Ir al contenido principal

El hacer y el ser.


“Durante épocas de cambios prolongados y radicales, las personas terminan cambiando”

Luka Lucic.

 

En la mezcla hay una parte de miedo, pero sobre todo, una de plenitud.

 

Lo definen como el síndrome de la cabaña, el cual consiste en el miedo, por diferentes y diversas causas, a cambiar un entorno que se percibe seguro por otro. Este síndrome se ha presentado recientemente en España por el levantamiento de las estrictas medidas de restricción sanitaria que estuvieron vigentes en aquél país a razón del COVID19.

 

En la parte del miedo obedece al temor de poder contraer esta enfermedad, y aunque el miedo puede aquejar a personas de todas las edades y condiciones de salud, se presenta con mayor preponderancia en la población de riesgo, es decir personas mayores de sesenta años y con alguna condición de co-morbilidad como puede ser diabetes, hipertensión, obesidad, etc.

 

En el otro ingrediente de esta mezcla, esta el componente de plenitud. Este, al tener un importante componente de culpabilidad, lo escondemos en el miedo. La plenitud refleja un estado de florecimiento, de gozo y desarrollo.

 

A propósito del confinamiento al que nos hemos visto expuestos, quienes estamos trabajando desde casa, utilizamos diversas herramientas tales como Zoom, Teams, Hangouts, entre otras para sostener videoconferencias con colegas de trabajo, clientes y proveedores. En la mayoría de las reuniones en las que he participado, previo a tratar el tema principal de la reunión, los participantes nos preguntamos, —¿Cómo has estado en estos días de home office?—; la respuesta, casi en automático, suele ser, —Bien, pero extraño salir, extraño la adrenalina del día a día—

 

Una respuesta, formal, elegante. Una respuesta con la cual buscamos ocultar con cierta culpabilidad que no estamos llevándola tan mal en casa, y que al contrario de lo que pudiera parecer, realmente lo estamos disfrutando. Y, ¿cómo no buscar ocultarlo un poco?, pues estamos acostumbrados a que si estamos pasándola bien, necesariamente alguien esta pasándola mal, y eso nos han enseñado que se llama: egoísmo. Y el egoísmo, en oposición al altruismo, es malo.

 

Más allá del legítimo y serio miedo a contraer el COVID19,  este es el síndrome de la cabaña, el miedo real y genuino de perder no solo el nuevo hacer sino también el nuevo ser post-COVID que hemos descubierto. Un nuevo hacer que implica el uso de herramientas digitales, la interacción a distancia y el trabajo por objetivos; pero también un nuevo ser que incluye tiempo de introspección y meditación personal, conexión con los nuestros, espacio para una mejor escucha y nuevas conversaciones. Un mundo lejos de la estresante y agotadora vorágine pre-COVID que nos estaba consumiendo y en el cual nos habíamos auto-inflingido ser, en palabras de Byung-Chul Han, máquinas cuyo objetivo consiste en el funcionamiento sin alteraciones y en la maximización del rendimiento.

 

Epílogo.-  Entonces, llevar esto con plenitud, ¿es motivo para sentirse culpable y egoísta? No, definitivamente no. Estamos viviendo la construcción de un nuevo ser y eso nos asusta, lo cual es totalmente natural y…humano.  Conectemos con nosotros, escuchemos a esa voz interior que nos esta invitando a recobrar nuestra autonomía, frugalidad y control individual y a partir de ahí, a través de la cooperación, conectemos con nuestras familias, nuestros vecinos, nuestros amigos y colegas, en nuestra nueva realidad post-virus.

 

_______

Contáctame: rogelio@humanleader.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr