Ir al contenido principal

Regreso a la oficina… a ritmo de ricachá, ricachá, ricachá

En la Cuba de 1955, Rosendo Ruiz Quevedo creó uno de los chachachás mas legendarios de la historia, “Los Marcianos”, un ritmo que revolucionó la música popular cubana y cautivó a todo el mundo. Desde los lujosos cabarés Tropicana, Sans Soucí y Montmartre de la convulsa Cuba de aquellos años se decía aquello de "los marcianos llegaron ya / y llegaron bailando ricachá / ricachá, ricachá, ricachá, / así llaman en Marte al chachachá"

Esta canción, que muchos de nosotros hemos bailado, recoge uno de los grandes miedos de la humanidad de mediados del siglo pasado: ovnis y extraterrestres. Hoy que tenemos fotos terrestres y áreas de Marte, y que incluso en semanas recientes el helicóptero Ingenuity completó con éxito el primer vuelo sobre el planeta rojo es que nos planteamos, ¿en algunas décadas el actual debate entre trabajar desde la oficina ó de manera remota será recordado a través de una canción que se bailará en las bodas?

Una encuesta aplicada por la aseguradora Prudential a mas de mil empleados de diferentes industrias que están laborando de manera remota reveló que 9 de cada 10 trabajadores quiere desempeñar sus funciones desde casa al menos una o dos veces por semana, pero el 46% entre los encuestados aseguran sentirse nerviosos ante el hecho de quedarse en casa mientras otros regresan a trabajar en persona (WSJ, mayo 2021). Por el otro lado, entre quienes impulsan el regreso a las oficinas, señalan que ésta la única manera de fomentar la colaboración e innovación, y evitar la perdida de compromiso de los empleados. 

Del lado de los empleadores existe la real y genuina preocupación de que el trabajo remoto disminuya la productividad de la gente, fragmente o destruya la cultura organizacional de la empresa y erosione el compromiso de los empleados. Por parte de los colaboradores encontramos una sensación de perdida y de miedo: de la sesión de ejercicio en la mañana para estar atorado en el tráfico, de la oportunidad de almorzar en casa, una caminata sin prisa, o la oportunidad de ver a los hijos pequeños antes de que se acuesten, o de perder oportunidades de ascenso si trabaja desde casa.

El futuro en este tema aún es incierto y volátil, cuando existe incertidumbre económica la gente tiende a seguir en sus empleos; sin embargo todo parece apuntar que conforme la turbulencia vaya cediendo el mercado laboral experimentará cambios profundos. A raíz de la pandemia la gente ha empezado a cuestionarse aspectos sobre el tiempo en familia, el trabajo remoto, los desplazamientos, los proyectos personales, la vida, la muerte, y lo que todo esto significa. Todo esto está generando que las personas le den la espalda a la rutina de oficina con un horario detrás de un escritorio de 9 a 6, la comida pre-congelada y las ensaladas de oficina (Bloomberg Businessweek, mayo 2021). 

Quizá el principal problema que hay alrededor de todo esto es que nos hemos olvidado de escuchar, entender y legitimar los miedos, anhelos y preocupaciones de empleados y empleadores.

Epílogo.- El 23 de julio de 1976 el Viking 1 tomó la primera imagen de Marte, ahí empezó a disiparse con mayor fuerza, fuera del ámbito científico, el mito de la existencia de vida en el planeta rojo. Mas tarde que temprano llegará un nuevo Viking 1 a destruir el mito de que los empleados tienen que estar encadenados a un escritorio para ser productivos o para evitar la erosión de la cultura del negocio, y entonces en las bodas se bailará “los empleados regresaron a la oficina ya / ricachá, ricachá, ricachá”

_______________________

Rogelio Segovia es Socio-Director de Think Talent, doctorando en Filosofía y Cultura, Coach Ontológico, autor, speaker y  fundador de Human Leader. Contacto: rogelio@humanleader.mx

¡Conéctate a nuestro canal de YouTube! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr