Ir al contenido principal

Cuando todo se va al traste: un líder en apuros.

"El objetivo era grande, pero sus hombres eran mas importantes"


A finales del siglo XIX y principios del siglo XX Inglaterra, a través de la Marina Real Británica y la marina mercante inglesa, llevó a cabo numerosas expediciones de exploración marítima en búsqueda de nuevas rutas comerciales que disminuyeran costos y tiempos. Para esto, llevaron muchísimas travesías tanto en el ártico como en la Antártida. En el norte en búsqueda del Paso del Noroeste, una ruta que conectaría el atlántico con el pacífico bordeando el archipiélago ártico canadiense. En el sur, la Antártida, se realizaron exploraciones principalmente de carácter científico y geográfico.

 

En 1914 se publicó en el Times el siguiente anuncio: “Se buscan hombres para viaje peligroso. Sueldo escaso. Frío extremo. Largos meses de completa oscuridad. Peligro constante. No se asegura el regreso. Honor y reconocimiento en caso de éxito”. Respondieron poco más de 5,000 aspirantes. En agosto de ese mismo año, 28 personas a bordo del Endurance se embarcaron bajo el mando de Ernest Shackleton en una de las expediciones más famosas por el Polo Sur, la Shackleton-Rowett, cuyo objetivo era recorrer de costa a costa la Antártida pasando por el polo Sur, en un viaje glaciar de cerca de 3.000 kilómetros que significaría lograr el primer cruce del antártico.

 

Shackleton, el capitán, era un carismático, experimentado y prudente explorador irlandés que emprendería su tercera incursión en el ártico. Tenía un plan perfectamente trazado, partirían de Londres a Buenos Aires en agosto, y en diciembre (verano austral) saldrían con rumbo al archipiélago de las Islas de Georgia del Sur; posteriormente se internarían en el Mar de Weddell, cruzarían la Antártida a pie y saldrían por el sur, donde los estaría esperando otro barco. Ernest Shackleton contaba con una experimentada tripulación, un plan detallado, suficiente avituallamiento y un bergantín noruego de tres mástiles y quilla en forma de uve diseñado especialmente para un viaje polar, había planeado meticulosamente esta travesía.

 

En enero de 1915, tan solo un mes después de que partieron de las Islas de Georgia del Sur (en el atlántico sur), una inclemente ventisca los sorprendió en el Mar de Weddell y la nave quedó atrapada entre hielo comprimido. Quedaron a la deriva aprisionados en el hielo marino y diez meses después, en octubre de 1915, el Endurance fue triturado por la presión del hielo. Salvaron lo poco que pudieron y emprendieron a veces en trineo, a veces a pie y otras veces en los botes salvavidas que llevaban, un largo y complejo recorrido. Sacrificaron a los perros y cazaron focas para alimentarse. Shackleton llevó a su tripulación hasta la Isla Elefante donde dejó a 22 personas, y él y otros cinco miembros se dirigieron a las Islas de Georgia del Sur. Al tiempo regresó por el resto de su tripulación, era agosto de 1916. Milagrosamente, toda la tripulación sobrevivió y regresaron a Inglaterra sanos y salvos.

 

A nadie le gustan las historias de fracaso, por muy heroicas que estas sean, menos en el ámbito empresarial donde un proyecto que resulta en un chasco cuesta muchísimo capital económico y reputacional. El heroísmo quizá funcione para los periódicos y el cine, no para el mundo empresarial, nadie contrata a un líder que viene precedido de un estrepitoso fracaso, y la expedición de Shackleton fue un fracaso total con grandes perdidas económicas (¡vaya que si lo fue!)… 634 días atrapados en el frio ártico, con tecnología de principios del siglo XX, sin provisiones suficientes y 28 almas que cuidar. Una gran hazaña de liderazgo, pero principalmente de supervivencia… sin ninguna baja. Al día de hoy la hazaña de Shackleton, quien enfrentó el desanimo, enfermedades, desgaste físico y mental de su tripulación durante dos años, sigue siendo reconocida como ejemplo de liderazgo a nivel empresarial. Entre las técnicas utilizadas por el explorador, inéditas para aquel entonces, fueron desde utilizar frases de ánimo, inspirar optimismo, generar confianza, procurar el cuidado los unos de los otros, reforzar el trabajo en grupo, mantener el respeto y cortesía en todo momento, asumir riesgos, buscar constantemente alternativas y sobre todo, buscar motivos por los cuales reír (Perkins, 2003).

 

Epílogo.- El liderar no se trata solamente de ir por el objetivo de negocio, va, sobre todo, por cuidar al equipo cuando todo se va al traste y las cosas se descomponen de forma acelerada. Después de quedar atrapado en el hielo ártico, Shackleton no estaba pensando en su siguiente expedición, en el costo de la acción de la empresa, en el informe trimestral para los accionistas por el COVID-19, en reducir el costo laboral, o en su bono de desempeño variable para comprar una linda casa con mas habitaciones. Él estaba pensando en su equipo, en su tripulación, en salvar a las personas que confiaron en él.

_______

Contáctame: rogelio@humanleader.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr