Ir al contenido principal

Hay ocasiones en que vas a fallar, ¿y sabes qué?, eso va a estar muy bien.

Una de mis principales fobias, (es decir, un temor intenso e irracional hacia una situación, de acuerdo al diccionario) es a las alturas. De hecho, el nombre correcto es acrofobia.

No es miedo a subir a un avión, ni miedo a un elevador panorámico, ni mucho menos a contemplar un imponente paisaje al resguardo de la cara interna del cristal de un rascacielos, es más bien a asomarme por una ventana, un balcón, subir a una azotea, o escalar. Amo hacer ejercicio, correr, practicar yoga, y hacer senderismo... actividades todas donde llevo bien plantados los pies en el suelo.   

Pues bien, este domingo decidí retar mi miedo a las alturas y cumplir un (muy) viejo sueño, ascender hasta el pico perico (2,058 msnm) del Cerro de las Mitras, una de las 3 cumbres más altas de Monterrey. 

El recorrido al pico perico inicia al pie de la montaña por la cara norte (zona Cumbres). La primer parte del trayecto, poco más de dos horas, es una caminata a través de un sendero angosto con poca inclinación; después de cruzar la ex-mina la voladora llegas al gran chorreadero, un ascenso pronunciado de piedra suelta, y después de algunas desviaciones llegas a la pared en la que hay una serie de cadenas para... escalar algunos tramos verticales.

El sendero inicial es noble y placentero, el gran chorreadero tiene una dificultad media que requiere equilibrio y fuerza en las piernas, y finalmente la zona de las cadenas, seis tramos en total. Un tramo considerado de mayor desafío que requiere de confianza, determinación y desde luego, ausencia de fobia a las alturas. De los seis tramos recorrí los primeros cuatro, dos ascensos cortos casi verticales, un paso sostenido por una cadena (foto); un trecho para subir de ese paso, y dos cadenas finales, que según me comentaron posteriormente, eran relativamente más sencillas.

Al terminar el cuarto tramo me pregunté qué hacía ahí, pero sobre todo empecé a cuestionarme como me iba a bajar. Definitivamente hablarle a mi mamá para que fuera por mí no era una opción (aunque si lo llegué a pensar).

No pude subir las ultimas dos cadenas, ni pude llegar al pico perico para contemplar la ciudad desde esa altura. Probablemente haré otro intento, no lo sé. Simplemente lo intenté y fallé, ¿y saben qué? eso estuvo muy bien. De cualquier manera, la montaña, y las cadenas, seguirán ahí.

Epílogo.- Gracias Coach Estela Chavez por tus instrucciones, consejo, pero sobre todo paciencia y acompañamiento en nuestro malogrado ascenso. Incluso ahora que escribo este texto, mis manos vuelven a sudar.

Comentarios

  1. Un post muy motivador. Si te encanta la escalada y los paseos difíciles por la montaña, este tipo de contenido te encantará. Este tipo de deportes y aficiones de superación son mucho más que ocio en nuestro tiempo libre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qué debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qué son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva académica; una publica como política de gobierno; o, desde una clasificación gubernamental-estadística para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qué son las humanidades?; señala que estas “son como la noción de "tiempo" en San Agustín: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vacías” pero también apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definición de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qué es "ser", nos mantenemos en cierta comprensión del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayoría de las definiciones se centran en las ra