Ir al contenido principal

La conquista de la felicidad

Bertrand Rusell, filósofo, matemático y Premio Nobel de Literatura escribió en la década de los años 1930 el libro La conquista de la felicidad, un libro que no está dirigido, dice el autor en el prólogo de su libro, a los eruditos y en el cual el lector no espere encontrar filosofías profundas ni erudición profunda, es tan solo un conjunto de comentarios inspirados por el sentido común. Rusell, escribió el libro “partiendo de la convicción de que muchas personas que son desdichadas podrían llegar a ser felices si hacen un esfuerzo bien dirigido”.

Rusell, aristócrata inglés que perdió a sus padres a la edad de tres años, fue criado por sus abuelos paternos bajo un estricto y represivo control moral y tuvo cuatro matrimonios —los tres primeros terminaron en divorcio—, dedicó su vida a la búsqueda del hombre feliz. Tuvo éxito. Para el autor la clave de la felicidad perdida se debe a la imposibilidad de las personas de demostrar y vivir sus emociones; “los hombres no son felices en una prisión, y las pasiones encerradas dentro de nosotros mismos constituyen la peor de las prisiones”. 

En los últimos años hemos sido testigos de un movimiento mundial enfocado a la felicidad del individuo a partir del equilibrio vida-carrera, grandes pensadores contemporáneos como Yuval Noah Harari y Byung-Chul Han, han enfocado parte de sus trabajos en tratar de entender porqué el hombre es cada vez más productivo, pero menos feliz. “La humanidad cada día logra más poder; no más felicidad” dice Harari. Para Han, “la sociedad que ha acuñado el eslogan Yes We Can produce individuos agotados, fracasados y depresivos”. Rusell, desde que escribió su libro, ya lo advertía: “un síntoma de que te acercas a una crisis nerviosa es creer que tu trabajo es tremendamente importante.”

Al parecer el problema de nuestra falta de felicidad es debido a nuestra “cultura de la competencia” que está sustentada por nuestra insuficiencia como individuos y que ha envenenado no solo al trabajo, sino también al ocio. El tipo de ocio tranquilo y restaurador de los nervios se considera aburrido (Rusell, 1930). ¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste un rato de ocio sin culpa?

Lo que mas preocupa a las personas para disfrutar su existencia, dice Rusell, es “su lucha por la vida” ya que “pocas personas parecen darse cuenta de que no están atrapadas en las garras de un mecanismo del que no hay escapatoria, sino que se trata de una noria en la que permanecen simplemente porque no se han percatado de que no les va a llevar a un nivel superior”, y para quienes no se dan cuenta, es mejor ir “repitiendo todas las perogrulladas típicas de los anuncios sobre la dureza de la vida”.

No hay estadísticas fiables de la dicha, dice Fernando Savater en el prologo del libro de La conquista de la felicidad, pero si hay un secreto para alcanzarla, y Bertrand Rusell nos la comparte: El secreto de la felicidad es este, que tus intereses sean lo más amplios posible y que tus reacciones a las cosas y personas que te interesan sean, en la medida de lo posible, amistosas y no hostiles.

Epílogo.- Hay libros que por sencillos y prácticos son una joya. Este pequeño libro, escrito hace casi cien años, es uno de ellos.

_______________________

Rogelio Segovia es fundador de Human Leader, y Socio-Director de Think Talentun aliado estratégico de las organizaciones que están centradas en el crecimiento de su talento humano. 

Contacta conmigo a través de LinkedIn o escríbeme a mi correo: rogelio.segovia@thinktalent.mx

¡Conéctate a nuestro canal de YouTube! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr