Ir al contenido principal

Los Machacas.

“Nuestras maletas maltrechas estaban apiladas en la acera nuevamente; teníamos mucho por recorrer. Pero no importaba, el camino es la vida”.
   Jack Kerouac

Terminó el viaje, o para ser preciso, “estamos iniciando nuestro descenso, favor de ajustar sus cinturones y plegar su mesa de servicio”.

Ayer tuvimos la última sesión de grupo en el camino para convertirnos en Coach Ontológico por Newfield Network. Pero como acostumbraba decir Yogi Berra, “esto no se acaba hasta que se acaba” y el fin será una vez que concluya, la siguiente semana, la tercera conferencia internacional de la certificación.

Los “machacas”, mi querido equipo de acompañamiento de aprendices radicados principalmente en Monterrey, tuvimos la noche de anoche el cierre de actividades de nuestro sendero de aprendizaje. La reunión fue la oportunidad de entregarnos mutuamente, de forma individual, dos presentes: el regalo que cada uno de mis compañeros fue para mí; y, el regalo que yo les entrego. En un momento éramos oferentes de los regalos, y en el otro, receptores de los mismos.

Fue una sesión tierna, emotiva y cargada de energía y significado. En mi caso, el ritmo y compás de las diferentes voces que me hacían regalos, fueron un suave propulsor que me llevo a viajar, a descubrir, a imaginar, a crear. Mientras escuchaba, con los ojos cerrados y el corazón agradecido, el espacio dibujado en mi mente se fue iluminando y ampliando con cada palabra, matizando de colores a cada frase, como un complejo código de almacenamiento de un gran depósito. Si, como un gran depósito para guardar, clasificar, y acudir, cuando sea necesario, a todas esas bendiciones, a todo ese cariño, a toda esa gratitud.

Fue una manera, de soltar, de cerrar, de decir: “hasta pronto mis muy queridos machacas”.


Epílogo.- Escribo y borro. Borro y escribo. Este artículo, ni por mucho, alcanza a reflejar la gratitud que me invade. El dibujo (es un decir), es acaso y de forma gráfica, un poco más elocuente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Vuelo privado con American Airlines

MONTERREY, N.L. Diciembre 10, 2014 (Sala de última espera del aeropuerto). —Todos los grupos pueden abordar ahora el vuelo 1272 con destino a Dallas, Texas— advirtió de forma divertida, pero protocolaria la representante de American Airlines; tomó con formalidad mi pase de abordar y pasaporte; escaneó el primero y levantó el segundo a la altura de mi rostro para cotejarlo. Terminada la rutinaria revisión me sonrió al tiempo que apuntaba —Bienvenido Señor Segovia— Recorrí de forma rápida el anden de abordaje encontrando a mi paso rostros que reflejaban una mezcla de diversión y sorpresa para llegar finalmente a la puerta del avión y confirmar que tenía un flamante, nuevo (y vacío -por cierto) Airbus 319 a mi entera disposición. Los tres sobrecargos, Cindy, Linda y Julio, me recibieron con sendas sonrisas, tomaron mi abrigo y cuando iba rumbo a mi lugar, me invitaron a tomar asiento en primera clase; un ascenso previamente autorizado por el piloto de la aeronave. Me s

Observo, luego existo.

“Abre tus ojos y tu corazón a todas las inquietudes humanas, ninguna es ajena al coaching” Julio Olalla. He iniciado un viaje; no un viaje cualquiera. Este viaje no requiere de maletas, reservaciones o pasajes de avión; es más, ni siquiera es necesario tomar el carro para llegar a algún lado. Y sin embargo este viaje es más complejo, escarpado, con pronunciadas hondonadas y trayectos estrechos que cualquier otro que recuerde; he iniciado un viaje al vientre de la ballena. Y a diferencia de Jonás que exclamó a los asustadizos marineros de la atribulada embarcación que amenazaba con naufragar: “Tomadme y echadme al mar”, en mi caso fue por voluntad propia que decidí dar el salto rumbo al vientre de la ballena; un viaje de 9 meses, con sus días y su noches.  He iniciado el trayecto del ACP-el arte del coaching profesional;  un programa de formación y certificación de coaching ontológico con Julio Olalla (newfield network) a través de un proceso de aprendizaje transformacional p

¿Por qué debemos estudiar humanidades?

Foto: Internet. ¿Qué son las humanidades? Las humanidades  pueden definirse y por lo tanto estudiarse desde una perspectiva académica; una publica como política de gobierno; o, desde una clasificación gubernamental-estadística para fines laborales. Bod, R. al preguntarse [1] ¿Qué son las humanidades?; señala que estas “son como la noción de "tiempo" en San Agustín: si no preguntas, lo sabemos, pero si preguntas, nos quedamos con las manos vacías” pero también apunta que “desde el siglo XIX, las humanidades generalmente se han definido como las disciplinas que investigan las expresiones de la mente humana”. Esta vaguedad trae a la mente la definición de Heidegger [2] del "ser" ya que “no sabemos lo que quiere decir "ser"; pero ya cuando preguntamos ¿qué es "ser", nos mantenemos en cierta comprensión del "ser"” Entonces, ¿no se puede define que son las humanidades?  La mayoría de las definiciones se centran en las ra