Ir al contenido principal

Mamás y trabajo.

 “La frase 'madre trabajadora' es redundante”

   Jane Sellman

 

A medida que las mujeres continúan rompiendo el techo de cristal, es decir superando barreras que les impide seguir creciendo en el mundo laboral, aquellas que son madres tienen que llevar a cabo, de forma simultánea a su trabajo, tareas domésticas en sus casas.


De acuerdo a una encuesta llevada a cabo en los Estados Unidos por Gallup en 2019 a mujeres heterosexuales, con empleo de tiempo completo, hijos menores de 18 años y que viven con su pareja arrojó que las mujeres tienen más responsabilidades domesticas que su pareja. Estas responsabilidades van desde lavar la ropa, limpiar, comprar comestibles y preparar comidas, hasta planificar actividades familiares y cuidar a los niños.

 

Katrine Marçal, periodista y escritora sueca, en su libro “¿Quién le hacía la cena a Adam Smith”? señala que el constructo social actual obliga a las mujeres a esforzarse más para demostrar que están comprometidas con el trabajo al mismo tiempo que se les juzga en función de su capacidad para mantener en orden el hogar y la familia. Encima —continua Marçal — el conflicto resultante entre la vida laboral y familiar es un asunto que atañe exclusivamente a la mujer.

 

En México hay casi 16 millones de madres trabajadoras, lo que representa un 72.9% de la población femenina económicamente activa del país (INEGI, 2018), y aún así se encuentra muy permeado el pensamiento tradicional (no solo en hombres, también en las propias mujeres) de que la mujer debe elegir entre su familia y su trabajo. Incluso todavía se condena a las madres de familia que buscan sobresalir en el mercado laboral como egoístas, antinaturales e incluso peligrosas para sus hijos y la sociedad (Wilson, 2006).

 

Quizá muchos de estos sesgos hacia las madres trabajadoras (aclaración de interés: soy hijo y esposo de madres trabajadoras) se debe al erróneo pensamiento que la responsabilidad del hombre en la casa (independientemente de que ambos trabajen) se circunscribe a cuidar el jardín y lavar el carro.

 

¿Pero acaso el ser madre y trabajar es incompatible?; por supuesto que no. Pero si pensamos que el hecho de que una mujer sea exitosa en su rol como profesionista y como madre depende netamente de ella misma estamos, nuevamente, cayendo en antiquísimos sesgos. El éxito para que una madre sea exitosa en su trabajo y en su familia, depende de las redes de apoyo con que cuente. Típicamente los sistemas de apoyo familiar han girado en torno al hombre, ya que el rol de las mujeres se circunscribía a “kuche, kirche und kinder” frase alemana para la cocina, la iglesia y los niños (Poduval, 2009). Pocos países, como lo es Suecia, han estructurado sus leyes, políticas públicas de gobierno e infraestructura a apoyar el desarrollo e independencia laboral y familiar de la mujer.

 

Como padres de familia y líderes de empresa ¿cómo podemos colaborar?; para empezar, por desterrar el juicio o conversación de que “el hombre ayuda en la casa y con los hijos”. El rol y responsabilidad del hombre en el hogar, lavar la ropa, limpiar, comprar comestibles y preparar comida y cuidar a los hijos, es exactamente igual al de la mujer. En las organizaciones debemos empezar por crear redes y esquemas que apoyen a la mujer en su transición del embarazo a la maternidad, como lo son esquemas flexibles que permitan el retorno moderado al trabajo después de la maternidad, normas que faciliten la lactancia, permisos por enfermedad de los hijos, etcétera.

 

En el mundo de hoy, el que una mujer trabaje o no, debe obedecer exclusivamente a una decisión personal. La responsabilidad del gobierno y sociedad, es proporcionar las herramientas para que logren un correcto balance entre su vida laboral y familiar.

 

Epílogo.- No se trata de ayuda o protección. Se trata de equidad.

 

_______

Contáctame: rogelio@humanleader.mx

Comentarios


  1. Ser mujer y madre es un gran reto que puede acabar sobrepasando la resistencia mental y física de las mujeres que están en esa situación. Pedir ayuda es lo más aconsejable en esos momentos donde una no puede más. Conciliar la maternidad con tu vida laboral es complicado y más si surgen problemas con los que no contabas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Delegar? No, no quiero ser despedido

🟢 Versión audio narrado por el autor disponible en  Spotify  y  Apple Podcasts En términos generales, al hablar de un líder destacamos dos grandes cualidades que todo el que aspire a serlo debe de tener: alcanzar las metas; y, mantener un buen clima organizacional. Y cuando pensamos en cómo desarrollar estas cualidades o competencias solemos citar tres: Conocerse a sí mismo; ser empático; y, saber comunicar. Pero hay una competencia que a veces solemos pasar por alto y que es una de las fortalezas de los grandes líderes: la habilidad de delegar , es decir el proceso para encomendar y responsabilizar a un colaborador de una tarea sobre la que tenemos responsabilidad y cuya realización nos incumbe. ¿Por qué es importante delegar? Básicamente por dos cosas, nos permite crecer dentro de una organización, y le permite a nuestros colaboradores seguir desarrollándose y por ende, también tener un crecimiento profesional. La delegación es la llave mágica del liderazgo;  te permite distinguirte