Ir al contenido principal

Historias de inicio de año.

"Si no queda nadie que te recuerde en el mundo de los vivos, desapareces de este mundo" 
   Héctor en la Película Coco (Walt Disney Pictures)

Hoy leía una carta abierta publicada en primera plana por A.G. Sulzberger, nuevo editor de The New York Times. El habla acerca de los retos que Adolph Ochs, su tatarabuelo (great-great-grandfather) tuvo que enfrentar cuando en 1896 migró de su pequeño pueblo, Chattanooga, rumbo a Nueva York y adquirió el pequeño y decadente periódico NYT. El Sr. Sulzberger menciona los desafíos que el Sr. Ochs enfrentó: una fuerte "agitación tecnológica, económica y social que estaba erosionando las tradiciones del país" los mismos retos, según menciona, que él enfrenta ahora.

La semana pasada, durante los días de receso navideño, estuve en la ciudad de Guanajuato. Es una ciudad que especialmente aprecio. Es sencilla, económica y poco pretenciosa, pero poderosa en historia, su gente, su arquitectura y sus leyendas, quizá uno de los mejores destinos turísticos que México tiene. 

Lo bueno de las ciudades pequeñas como Guanajuato, es que las puedes recorrer relativamente en poco tiempo a pie. Trotando, las conoces y reconoces en mucho menos tiempo. Estos días de descanso fue lo que hice en esta ciudad, trotar, trotar y trotar.

Levantarse sin despertador ni prisas, preparar café y echar un rápido vistazo a la edición digital de periódico; esperar a que lo primeros rayos del amanecer rompan la bruma de la madrugada; enfundarse los tenis, y buscar una ruta distinta cada mañana. 

Diez kilómetros diarios, fuera de programa de entrenamiento, era la meta; y la cumplí. Recorrí el centro de la ciudad por los rumbos del Teatro Juarez y el Jardín de la Unión; me aventuré a la panorámica y sus perros-perseguidores-de-corredores; franquee la Universidad estatal y la Alhóndiga de Granaditas para finalmente, el ultimo día de mi estancia, adentrarme al museo de las momias y al panteón de Guanuajuato —Si; el mismo en el que el Santo, Blue Demon, y Mil Mascaras  se enfrentaron a la momia Satán, un luchador del pasado que fuera vencido por un ancestro del Santo— 

Hoy, mientras leía la carta del Sr. Sulzberger pensé en dos de mis antepasados; el señor Antonio Dueñas y la señora Adela Noriega; el primero fallecido el 02 de abril de 1898 y la segunda el 31 de agosto de 1908. ambos enterrados en el Panteón de Guanajuato. 

Son solo dos años de diferencia de cuando el Sr. Ochs adquirió el NYT y el Sr. Dueñas falleció. Ambos eventos en la misma década. Los 1860´s se caracterizaron por numerosos eventos políticos, culturales, militares y religiosos en diversas partes del mundo. Estados Unidos de América libró su guerra civil entre 1861 y 1865 bajo la presidencia de Abraham Lincoln y en México se instituyó en 1864, a partir de la segunda intervención francesa, el Segundo Imperio Mexicano gobernado por Maximiliano de Habsburgo como emperador del País. No deja de ser paradójico y curioso que el Sr. Sulzberger considere que los mismo retos que enfrento su tatarabuelo son los mismos que él enfrenta.

No deja de ser coincidente para mi (solo eso, coincidentes) ambas fechas. 

De mi parte, no tengo mayor referencias del Sr. Dueñas y la Sra. Noriega. Eran los padres de mi tatarabuela (a quien tampoco conocí), pero el hecho que 120 años después un descendiente de ellos los recuerde y visite su nicho, es significativo. Que ese descendiente escriba acerca de ellos por un artículo de un periódico extranjero, es aun mas significativo.

Quizá solo se trate de eso, de la nostalgia de estas fechas y del recuerdo de mi abuelo —Jesus González— quién me contó de ellos y de los nichos. O quizá solo se trata del fin de las celebraciones del solsticio de invierno, de las gélidas temperaturas de los ultimas días; o simplemente de la coincidencia de fechas de una carta abiertaa publicada en un periódico.

Imagen:static.panoramio.com/photos/original/42405910.jpg

Comentarios

Entradas populares de este blog

Calavera a Rogelio (2018)

Tres vueltas se dio la muerte, a las nuevas oficinas Buscaba a Rogelio Segovia, para llevarlo a las ruinas Pero nunca lo encontraba, pues no buscó en la cocina A hornear pan se dedicaba, y no sospechó la catrina. Cuan por fin lo encontró,  la flaca alegre bailaba Rogelio siempre pensó, que a la calaca se le escapaba Pero esta vez le falló, o ¿no hizo bien la tirada? Su agenda la revisó, no está citada la condenada. Vengo a llevarte a la tumba, la huesuda le contaba Rogelio recurrió al viejo truco, se le ocurrió de volada Corramos el maratón, que será en Ensenada Si me ganas voy contigo, y ¡¡que gana la fregada!!. En su tumba nadie llora, ni su equipo de gerentes Puede ser que nadie sepa, que el tipo era  buena gente Aun que a veces se portaba, solo un poquito renuente Sobre todo en las juntas, donde El era el ponente. __________________ Epílogo.-   ¿Qué es una calavera? Las calaveras literarias son palabras populares en forma de rimas escritas de man

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

El infinito en un junco

🟢 Versión comentada por el autor disponible en Spotify y Apple Podcasts El libro me lo había recomendado por primera vez, y hacía ya un par de meses, Manuel Aldrete . Solo le hice una pregunta, ¿es de los libros que se leen en papel o en electrónico? —En papel, definitivamente —me respondió sin mayor explicación. Poco después un par de personas mas me lo recomendaron. «Eventualmente lo leeré» pensé. En otro momento, lo hubiera comprado de forma inmediata sin pensarlo, pero mi torre de libros por leer estaba ya ganando una muy considerable altura. «No es como que el libro se vaya a desaparecer» fue mi razonamiento en aquel momento. Hace algunas semanas, durante nuestras vacaciones familiares en Ciudad de México decidimos pasar la mañana en Coyoacán, y mientras nos dirigíamos caminando a paso cansino al arbolado Jardín Centenario para comer en alguno de los restaurantes con terraza al aire libre de es plaza, pasamos junto a una librería Gandhi y mi hija Sofía me pidió comprarle un libr