Ir al contenido principal

#Bitácora


Pocas veces hablo acerca del doctorado; las mas, es para reflejar algunos chistoretes de mi avance —o no avance— de tesis. Lo cierto es que no ha sido un proceso fácil y está siendo, por mucho, el mayor reto académico que he tenido en mi vida. Han sido horas de frustración, de enojo y de indecisión. Quizá uno de los momentos épicos de esta maratón llamada doctorado fue cuando le dije a mi director de tesis, un incansable creyente de mi investigación, que lo único que quería hacer es “ponerme en posición fetal y llorar”. La mayor frustración ha sido por cuestión de tiempo —o, mejor dicho, de la falta de tiempo— Escribir una cuartilla me puede llevar días de investigación, de análisis y reflexión, para después terminar poniendo esa cuartilla en la carpeta que he nombrado “para después”, elegante eufemismo para no mandarlo al cesto de basura del ordenador; algunas de ellas han sobrevivido a esa carpeta, sin embargo, la mayoría no volverán a ver la luz. Soy de los pocos, y de mi facultad quizá el único, que no soy estudiante de tiempo completo del doctorado o que tiene un trabajo no académico; esto me ha implicado fusionar y equilibrar mundos disimiles y muy alejados, y para rematar, mi tema de investigación es, por decir lo menos, “diferente”; ha sido romper paradigmas de lo que una investigación, en un doctorado en filosofía en una facultad de una universidad pública en México, “debe ser”. Hoy, por primera vez en dos años y medio de estudio (y cinco coloquios) que llevo andados, uno de los doctores que leyó mi investigación dijo, “Su tema Rogelio, es una bocanada de aire fresco para mi, celebro que usted esté llevando una investigación diferente a lo que aquí hacemos y con una aplicación práctica. Si lo lleva por el camino adecuado, y aún tiene buen trecho por recorrer, será un gran trabajo. Felicidades”. Dicen que elogio en boca propia es vituperio…no se si la crónica de un elogio, narrado por boca propia, también lo sea. Simplemente… no quería dejar pasar este momento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qué debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qué son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva académica; una publica como política de gobierno; o, desde una clasificación gubernamental-estadística para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qué son las humanidades?; señala que estas “son como la noción de "tiempo" en San Agustín: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vacías” pero también apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definición de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qué es "ser", nos mantenemos en cierta comprensión del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayoría de las definiciones se centran en las ra