Ir al contenido principal

Pastes pachuqueños.


Decir que mi gusto por los pastes viene cuando de niño ayudaba a mi abuela a prepararalos para nuestras comidas familiares seria, aparte de un lugar común, una gran mentira. Cuando niño, entre mas lejos pudiera estar de la cocina y así evitar tener que ayudar en algo —relacionado o no con la cocina— mejor para mi; sin embargo lo cierto es que siempre ha sido uno de los platillos que con gran amor y salivación, más recuerdo de mi infancia. Así como también recuerdo escabullirme en la cocina a escondidas para sustraer uno de la canasta donde los ponía mi abuela antes de la comida familiar de los domingos. A la hora del almuerzo comía, por supuesto, el que me correspondía.

El paste es un platillo económico de origen ingles que era consumido por la clase obrera. En México, fue introducido en la gastronomía hidalguense, junto a la minería y el futbol, por mineros originarios de Cornwall que laboraban en las minas del estado de Hidalgo en el siglo XIX. El paste original, o al menos el original de mi infancia, va relleno de papa, carne de res picada, cebolla, poro y perejil. Típicamente se preparaban en la mañana y los mineros los consumían, aun tibios por el calor de la papa contenido dentro de la masa, a la hora de su almuerzo. El paste se diferencia de la empanada en que los ingredientes del relleno están crudos al momento de ser envueltos en la masa de pan. La cocción se lleva a cabo durante el horneado.

Epílogo.- Estos pastes que preparé, tienen par mi orgullo y satisfacción, el mismo sabor que guardo en algún rincón de mi memoria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr