Ir al contenido principal

Emociones en tiempos de coronavirus.


“¿Qué sorpresa nos ofrecerá el futuro?; ¿Qué poder mágico tiene una sonrisa encantadora?”
   Le Orme.

Personalmente siempre he disfrutado mis momentos de soledad. Me permite echar a andar mi imaginación, soñar y platicar conmigo mismo, quizá por eso es que soy maratonista. Cuando corro, nunca lo hago con música, corro con mi silencio y mis pensamientos; no obstante, soy perfectamente consciente que no es lo mismo buscar por decisión propia espacios de soledad y aislamiento de la vorágine del día a día, que estar aislado o practicando el distanciamiento social por necesidad. Si al hecho de estar en aislamiento obligatorio le sumamos que éste es por un motivo que conocemos (COVID-19) pero aún no entendemos del todo (su cura), se convierte en la receta ideal para potenciar, a veces hacia sus sombras, a nuestras emociones. 

Estos últimos días he tenido la oportunidad de platicar con diversas personas respecto al COVID-19, desde colegas de recursos humanos, colaboradores de diversas áreas de expertise, hasta con médicos; y las emociones que más siento y escucho en ellos (y en mí) son ansiedad, frustración y miedo.

Este viernes una compañera de trabajo llegó a mi oficina para revisar unos documentos. Cuando llegó la noté muy seria y con poca energía, su corporalidad reflejaba mucho cansancio, su voz sonaba plana y monótona, la dejé terminar de hablar mientras la observaba con detenimiento. Cuando finalizó, la miré por un par de segundos y desde mi ternura le pregunté qué le sucedía. Ni bien había terminado mi pregunta cuando sus hombros, en abatimiento, cayeron hacia el frente y los ojos se le enrojecieron.

—Nada— respondió de inicio para, y sin palabra alguna de mi parte, continuar; —Tengo miedo, mucho miedo—

—¿De qué tienes miedo?— le pregunté.

—Del coronavirus, de lo que va a pasar, de nuestro trabajo, de mis papás, de la gente que se está quedando sin ingresos porque cerraron sus trabajos, de …— se interrumpió al sentir que las palabras se atragantaban en su garganta y se negaban a seguir saliendo, bajó la mirada mientras seguía pensando.

Todas las emociones repercuten en el accionar de las personas y producen cambios en la forma en que ven el mundo. Las emociones se reflejan en cambios internos (biológicos) y externos (lenguaje) tanto en emociones “buenas” como lo es felicidad, como en emociones “malas” tales como la ansiedad, la frustración y el miedo. ¿Y qué hacemos cuando observamos estos cambios internos y externos en las personas derivados de emociones “malas”? Queremos evitar que sientan sus emociones y les decimos “no tengas miedo”; “no estés triste”, “no te preocupes”. Maturana (1988) critica (¡y con toda razón!) que con frecuencia se le pide a las personas controlar sus emociones y comportarse de manera racional, ya que vivimos en una cultura que contrapone emoción y razón como si se tratase de dimensiones antagónicas del espacio psíquico, hablamos como si lo emocional negase lo racional.

Pero, ¿Qué es una emoción? Para Descartes, una emoción es algo que se siente de un modo infalible, pues no es posible sentir una emoción y equivocarse respecto a ella. En 1931 un cardiólogo estadounidense describió la emoción como una “cosa fluida y fugaz que, como el viento va y viene, uno no sabe cómo”; medio siglo después dos psicólogos argumentaron que todos saben “qué es una emoción”, hasta que se les pide que den una definición. Según Lucila Mejía (2016) las emociones no son buenas o malas, sino que las emociones tienen su luz y su sombra. En su luz, toda emoción ayuda a expandir nuestro universo de posibilidades, proporcionando bienestar a nosotros y a quienes nos rodean. En su sombra, limitan nuestras posibilidades y nos traen malestar a nosotros y a nuestro entorno.

En estos momentos como sociedad estamos experimentando ansiedad, miedo y frustración; y en vez anclarnos en las sombras de la emoción y que nos nuble la claridad e instale en el desconcierto (ansiedad); que nos genere parálisis e impida actuar, o nos vuelva temerarios irreflexivos (miedo); o que nos lleve al abandono y a la renuncia (frustración); mejor sintamos desde su luz estas tres emociones que estamos compartiendo de manera profunda como comunidad (a la capacidad de sentir emociones de forma simultánea se le llama resonancia límbica), y preguntémonos ¿qué nos están diciendo?; ¿a qué nos está llamando? y así, permitamos ver y prever qué necesitamos para avanzar y crecer en el futuro (ansiedad); permitamos que nos cuide desde la protección, poniéndonos en alerta y haciéndonos actuar de manera acertada para cuidar eso que podemos perder (miedo); y dar paso a la resiliencia, retomar de nuevo el vuelo desde el impulso y volverlo a intentar (frustración).

Permitámonos, como comunidad, resonar, desde nuestra luz, con los demás, y… ¡bienvenidas todas nuestras emociones!

Epílogo.- Instantes después de que mi compañera de trabajo suspendió abruptamente la conversación de sus miedos, pasó caminando la Dra. Alicia López Romo, coordinadora corporativa de epidemiología de CHRISTUS MUGUERZA, y la invité a que se uniera a nuestra plática. La Dra. Alicia, con un tono cálido, cercano y compasivo, compartió desde su profundo conocimiento técnico, las realidades y cuidados clínicos que debemos tener con el COVID-19, pero también expuso los mitos y confusiones que se han generado al respecto. De esta conversación surgió la idea del webinar “RH en tiempos de Coronavirus” que hoy lunes 23 de marzo a las 09:00 la Dra. Alicia y yo compartiremos con la comunidad a través de la plataforma Zoom y Facebook. Si por algo te lo perdiste, no te preocupes, estaremos compartiendo la conversación.
_______
rogelio@humanleader.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr