Ir al contenido principal

Cultura organizacional en equilibrio.

Hace algunos años, Ricardo M. de 27 años en aquel entonces, inició una pequeña empresa de servicios inmobiliarios junto a su esposa y seis colaboradores. Desde un inicio busco una administración sencilla, con ausencia de protocolos y políticas rígidas, con propensión a la autogestión, auto-rendición de cuentas y con una pequeña estructura horizontal con pocos niveles jerárquicos para facilitar la comunicación. Desde su visión, esta estrategia de contar con una cultura flexible, le ayudaría a atraer talento joven de alto potencial y su negocio sería escalable mas fácil y rápidamente.

La apuesta de Ricardo surtió efectos positivos. Doce años después, dirige una empresa líder en su ramo con presencia en 10 estados del país y poco mas de 1,500 colaboradores. Parte del éxito radica en el enfoque de Ricardo en la operación de su empresa, el conocer a detalle todos los procesos, en la velocidad para tomar decisiones y en su disponibilidad para atender de forma personal los problemas que surgen en cada una de las 10 oficinas de la empresa. 

Actualmente Ricardo enfrenta un dilema relevante para el futuro de la compañía. La misma flexibilidad de su cultura y ausencia de sistemas de control y protocolos lo ha obligado a tener un importante tramo de control y decisión en la empresa; el numero de sus reportes directos es casi de 18 personas, incluyendo las 10 oficinas regionales, gran parte de las decisiones tienen que pasar a través de él, se ve imposibilitado a delegar tareas importantes más allá de dos o tres colaboradores; y, la informalidad de los procesos de recursos humanos tales como evaluación de desempeño, rendición de cuentas y descripciones de puestos entre otros. Ricardo se ve imposibilitado a enfocarse en la parte estratégica de la compañía por estas atendiendo temas tácticos, su balance de vida esta deteriorado y el cansancio y frustración empiezan a aparecer en él.

Ricardo privilegio un ambiente de relaciones humanas flexibles e informales excluyendo los procesos de verificación; buscó eliminar los rancios procesos aristocráticos del pasado de culturas organizacionales adictas al gobierno corporativo y control de los colaboradores minimizando los controles en el mando y de dependencia, lo cual tuvo repercusiones sobre la estructura y estrategia de la empresa, imposibilitándola para seguir creciendo sin la férrea participación de su dueño. Ricardo se interesó únicamente por uno de los mundos de la cultura organizacional: ambientes flexibles e informales para crear un lugar de trabajo atractivo, ligero y moderno; olvidando el mundo de la fiscalización, control formal y rendición de cuentas responsable.

El problema que actualmente enfrenta esta empresa de servicios inmobiliarios es mas común de lo que pudiera parecer, aunque no siempre tan fácilmente identificable como en el ejemplo anterior. 

Una cultura organizacional demasiado flexible, es decir, sin controles formales; impedirá la administración prudente de los recursos (humanos y económicos) y por ende la estabilización, desarrollo o adaptabilidad de la empresa para afrontar nuevos retos, planes de crecimiento o dificultades del mercado; mientras que una empresa con una cultura organizacional demasiado rígida, asfixiante y pesada, es decir, enfocada al control y procesos donde el colaborador es solamente una parte mas del proceso, dificultará la atracción y retención del talento, con la consecuente perdida de experiencia, compromiso y recursos.

El reto actual de las empresas es diseñar y ejecutar culturas organizacionales equilibradas, donde los valores fundamentales y los comportamientos, acciones y decisiones diarias procuren el bienestar de los colaboradores, sin descuidar la sostenibilidad de la empresa a través del tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr