Ir al contenido principal

¿Quién es feliz?

¿Qué es lo que hace que las personas seamos felices? Todos los hombres, según Séneca, aspiramos a ser felices; y es entonces cuando nos cuestionamos el por qué algunas personas lo son y otras no. La filosofía ha tratado de dar respuesta a estas preguntas, desde Sócrates que plantea que el secreto está en aprender a disfrutar menos; Platón y Aristoteles que postulan que la felicidad radica en conocerse a uno mismo; hasta Buda que lo propone como un camino, no como un destino.

Pero el bien-estar es mucho mas que un mero aspecto psicológico, es un importante predictor de nuestra salud física, longevidad; y relaciones interpersonales. En la década de los años 1980 la psicología empezó a estudiar la felicidad, la satisfacción y el bienestar, e identificó 3 componentes básicos: El aspecto positivo, el aspecto negativo, y los juicios cognitivos. Esto es, identificar los elementos o aspectos ya sean positivos o negativos de nuestra vida (lo que nos hace sentir felices y lo que nos hace sentir tristes); y, los juicios, es decir, como entendemos, integramos en nosotros, y afirmamos los aspectos positivos y negativos que experimentamos. 

En resumen podemos decir que una persona tiene alto bienestar (felicidad) si esta satisfecha con su vida; su estado anímico y emociones son positivas; y, solo de vez en vez experimenta emociones poco placenteras como rabia, enojo o frustración. La pregunta que surge de lo anterior es ¿cómo logramos esa felicidad o alto bienestar? Lo conseguimos cuando cubrimos nuestras necesidades básicas. Las personas más felices son aquellas que tienen metas vitales más intrínsecas, con mayor coherencia y que otorgan mayor significado personal.

¿Cómo mejorar nuestro bienestar? Martin Seligman, precursor de la psicología positiva propuso la teoría del bienestar o modelo PERMA que engloba los 5 factores principales de para tener un bienestar pleno y sostenible: emociones positivas (Positive Emotions); compromiso (Engagement); relaciones positivas (Relationships); propósito y significado (Meaning and purpose); y, éxito y sentido del logro (Accomplishment). Para Carol Ryff, investigadora conocida por estudiar el bienestar y resiliencia psicológica, el bienestar psicológico está compuesto por seis dimensiones: (1) una apreciación positiva de sí mismo; (2) la capacidad para manejar de forma efectiva el medio y la propia vida; (3) la alta calidad de los vínculos personales; (4) la creencia de que la vida tiene propósito y significado; (5) el sentimiento de que se va creciendo y desarrollándose a lo largo de la vida y (6) el sentido de autodeterminación.

La felicidad es, en general, un tema de elección personal, todos podemos modificar nuestros niveles de felicidad mediante intervenciones específicas; y aunque existen diversos estudios y metodologías al respecto, muchas coinciden en el hecho de poder enfocarnos en los aspectos positivos de nuestra vida. El identificar y agradecer los hechos positivos que nos suceden mejora nuestras emociones y por ende eleva nuestro bienestar.

Epílogo.- La felicidad no es la ausencia de malestar o aspectos negativos, la felicidad tiene que ver con la gratitud, nuestra autorrealización y el significado vital de lo que hacemos y del por qué lo hacemos. Esto hace que una persona sea feliz.

_______________________

Rogelio Segovia es doctorando en Filosofía y Cultura, Coach Ontológico, autor, speaker y  fundador de Human Leader. Contacto: rogelio@humanleader.mx

¡Conéctate a nuestro canal de YouTube! 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr