Ir al contenido principal

Se buscan rebeldes constructivos

¿Qué significa ser rebelde y por qué estamos hablando de ello en las organizaciones? la rebeldía va asociada a los conceptos, muy cercanos entre sí, de disrupción, innovación y cambio. Uno de los rebeldes más antiguos fue Prometeo. Cuando Zeus se irritó con los hombres por el progreso humano quiso acabar con ellos y escondió el fuego, fuente del saber. Prometeo intervino y con ayuda de la diosa Atena robó fuego del Olimpo y se lo dio a los hombres. Cuando Zeus se enteró de la rebeldía de aquel, juró vengarse. Lo hizo a través de Pandora, quién abrió el mítico recipiente que contenía todos los males humanos: enfermedad, vejez, iras, guerras, locuras, vicios, muerte, y otros más. La rebeldía tuvo un costo alto.

Hoy en día no hablamos tanto de rebeldía pero sí de disrupción e innovación, aunque en estos conceptos está implícito un toque de rebeldía e inconformidad. No es tiempo de héroes, dice Arturo Pérez-Reverte (Milenio, junio 2021), y al parecer (apunte propio) tampoco de rebeldes. 

Ante los disparates de la vida, escribe Pérez-Reverte, están los resignados que aceptan las barbaridades que se les presentan y no se complican la vida, y están los que se animan a ser ellos mismos y no tragar. Y es, continúa el escritor, precisamente ahí donde surge el principal problema: en los que no tragan. Hace falta mucho amor por el intelecto, mucha entereza y mucha confianza en el carácter para convertirse en disidente, ¿la paradoja de todo esto? La sociedad actual asfixia y reprime, por miedo, al actual y verdadero disidente.

Prometeo fue reprimido por el miedo que Zeus tenía del progreso humano. Los alumnos actuales en el sistema español, apunta Pérez-Reverte, asfixian y reprimen a los disidentes; ¿y en las organizaciones? La historia, al parecer, no es muy diferente. Por todas partes se buscan colaboradores innovadores y disruptivos (el significado de disrupción es “interrupción súbita de algo”, es decir, algo de caos y confusión) pero poco se tolera a quienes piensan diferente, mucho menos a quienes se equivocan, sin embargo, pasamos muchas veces por alto que los trabajadores rebeldes son la fuente de grandes ideas.

De acuerdo al psicólogo de Harvard Albert Rothenberg (BBC News, junio 2021) las personas que han hecho contribuciones innovadoras a la ciencia, la literatura y las artes miran las cosas con una mente abierta en lugar de seguir ciegamente la sabiduría establecida (cualidades de una personalidad rebelde, más que conformista) y toleran, en su afán de crecer profesional y personalmente, la posibilidad de fracasar. 

Todo apunta que las organizaciones deberían promover una cultura de rebeldía constructiva, pero ¿tenemos suficientes rebeldes constructivos en nuestra empresa? Antes que contar el número de rebeldes constructivos, debemos empezar por eliminar la gran pasión de tantas personas: Las-Tareas-de-Control, las cuales limitan y desincentivan la rebeldía, y por ende, la innovación. Un estudio llevado a cabo en 14 países por Accenture (2017) mostró que los directivos invierten gran parte de su tiempo en tareas de control y coordinación para ajustar a sus equipos a un sinfín de estrictos protocolos, procedimientos y normas. Los empleados pierden más tiempo en seguir las rígidas instrucciones de su jefe, que en tareas flexibles e innovadoras.

Las organizaciones deben incentivar el pensamiento innovadora (rebeldía) de sus colaboradores sin que pierdan el foco en la función y objetivos de su posición (constructiva); solo así se fomentará una rebeldía-constructiva. Fácil no es.

Epílogo.- La innovación, según apuntamos, tiene mucho de inconformismo y rebeldía, y la rebeldía implica romper la forma de hacer las cosas, las realidades que conocemos, las jerarquías y su conocimiento. El cambio, sin rebeldía, sería imposible.

_______________________

Rogelio Segovia es Socio-Director de Think Talent y fundador de Human Leader

Contacta conmigo a través de LinkedIn o en mi correo: rogelio.segovia@thinktalent.mx

¡Conéctate a nuestro canal de YouTube! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr