Ir al contenido principal

Construyendo mi marca personal.


“La marca personal es lo que dicen de ti, cuando no estas”
Jeff Bezos

Vivimos en una sociedad con un ambiente altamente competitivo, extremadamente comunicado y con grandes cambios tecnológicos. Un mundo que es como una gran playa de arena, donde a cada paso que damos, vamos dejando nuestra huella; y en este acelerado andar en un mundo interconectado, surge la necesidad de ir dejando una estela de prestigio y buena consideración de los demás hacia nosotros. En otras palabras, estamos frente a la necesidad de crear una buena reputación en el mercado profesional (nuestra identidad personal única) y llevar una adecuada gestión de dicha reputación, es decir, de construir nuestra marca personal.

¿Qué es una marca?; una marca (brand) es una promesa de que un producto o servicio cumplirá con las expectativas del cliente. Proporciona información sobre un producto, servicio u organización y la garantía de las características únicas del mismo. Construir una marca (branding) es una práctica de marketing que se ocupa de la creación de la imagen de un producto o servicio en la mente de los clientes (Peter, 2019)

Y…¿la marca personal?; la marca personal eres “TU”. Todos tenemos una marca personal, ya sea positiva, negativa o neutral; aunque no todos somos conscientes de ello. El concepto de marca personal fue popularizado en la década de los años 1990 por Tom Peters, quien fusionó el concepto mercadológico de los productos con el de las personas y que cobra mayor relevancia en estos días en que ya no se siguen los cánones laborales tradicionales (entrar muy joven a una empresa e ir escalando poco a poco escalones en la jerarquía interna), sino que cada vez mas gente esta tomando y diversificando el control de sus carreras (como puede ser una combinación de empleo a tiempo parcial, trabajos temporales, trabajo independiente, trabajo para una empresa combinado con trabajo por cuenta propia). El construir una marca personal en nuestro mundo globalizado ya no se hace a partir de que entramos al mercado laboral (ya sea como emprendedores o dentro de una empresa), ahora se empieza a pensar y planear la marca personal desde la universidad, aunque lo cierto es que nunca es demasiado tarde, ni se es demasiado viejo (guiño, guiño) para empezar a crear la marca personal.

Ya no podemos estar en la hamaca aguardando que reconozcan nuestro desempeño y nos ofrezcan nuevas oportunidades laborales, hoy en día, el tener una alta visibilidad en el área en que nos desempeñamos, es la aspiración de toda persona que esta buscando una carrera exitosa. Si las personas insisten en mantener un perfil bajo, dejando que su trabajo hable por sí mismo, pueden desarrollar una buena reputación entre las personas con las que trabaja estrechamente. Pero ese es un número muy pequeño de personas (Clark, 2018) por lo cual, la marca personal puede ser un elemento clave para una alta visibilidad ya que cuando una persona logra esculpir una marca distintiva, esa persona llega a ser conocida por su público objetivo, tiene un poder de permanencia a largo plazo en el mercado, se diferencia de manera clara y significativa de los competidores y disfruta de un beneficio económico correspondiente por su conocimiento (Rein et al., 2006)

Epílogo.- En el primer episodio del podcast Human Leader, Ginnie Dorado, fundadora de Think Talent, nos compartió y explico cada uno de los 6 elementos para construir tu marca personal: (1) Plan de vida y carrera; (2) Estilo de liderazgo y gestión; (3) Calidad de las conversaciones; (4) Relaciones estratégicas; (5) Se un líder de influencia; (5) Imagen personal.  Corre a echar un vistazo a nuestro primer episodio:


_______
rogelio@humanleader.mx

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr