Ir al contenido principal

Cultura organizacional como equilibrio de la racionalidad limitada de los individuos que componen la empresa.

Desde un punto de vista pragmático la empresa es un ente de naturaleza eminentemente económica cuya finalidad primigenia es la generación de utilidades a sus accionistas; por ende es de presuponerse que el empresario “como actor racional basa sus decisiones en razón de la utilidad y la búsqueda de la máxima ganancia (beneficio económico) con respecto de sus costos, lo que implica la calculabilidad de las soluciones para escoger la óptima” (Hernández, 2007, p. 3).

Si lo anterior fuera totalmente cierto, la cultura de una empresa, como apunta Hernández (2007), “no tendría influencia en las acciones de los individuos” ya que el objetivo de los miembros que componen una empresa estaría enfocada a la maximización de las utilidades para los accionistas y por ende la toma de decisiones de dichos miembros obedecerían exclusivamente a criterios racionales, es decir de acuerdo a ciertos principios de optimidad y consistencia para satisfacer su objetivo.

Insisto, si el intento de silogismo que pretendo esbozar fuera legitimo, la cultura organizacional no requeriria normar los “valores, creencias, y conocimientos” de un grupo de personas en la obtención de su objetivo.
Y aunque la falsedad del silogismo resulte evidente y “racionalmente erróneo” no fue sino hasta 2017 que se reconoció la racionalidad limitada de individuos altamente capacitados para la toma de decisiones en su campo de conocimiento. 

Richard H. Thaler, Premio Nobel de Economía 2017, señaló que “las decisiones de las personas no siempre obedecen a criterios racionales y se ven sujetas a la racionalidad limitada, la percepción de justicia, y la falta de autocontrol”. Thaler hace una interesante distinción entre el economista ideal (o utópico), es decir “el agente racional con preferencias coherentes y estables que busca un equilibrio resolviendo un problema de optimización restringida, y del humano real”, el cual define como “el agente con racionalidad limitada sometido a vulnerabilidades cognitivas y sociológicas” 

De ahí la relevancia de la cultura organizacional para entender el “conjunto de “valores compartidos” de una organización sobre los que se construyen los “comportamientos organizacionales” que sustentan el andar y la realidad de una empresa. 
“No es una máquina que haga rodar mecánicamente millones de piezas independientes entre sí, organizadas de acuerdo con un simple diseño; sistemas racionales en un eterno viaje hacia el equilibrio. Es una red de relaciones, y el único diseño que existe nace desde dentro de la red y solo puede entenderse en relación con el todo” -Katrine Marçal-
Las empresas no son sistemas racionales, son sistemas compuestos por personas. El comportamiento económico y empresarial es emotivo y colectivo, no individual y racional. De ahí que cuando se lleva a cabo el estudio de la cultura de una empresa, no estamos hablando de la empresa, estamos hablando de los individuos que la componen, no como personas netamente racionales, sino como sujetos emocionales, que a partir precisamente de las emociones que experimentan, detonan el accionar de su cuerpo y de su “lenguajear”; lo que se convierte en la cultura organizacional de una empresa, es decir, la forma en que se hacen las cosas ahí.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr