Ir al contenido principal

Cultura de alto desempeño, ¿cultura del estrés?


“Estamos llevando a la organización hacia una cultura de alto desempeño, queremos implementarlo en nuestro ADN, pero ahora trabajo entre diez y once horas diarias, retirarme antes de las siete de la noche me produce un sentimiento de culpabilidad. Los fines de semana no son mejores, estoy todo el tiempo al pendiente del celular y constantemente siento una sensación de opresión en el pecho, no me permito sentirme relajada” me compartió una colega de RH de un grupo industrial regiomontano.

La conclusión es simple: en la búsqueda de crear empresas con cultura de alto desempeño, desarrollamos una subcultura del esfuerzo (aspirar, a través del máximo esfuerzo, a escalar en la jerárquica empresarial) que devino en una crisis de estrés que está mermando peligrosamente el rendimiento de los empleados. Si una cultura es un sistema de valores compartidos con función performativa sobre la que se construyen comportamientos organizacionales, hemos olvidado el impacto que estos comportamientos están teniendo en el colaborador.  De acuerdo a un estudio realizado por Colonial Life, empresa de seguros y beneficios en centros de trabajo, un 50% de los encuestados confesó que pierde entre una y cinco horas a la semana por sentirse preocupado. En México, de acuerdo a la OMS, el 25% de los 75 mil infartos al año son provocados por estrés laboral (CIDICS, UANL). Un despilfarro de energía, tiempo y salud como éste merma la capacidad de una empresa para crecer en el reñido ambiente de negocios en Monterrey.

Y aunque el estrés moderado es necesario para responder satisfactoriamente a las exigencias del entorno laboral, hemos rebasado la frontera para acercarnos peligrosamente a padecimientos como el burnout, “un proceso de agotamiento, desgaste o consumación de energía, análogo a la sofocación de un incendio o la extinción de una vela” (Schaufeli WB, 2002) ¿Cómo llegamos aquí? La respuesta podría ser simple: estamos en una sociedad del rendimiento en la que cada uno de sus integrantes es una “fábrica hiperactiva, hiperneurótica, que agota cada día su propio ser diluyéndolo en un sin fin de actividades, a la postre, vacías de sentido” (Vazquez Roca, 2017) 

En pocas palabras: Hemos identificado el problema, derivado de la creación de culturas de alto desempeño pero hemos olvidado los miedos, temores y cansancio de los colaboradores; lo que ha provocado un peligroso desgaste físico y emocional. 

Estamos en un dilema y no podemos dar vuelta atrás en el entorno económico actual las empresas necesitan mas que nunca de sus empleados; pero para no comprometer sus capacidades debemos reconocer estas preocupaciones; lo primero es tomar medidas cuando sea necesario y construir ambientes de trabajo seguros y saludables que incluyan programas de reducción de estrés, ayuda psicológica y horarios flexibles entre otros. Lo segundo es comunicar; un colaborador puede ser reacio a acudir a RH y mostrar su vulnerabilidad, por lo cual la comunicación debe ser regular y constante y confidencial. Esto debe ser uno de los pilares principales de comportamiento organizacional sobre los que sustentemos la creación de una cultura de alto desempeño.

Publicado en el periódico El Financiero (mayo 10, 2019) en: 
https://www.elfinanciero.com.mx/monterrey/cultura-de-alto-desempen-o-cultura-del-estre-s 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr