Ir al contenido principal

Hacia un nuevo mundo.


"Hic incepit pestis"

En una entrevista reciente a El País, Emilio Lledó, filosofo español, apunta que tiene la esperanza que después de esta crisis del virus maduremos como sociedad, intentemos reflexionar con una nueva luz y que apartemos los temores que nos embargan. Miriam Pawel, menciona en el The New York Times, que nuestras conversaciones actuales están cargadas de dudas, temores y aspiraciones sobre cómo podría evolucionar el mundo post-coronavirus.

La ultima vez que el mundo vivió un cambio tan dramático como el actual fue en la Segunda Guerra Mundial, Londres y Berlín estuvieron bajo un fuerte asedio militar por un largo tiempo, y fueron dañadas con severidad por los bombarderos de la Luftwaffe alemana y la RAF británica respectivamente. Sus ciudadanos, sin diferencia alguna, fueron obligados a esconderse y las actividades culturales, recreativas, deportivas y gastronómicas practicamente desaparecieron. La guerra, de acuerdo al periodista y ensayista Michael Kimmelman, estremeció la confianza de las democracias libres y abiertas para sobrevivir a una grave amenaza global.

La amenaza actual es diferente, y la comparación no es mas que una simple metáfora. A diferencia de aquel conflicto bélico que causó miles de muertes y donde el miedo provenía de bombardeos que se podían escuchar y sentir, el miedo que sentimos actualmente es difuso, disperso y poco claro. Pero más allá de la materialidad o realidad del miedo de estos dos eventos, la Segunda Guerra Mundial y la actual pandemia, es significativo el hecho que como sociedad estamos viviendo y sintiendo una resonancia límbica, es decir, una empatía comunitaria.

Al igual que Lledó y Pawel, y en el mismo modo que quienes vivieron la Segunda Guerra Mundial, la peste negra del siglo XIV, o las pestes y hambrunas del siglo XVII, las conversaciones mas comunes que estamos sosteniendo, que yo estoy sosteniendo, van relacionadas con los cambios que vendrán en la etapa post-coronavirus. Esta etapa de recogimiento forzado nos invita a tener nuevas conversaciones; este distanciamiento social, donde estamos en convivencia intima con nosotros y con nuestro entorno mas cercano, es la ocasión de recordar por qué estamos aquí, cuál es nuestro lugar y nuestra misión en este mundo, en esta vida.

Y es a partir de estas reflexiones, que debemos empezar a construir el mundo que queremos habitar una vez que esto termine. Shakespeare escribió una de sus obras principales, King Lear, cuando estaba en cuarentena por la plaga, Newton tuvo uno de sus periodos científicos mas productivos de su vida durante el distanciamiento social obligado por la peste bubónica, la gran plaga de Londres. ¿Qué futuro vamos a esbozar nosotros a partir del coronavirus?; ¿Qué futuro estamos diseñando a partir de las conversaciones que hoy estamos teniendo? Finalmente, señala Lledó, dentro de poco empezará a explotar la primavera, y en la próxima estación esas hojas se caerán y el año que viene saldrán otras. Esa es la continuidad de la naturaleza.

Epílogo.-. La pandemia actual puede no ser comparable con la Segunda Guerra Mundial, pero al igual que aquel evento que se desató en 1939, esta contingencia de salúd publica está borrando las diferencias sociales, de género y personales. Esta crisis no deja de ser nuevamente un llamado a la solidaridad y una oportunidad de construir una una nueva forma de vida. Yo, desde mi contexto, ya empecé a construir…y tu, ¿qué estas construyendo para este nuevo mundo?

_______
rogelio@humanleader.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr