Ir al contenido principal

El hombre de los audífonos.


Llevaba ya más de trece años trabajando en aquel negocio de materiales para construcción como cargador. El trabajo estaba alejado de su casa, y aunque tenía que despertarse todos los días a las cinco de la mañana, asearse rápidamente y salir aún sin desayunar para tomar dos camiones para llegar a su trabajo unos treinta minutos antes de su hora de entrada, disfrutaba ese lugar.

Desde pequeño siempre fue muy solitario, su altura, fuerza y complexión gruesa hacía que los demás niños le tuvieran miedo; ya de adolescente, con gustos musicales diversos a los que se escuchaban en el barrio donde creció, él marcaba una sutil frontera con sus compañeros. Tendría unos ochos años cuando su abuelo le regaló un, ya en aquél entonces, viejo receptor de radio AM portátil marca Motorola; era un pequeño receptor de plástico color verde aqua, al frente tenía una gran malla metálica para la bocina con acabados color dorado en las orillas y rematado por la estilizada M del fabricante. En la parte de arriba tenía resaltada la leyenda “six transistors” que acentuaba el avance tecnológico que en su momento tuvo el aparato, debajo de ese enunciado había un muy pequeño plástico transparente de forma ovalada que marcaba la estación que se sintonizaba. Le gustaba escuchar lo que en aquel entonces todavía se denominaba rock and roll, y aunque la mayoría de las estaciones de la ciudad reproducían canciones de Tin Top, Enrique Guzmán, Angélica María, Los Rebeldes, César Costa y Alberto Vásquez el prefería, aunque no lo hablara ni lo entendiera, la música en ingles, sobre todo a Elvis Presley y los Beatles. “Love me do” fue la canción que marcó un parteaguas en su gusto musical y algunos años después un músico inglés desconocido que usaba capas, tenía el pelo largo, lacio y extremadamente rubio y que lanzaba su segundo álbum llamado “Journey to the Centre of the Earth” lo cautivó. Aquella música donde se fusionaba el rock, la música clásica y la literatura era algo nuevo para él. Viaje al centro de la Tierra, de Verne, fue la primera de muchas novelas que leyó. Ese tipo de música y su pasión por la literatura fue el motivo que lo separó definitivamente de su barrió y los amigos de su juventud. 

Por eso le gustaba aquel trabajo como cargador de material de construcción; durante su trayecto de poco más de una hora podía escuchar música —ya no en aquel viejo Motorola six transitors que aunque ya no funcionaba aun conservaba— en su ipod classic. Durante su jornada, con los auriculares puestos, poco interactuaba con sus compañeros, finalmente su trabajo consistía en cargar en el camión las ordenes de compra que le iban apilando. 

Aquel sábado, como todos los sábados, llegó a las cinco menos seis de la mañana; tenía unos treinta y cinco minutos antes de que se abriera el negocio de materiales. El local estaba en la esquina de una céntrica avenida al poniente de la ciudad, la entrada para clientes estaba sobre dicha avenida mientras que el área de carga y descarga de materiales estaba sobre la bocacalle. A ambos lados de la puerta de la entrada principal, sobre la banqueta, el negocio tenía dos jardineras con plantas perennes bastante bien cuidadas. Ahí era donde él solía sentarse todas las mañanas al llegar, hiciera frio, calor o lloviera. Se acomodaba en el filo de concreto de la jardinera, entre hierba santa, calandrias y teresitas se sustraía en su lista de reproducción de rock en ingles, principalmente  rock progresivo, mientras veía la gente pasar. De entre la gente que observaba, había dos personas que le llamaban particularmente la atención; eran dos corredores que solían pasar todos los sábados con bastante puntualidad alrededor de las siete de la mañana, y lo cierto es que no hubiera reparado mayormente en ellos de no ser porque siempre que los veía, ambos solían saludarlo de forma amable entre jadeos al ir subiendo por por aquella empinada avenida, algo que la gente ya no solía hacer en esas épocas de inseguridad en las calles. Él les regresaba siempre el saludo, al principio como una simple cortesía, después, y con una sincera sonrisa, como una grata coincidencia. —¿En qué irán pensando mientras corren? — solía preguntarse a si mismo.

—¡Mira! nuestro amigo, el señor de los audífonos — solían decirse entre jadeos dos corredores al saludar a un hombre de complexión gruesa sentado al filo de una jardinera de un negocio de materiales para construcción ubicado por la empinada avenida donde solían correr los sábados. —Se ve que es muy musical, siempre trae los auriculares puestos — apuntaba uno de ellos; —¿Qué tipo de música escuchará? — preguntaba él otro, en una cíclica conversación que sábado a sábado repetían pocos metros después de saludarlo.  


--------

Ray Bradbury (1920- 2012) apuntaba que "no es posible escribir 52 malas historias seguidas" por lo cual cada uno debemos —y podemos— escribir una historia corta por semana. ¡Sin reglas, sin limites! 

#Semana4

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr