Ir al contenido principal

Sombras.

Una noche cualquiera de un frio invierno cualquiera, las sombras de la noche se aparecen por aquellas calles olvidadas y solitarias del ya casi abandonado pueblo. Apenas unos establecimientos permanecen abiertos a esas horas, la mayoría de ellos comercian con actividades carnales. Las oferentes, cansadas mujeres, esperan a sus clientes sentadas en los desgastados y sucios sillones que están en las improvisadas recepciones de lo que alguna vez fueron la salita de espera de casas de clase media de los años 50´s. El ambiente huele a tristeza, mezclado con sudor y orines. Durante el día la zona es invadida por puesteros, que en su mayoría venden artículos importados ilegalmente o mercancía producto de robos.

No sé en qué momento llegué ahí, una zona peligrosa donde las leyendas urbanas dicen que noche a noche a causa de la violencia, prostitución y degradación de la zona desaparece una persona del pueblo. Cuando me percaté de mi presencia en esa zona, una señora entrada en años me tomaba de la mano; de momento no respondí, me le quedé viendo mientras me invadía un profundo miedo, ella era una mujer que nunca fue bella, probablemente toda su vida se había dedicado a la prostitución, quizá esa noche tendría tres o cuatro clientes, a lo cuales cobraría unos cuantos pesos por tener sexo con ellos, probablemente por unos pesos más pueda aceptar tener relaciones sin protección, por unos pesos que llevar a su casa, ella estaría jugando con la muerte y quizá, uno de sus clientes –yo– desaparecería esa noche. Me zafé de inmediato, no con brusquedad, no con asco, solo con la turbación que me inundaba, seguí caminando sin voltear a verla, tenía miedo de que leyera mis pensamientos y regresara por mí.

Desorientado por no saber cómo salir de ese lugar, seguí caminando, intentaba mantener la calma, unos metros más adelante estaba un señor tirado en la calle, de una edad indeterminada entre los setenta y los noventa años, ¿Qué mas da la edad?—Pensé, estaba acostado sobre viejas ediciones del periódico vespertino, enrollado en una gastada y roída manta que a la distancia olía a excremento, unas pronunciadas ojeras y unos pómulos que denotaban el paso de los años y la falta de una afeitada infundían a su rostro una marcada crueldad. A su lado había dos botellas de lo que parecía alguna marca barata de ron, de esas que se compran en los establecimientos de cadena comercial abiertos las veinticuatro horas. A mi paso extendió la mano pidiendo unas monedas, sus ojos centelleantes me advirtieron que lo más seguro, dado el lugar, la hora y las circunstancias, era hacerlo. Llevé las manos a mis bolsillos y me percate que no llevaba dinero, busque en la bolsa trasera y tampoco traía mi cartera.

Detrás de mí una silueta se acercaba en silencio, llevaba puesta una chamarra de piel y unos pantalones ajustados, por la poca iluminación de la calle no podía distinguir sus facciones, pero su trazo y su andar seguro denotaban que él era un elemento que no encajaba entre toda esa escenografía. Al pasar bajo la entrada del lupanar donde aún estaba la señora que momentos antes me había tomado de la mano, pude ver brevemente su cara; no sé qué fue lo que más me asusto, si el semblante del él que alcance o percibir a través de la débil luz del lugar, o el miedo que se reflejó en la cara de la prostituta, la cual se metió corriendo al local y azotó al puerta de fierro a su paso. Cuando voltee nuevamente el viejo mendigo que momentos antes me pedía unas monedas ya no estaba. Empecé a correr por las callejuelas, los burdeles habían cerrado sorpresivamente, las calles estaban vacías, corrí más de tres cuadras, quizá fueron diez, y todo era como un laberinto, viejas construcciones flanqueaban mis pasos, de vez en vez me paraba para tratar de entrar a alguna vivienda, pero las viejas y oxidadas verjas estaban cerradas a cal y canto.

A lo lejos, dos luces se acercaban lentamente, era un viejo pesero que circulaba con paso cansino; tras de mí la silueta de aquel hombre seguía acercándose; no podía entender cómo es que aunque yo corriera a toda velocidad, él seguía guardando la misma distancia. Hice frenéticas señas para que el conductor detuviera el paso de su vehículo. Pocos metros antes de llegar a donde estaba parado, el chofer accionó los frenos, estos respondieron tardíamente con un fuerte y seco chirrido pero se detuvo lo suficientemente cerca como para que me subiera a toda velocidad.

Sin voltear a ver al chofer subí corriendo y le supliqué que acelerara, jadeando y con la ropa empapada de sudor; ¿en qué momento se había empapado de sudor mi ropa?, afuera el clima era frio, tan frio como el de cualquier invierno en ese pueblo. En el pesero iban, además del chofer, ocho o nueve pasajeros, todos en silencio y con la mirada caída. Me senté a mediación del vehículo en un asiento vacío; cuando volteé por la ventanilla el extraño ya no estaba; yo me sentía cansado, desorientado, con sueño y escalofríos; sin darme cuenta, me quedé dormido, tal vez fue un minuto, quizá un poco menos. Cuando desperté seguíamos circulando por las mismas calles, el paisaje no cambiaba.

Me levanté de mi asiento con la intención de pagar mi pasaje y preguntarle al chofer la ruta que estaba siguiendo. Cuando estuve a su lado listo para pagar, recordé que no traía dinero ni cartera, él al advertir lo anterior, sin voltear y con la mirada fija en el camino me respondió que no me preocupara, que en ese transporte no era necesario pagar pasaje, y volteando a verme, concluyó que había un solo destino, sin paradas intermedias.

Al momento que el chofer volteó y pude ver su rostro, intenté sin éxito contener un grito de pánico; el chofer era él. . .el chofer era ella, era en un mismo rostro la prostituta, era el viejo que suplicaba unos pesos, era la silueta del extraño que me seguía. Voltee de inmediato a ver a los demás pasajeros pero no había nadie, el vehículo iba vacío, yo había desaparecido.


--------

Ray Bradbury (1920- 2012) apuntaba que "no es posible escribir 52 malas historias seguidas" por lo cual cada uno debemos —y podemos— escribir una historia corta por semana. ¡Sin reglas, sin limites! 

#Semana5

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr