Ir al contenido principal

Por un entorno laboral seguro.


En mayo de 2019, en un mundo y una época pre-COVID19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció que el 17 de septiembre de cada año se celebre el Día Mundial de la Seguridad del Paciente. Los objetivos primordiales de esta jornada son divulgar y crear conciencia sobre la seguridad del paciente e involucrar a todas las personas sobre las acciones existentes a nivel mundial en este tema. Este día está sustentado a partir de la frase atribuida a Hipócrates Primum non nocere, es decir, “ante todo no hacer daño”. 

¿Qué hay detrás de un programa efectivo de seguridad que evite hacer daño a un paciente? Un entorno laboral seguro. De hecho, la propia OMS estableció que el tema central de la edición del año 2020 del Día Mundial de la Seguridad del Paciente, en medio de la crisis de sanidad creada el COVID-19, esté enfocado en la seguridad de los profesionales de la salud; y esto es por demás importante, ya que para cuidar de los demás de manera efectiva, primero tenemos que cuidar de nosotros. 

La seguridad de los Colaboradores en los sistemas de salud es esencial para la seguridad del paciente, y en medio de la pandemia que hasta principios de septiembre de este año ha costado la vida de casi 7,000 profesionales de la salud a nivel mundial (Forbes, 2020), es doblemente representativo dedicar esta fecha a los profesionales de la salud. El desgaste físico y emocional que están enfrentando ha sido brutal. El nivel de agotamiento emocional por la sobrecarga de esfuerzo físico, psíquico y cognitivo requiere en este momento medidas excepcionales. La propia OMS lo pone de manifiesto en su declaración para conmemorar la jornada «Si los profesionales de la salud están seguros, el paciente estará seguro»; o dicho desde una perspectiva holística: no hay un yo sin un tu, y no hay un tu sin un yo. 

La conmemoración de esta fecha es una gran plataforma para honrar y trabajar en entornos laborales seguros para los profesionales de la salud de los sistemas públicos y privados en todo el mundo, y también, a partir de esta plataforma, podemos y debemos crear entornos seguros para cualquier empleado de cualquier sector e industria. 

¿Cómo construir entornos laborales seguros? Una empresa, para construir un entorno seguro para sus colaboradores, debe centrarse en aspectos físicos, sociales, de salud y emocionales a partir del diseño e implementación de políticas que normen, promuevan y aseguren la salud, seguridad y bienestar de sus empleados, y para esto hay que entender las necesidades del entorno físico y del entorno psicosocial del trabajo. Estos espacios se construyen a partir de identificar las siguientes necesidades: 
  • La salud y la seguridad dependen del entorno físico del trabajo; 
  • La salud, seguridad y bienestar dependen del entorno psicosocial del trabajo, incluyendo la organización del trabajo y la cultura del espacio laboral; 
  • Los recursos personales de salud en el espacio laboral; y 
  • Las formas de participar en la comunidad para mejorar la salud de los trabajadores, sus familias y los otros miembros de la comunidad. 
Todos los colaboradores necesitamos y merecemos entornos laborales seguros. Honremos el trabajo, esfuerzo y dedicación de los profesionales de la salud creando espacios seguros para ellos y para todos nosotros sin importar el sector o industria en la que nos desempeñemos. Esta es una gran manera de reconocer y honrar el tremendo esfuerzo de los últimos meses que han hecho los profesionales de la salud.

Epílogo.- “Rezo para que yo pueda ser todo aquello que (mi madre) habría sido si hubiera vivido en una época en la que las mujeres podían aspirar y lograr y en la que las hijas son tan celebradas como los hijos” Ruth Bader Ginsburg, magistrada de la Corte Suprema de EE.UU. y una defensora apasionada, franca y sagaz de los derechos de las mujeres, las libertades civiles y el estado de derecho, quién falleció el pasado viernes 18 de septiembre. 
_______ 

Rogelio Segovia es fundador de Human Leader Contacto: rogelio@humanleader.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qué debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qué son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva académica; una publica como política de gobierno; o, desde una clasificación gubernamental-estadística para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qué son las humanidades?; señala que estas “son como la noción de "tiempo" en San Agustín: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vacías” pero también apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definición de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qué es "ser", nos mantenemos en cierta comprensión del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayoría de las definiciones se centran en las ra