Ir al contenido principal

El nuevo propósito de las empresas.



Elton Mayo en la década de los años 1920 y los años 1930 llevó a cabo los estudios Hawthorne, quizá el antecedente más remoto de investigación de la cultura de las empresas. La investigación de Mayo fue una de las más grandes, conocidas e influyentes en la historia del análisis de las relaciones humanas en el comportamiento organizacional; donde primero desafió y posteriormente rechazó los supuestos y principios de la administración científica de Taylor (Hassard, 2012). No fue sino a partir de finales de los años 1970, con Schein, Cameron, Quinn y Denison que el análisis y caracterización de la cultura en las empresas se llevó a cabo de manera sistematizada y con carácter científico. Los últimos 40 años los modelos de cultura organizacional se han enfocado en seis dimensiones:

1. Competitividad,
2. Orientación al control y la coordinación,
3. Orientación al cliente,
4. Orientación a los recursos humanos,
5. Orientación a la innovación y el aprendizaje, y
6. Orientación al equipo

¿Por qué esto es relevante en este momento?; Por que la Business Roundtable, una asociación compuesta por más de 200 CEOs de las empresas mas importantes de EE.UU. que representan a más de 15 millones de empleados con ingresos anuales superiores a los US$7 billones (BBC, 2019), anunciaron en agosto del 2019 un cambio radical sobre el objetivo de las compañías que representan, donde transitarán de privilegiar como única razón de ser de sus empresas la generación de valor a a los accionistas a favorecer de igual manera a los empleados de las compañías, a sus clientes y a las comunidades en las que operan. El presidente de la Business Roundtable y presidente ejecutivo del banco JP Morgan Chase aseguró que el giro está vinculado con una visión de sostenibilidad a lo largo del tiempo.

Lo relevante de esta declaración es que abre el camino hacia una nueva epistemología en la naturaleza y comprensión de las empresas, ya que se esta migrando de la concepción de empresa como una ficción jurídica de carácter económico, a una ficción jurídica de responsabilidad económica y social y a la vez armoniza con las seis dimensiones que “teóricamente” integran la cultura de las empresas.

La declaración concreta de la Business Roundtable se basa en cinco puntos, donde el número dos, resalta particularmente.

1. Entregar servicios o bienes de valor a sus clientes.
2. Invertir en sus empleados y compensarlos de forma justa, apoyándolos a través de capacitación y educación que les ayude a desarrollar nuevas habilidades para un mundo que cambia rápidamente, así como fomentar la diversidad y la inclusión, la dignidad y el respeto.
3. Negociar de forma justa y ética con los proveedores.
4. Apoyar a las comunidades en las que están asentadas las empresas.
5. Generar rentabilidad de largo plazo para los accionistas

Recientemente, algunos índices de desempeño de empresas y/o CEOs, como el elaborado por Harvard Business Review para CEOs y el del Drucker Institute para empresas han empezado a incluir criterios que van más allá del mero resultado económico y se enfocan también en resultados y acciones hacia empleados, clientes, proveedores y comunidades. El futuro de las empresas no está solo en generar valor a sus accionistas, también en sus colaboradores, clientes y regiones con las que interactúa

Epílogo.-  Milton Friedman, economista por la Universidad de Chicago, publico en la década de los años 1970 un artículo en The New York Time, donde señaló que la responsabilidad social de una empresa es generar ganancias y hacer tanto dinero como sea posible mientras cumple con las normas básicas de la sociedad ya que en un sistema de libre empresa y propiedad privada, un ejecutivo corporativo es un empleado de los dueños de la compañía. Tiene una responsabilidad directa con sus empleadores. Aun es muy pronto para saber si ocurrirá un cambio real, pero todo parece indicar que esto ya ha empezado a cambiar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr