo y mente, ordenar tu vida, y cambiar hábitos» (Mariana Hernández, 2021).

Epílogo.- Síndrome del Parque Remodelado: Es común que muchas de nuestras iniciativas personales y profesionales se queden en tan sólo empezarlas y al poco tiempo abandonarlas, a esto lo llamo el Síndrome del Parque Remodelado. 

En muchos países de Latinoamérica la inversión del gobierno en obras públicas de recreación como parques, áreas deportivas, etcétera, tiende a ser más bien baja. En ocasiones suelen hacer obras importantes como construir o remodelar parques públicos; se hacen grandes anuncios e inversión, andadores, bebederos, canchas de fútbol o basquetbol, arborización, sistema de riego, jardineras, bancas y áreas de esparcimiento o juegos infantiles. Llegado el día de la inauguración las autoridades locales se dan cita, convocan a los vecinos y se habla de la importancia de tener espacios de recreación y esparcimiento, y de como los impuestos de los ciudadanos redundan en obras en su beneficio. Seis meses después la mayoría de los árboles están secos o quebradizos, el gobierno olvidó conectar el sistema de riego automático a la red de agua. Las últimas lluvias no ayudaron a recuperar los árboles pero hizo que creciera la maleza cubriendo las bancas y los juegos infantiles; gran parte del alumbrado está fundido. El parque nuevamente es un solar desolado, lleno de hierba y con polvaredas cada que sopla el viento. Gran uso de los impuestos de los ciudadanos, del tiempo de las autoridades, y del ánimo de la gente que pensó, nuevamente, que esta vez sí sería diferente.

_______________________

---𝚁𝚘𝚐𝚎𝚕𝚒𝚘 𝚂𝚎𝚐𝚘𝚟𝚒𝚊, 𝙳𝚘𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚎𝚗 𝙵𝚒𝚕𝚘𝚜𝚘𝚏í𝚊 𝚌𝚘𝚗 𝙰𝚌𝚎𝚗𝚝𝚞𝚊𝚌𝚒ó𝚗 𝚎𝚗 𝙴𝚜𝚝𝚞𝚍𝚒𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚞𝚕𝚝𝚞𝚛𝚊, 𝚎𝚜 𝚏𝚞𝚗𝚍𝚊𝚍𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗 𝙻𝚎𝚊𝚍𝚎𝚛, 𝚂𝚘𝚌𝚒𝚘-𝙳𝚒𝚛𝚎𝚌𝚝𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝚃𝚑𝚒𝚗𝚔 𝚃𝚊𝚕𝚎𝚗𝚝, 𝙿𝚛𝚘𝚏𝚎𝚜𝚘𝚛 𝚍𝚎 𝙲á𝚝𝚎𝚍𝚛𝚊 𝚍𝚎𝚕 𝙸𝚃𝙴𝚂𝙼 𝚢 𝙿𝚛𝚎𝚜𝚒𝚍𝚎𝚗𝚝𝚎 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝚘𝚖𝚒𝚜𝚒ó𝚗 𝚍𝚎 𝚁𝚎𝚌𝚞𝚛𝚜𝚘𝚜 𝙷𝚞𝚖𝚊𝚗𝚘𝚜 𝚍𝚎 𝚕𝚊 𝙲𝙾𝙿𝙰𝚁𝙼𝙴𝚇, 𝙽𝚞𝚎𝚟𝚘 𝙻𝚎ó𝚗---

📍 Suscríbete a nuestro Newsletter semanal, un espacio donde te compartimos historias para conectar, experiencias para aprender, y vivencias para inspirar [SUSCRIBETE AQUÍ]

Contacta conmigo a través de LinkedIn o escríbeme a mi correo: rogelio.segovia@thinktalent.mx

---𝙴𝚗𝚎𝚛𝚘, 𝟸𝟶𝟸𝟸---

𝙴𝚕 𝙽𝚎𝚠𝚜𝚕𝚎𝚝𝚝𝚎𝚛 𝚍𝚎 𝙷𝚄𝙼𝙰𝙽 𝙻𝙴𝙰𝙳𝙴𝚁 𝚎𝚜𝚝á 𝚋𝚊𝚓𝚘 𝚞𝚗𝚊 𝚕𝚒𝚌𝚎𝚗𝚌𝚒𝚊 𝚍𝚎 𝙲𝚛𝚎𝚊𝚝𝚒𝚟𝚎 𝙲𝚘𝚖𝚖𝚘𝚗𝚜 𝚁𝚎𝚌𝚘𝚗𝚘𝚌𝚒𝚖𝚒𝚎𝚗𝚝𝚘-𝙲𝚘𝚖𝚙𝚊𝚛𝚝𝚒𝚛𝙸𝚐𝚞𝚊𝚕 𝟺.𝟶 𝙸𝚗𝚝𝚎𝚛𝚗𝚊𝚌𝚒𝚘𝚗𝚊𝚕.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr