Ir al contenido principal

Amores que existen.

La noche era lluviosa. No había prestado atención a la hora en que la lluvia había iniciado; de repente se hizo consciente de sí mismo y levantó la cabeza del montón de hojas de papel sobre las que escribía con furia; había poco más de una docena de folios llenos a mano por ambos lados con una pequeña y casi ilegible caligrafía. Pausado, restregó sus ojos con la palma de las manos, llevándolas posteriormente hasta su cabello el cual alborotó en un vano intento de peinarlo. Volvió la mirada en dirección a la ventana y se percató que las cortinas de algodón estaban empapadas, formando al pie de estas un pequeño charco sobre las baldosas; con la mirada perdida recorría indistintamente el charco de agua y las cortinas pegadas al alfeizar. Aspiró profundamente el húmedo aire que se colaba y lo retuvo unos instantes antes de soltarlo de forma pausada. Sin prestar mayor atención a la ventana volvió la mirada a los papeles que tenía esparcidos frente él, los acomodó en pila sin dedicar demasiado esmero e inmediatamente los tomó por el medio decidido a hacerlos trizas. 

Su pensamiento volvió a perderse en las sombras de un estimulante y sensual recuerdo; la decidida fuerza que había impreso en sus manos aferradas al papel se fue debilitando de forma imperceptible pero gradual hasta convertirlo en una suave caricia que le refrenaron el ímpetu de destruir aquellos folios que desnudaban su euforia y agitación. El recuerdo de ella llenó dulcemente la humedad de la habitación con un acentuado olor a lavanda; sus manos sintieron nuevamente la espalda desnuda de ella; recorrió con su memoria las obscenas curvas de esas caderas y los muslos incandescentes de aquella mujer. 


Leyó por primera vez de forma consciente el primer párrafo de su escrito; 

          “. . .En un arrebato poco común en él; decidió ponerse en pie y caminar por el pasillo central del vagón rumbo a la pasarela que comunicaba con el otro coche del tren, se detuvo un momento sobre la pasarela de conexión sintiendo el aire golpear su rostro; el ruido de los vagones martillando los rieles despabiló sus sentido; –¿Por qué había tenido aquel arrebato de cambiar de vagón– se preguntó. Cruzó la puerta abatible y la respuesta estaba frente a él. . .”

Desvió la mirada de aquella primera hoja; tomó su pluma fuente y escribió en la parte superior: “Amor a primera vista”; inmediatamente tachó aquel título y se incorporó de su silla con dirección a la ventana para cerrarla; la lluvia había arreciado y aquello se había convertido en una verdadera laguna. Inquieto regresó a su lugar, se sentó sobre el bordillo de la silla y escribió apresurado al tiempo que sonreía con satisfacción: “Amores que Existen”.


--------

Ray Bradbury (1920- 2012) apuntaba que "no es posible escribir 52 malas historias seguidas" por lo cual cada uno debemos —y podemos— escribir una historia corta por semana. ¡Sin reglas, sin limites! 


#Semana8

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr