Ir al contenido principal

#BitácoraPersonal: La prueba del malvavisco.



La prueba del malvavisco de Mischel Walter, que analiza la capacidad de los niños de resistir la promesa de una recompensa inmediata en pos de obtener una más grande un poco después, la conocí mucho antes de que nacieran mis hijas. Siempre me pregunté como hubiese reaccionado yo a la tentación de tener un par de malvaviscos frente a mi y no comerlos en espera de una recompensa futura, probablemente me los hubiese comido.
Cuando mis hijas nacieron me acordé de la prueba del malvavisco y memoricé en mi lista de cosas sin importancia por hacer, lo cierto es lo olvidé. Sin embargo, hará cosa de dos años, mis hijas (de 6 y 11 años en aquel entonces) empezaron con la cantaleta de que querían que las llevará de viaje a Los Ángeles. En un momento dado y ya con tal de zanjar el tema y acordándome de aquella prueba les dije que cuando el cabello les llegara a la cintura, las llevaría. Este octubre pasado Sofia de ahora 8 años me dijo mientras se daba media vuelta y soltaba su cabello; —Papá, ya me llegó el cabello a la cintura, ¿Cuándo me llevas a Los Angeles?—

En estos momentos, acabamos de hacer el check-in y vamos, con pase abordar en mano, rumbo a nuestra puerta de embarque.

Epílogo.- Quién asevere que de niño si hubiese podido esperar la recompensa posterior le recomiendo leer al Nobel de economía 2017 Richard Thaler, quien asegura que "somos ingenuos acerca de nuestro nivel de sofisticación ya que a final de cuentas, seguimos siendo humanos”. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr