Ir al contenido principal

¡Rómpase en caso de requerir vacaciones!

“Síndrome del héroe equivocado: algunos empleados creen que deben estar activos todo el tiempo, o nada funciona”
     Bart Lorang (presidente ejecutivo de FullContact)
Finales de diciembre, posadas, reuniones, tráfico, fiesta de la empresa, festival navideño, tráfico, vorágine de las últimas compras, cierre de año, tráfico, entrega de últimas facturas, el director quiere el reporte antes de salir de fiestas, tesorería está por cerrar, ¡uffff! . . .y encima, ¿yo tomar vacaciones?; pero no puedo, tengo aún tanto por hacer. . . ¡¡Detengan el mundo que me quiero bajar!!

Eduardo había visitado al medico de la empresa donde trabajaba. Hacía días sentía un molesto, aunque no intenso, dolor en el cuello. Al principio lo había imputado a una mala postura al dormir, pero después de un par de días el dolor continuó, el medico le recetó tomar un anti-inflamatorio. El dolor cedió, pero tan solo para ser reemplazado por un dolor de estomago que a lo pocos días desapareció; unos días después un una molestia en la pantorrilla que le impidió ir al gimnasio el resto de la semana.

Suele decirse que en toda oficina hay un adicto al trabajo que se niega a tomar vacaciones; pero no siempre el ser un workaholic es ese el único motivo. A veces, como líderes de organizaciones, mandamos señales negativas que hacen pensar a nuestros colaboradores que destinar tiempo para su bienestar será mal visto.

Eduardo se sentía irascible en casa y en el trabajo; él no se consideraba un adicto al trabajo visto desde la perspectiva de no tomar vacaciones o salir de la oficina a la hora adecuada; sin embargo, procuraba no hacerlo, igualmente era común que se quedara trabajando hasta tarde. Hacer lo contrario implicaría cotilleos y bromas de pasillo de su jefe y sus compañeros de trabajo.

La cultura de la empresa en la cual Eduardo laboraba reprendía “informalmente” a quienes tomaban vacaciones; los motivaba a trabajar más. No obstante, Eduardo también solía ser parte de esos cotilleos cuando sus compañeros tomaban vacaciones. —¡Otra vez vacaciones!— solía también él repetir alargando la primera “o” de la frase de forma sardónica. Cuando él las tomaba, le costaba trabajo delegar responsabilidades lo cual hacia que sus colegas y empleados se sintieran culpables y que Eduardo no disfrutara sus vacaciones por estar revisando pendientes desde su celular.

Los efectos negativos de no salir de vacaciones están documentados desde una perspectiva de satisfacción laboral, pero incluso de salud personal.

Un estudio de la Universidad Estatal de Nueva York concluyó qué si los empleados no toman al menos una semana de vacaciones al año, incrementan en un 30% la posibilidad de sufrir una enfermedad cardiaca. Así mismo este tipo de estrés puede incidir en anomalías como diabetes, obesidad o hipertensión; por otra parte, los altos niveles de estrés suelen ser un importante factor de insatisfacción y falta de compromiso laboral.

En nuestras empresas podemos ayudar a romper esquemas, eliminar el estrés, mejorar el animo y compromiso de nuestros colaboradores. Debemos procurar incentivar la “obligatoriedad” de las vacaciones y principalmente, eliminar las prácticas de “acumular vacaciones” para después; y de “pagar” las vacaciones no disfrutadas.

Epílogo.- Las primeras veces que tomas vacaciones suele ser complicado; después lo entiendes, ¿y sabes qué? ¡realmente lo disfrutas! Así es como funciona la relajación verdadera.

¡Felices fiestas de fin de año 2019!
___________
Este artículo fue escrito en abril 14 de 2016 y actualizado en diciembre de 2019

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr